Pa­co Ure­ña conquista Bil­bao

● El dies­tro mur­ciano des­ore­ja a ca­da uno de sus to­ros de un gran lo­te de Jan­di­lla en una ac­tua­ción en­mar­ca­da en la quie­tud y el tem­ple ● Die­go Ur­dia­les, im­pe­ca­ble, pe­ro sin op­cio­nes, y Ca­ye­tano, muy dis­pues­to, de va­cío

Huelva Informacion - - Toros | Cultura Y Ocio - Luis Nie­to

PLA­ZA DE TO­ROS DE VISTA ALE­GRE DE BIL­BAO

GA­NA­DE­RÍA: Se li­dia­ron tres to­ros per­te­ne­cien­tes a la ga­na­de­ría de Jan­di­lla (pri­me­ro, se­gun­do y quin­to) y los otros tres con el hie­rro de Ve­gaher­mo­sa, mis­ma ca­sa ga­na­de­ra. Un en­cie­rro de de­sigua­les he­chu­ras y jue­go, des­ta­can­do fun­da­men­tal­men­te por su bue­na con­di­ción los li­dia­do­res co­mo ter­ce­ro y sex­to.

TO­RE­ROS: Die­go Ur­dia­les, de rio­ja y oro. Ca­si me­dia es­to­ca­da y me­dia (si­len­cio). Pinchazo y ca­si en­te­ra (sa­lu­dos tras ova­ción). Ca­ye­tano, de tabaco y oro, que sus­ti­tuía a Ro­ca Rey. Es­to­ca­da y des­ca­be­llo (sa­lu­dos tras ova­ción). Me­dia (sa­lu­dos tras ova­ción). Pa­co Ure­ña, de ca­ne­la y oro. Es­to­ca­da (dos orejas). Es­to­ca­da (dos orejas). IN­CI­DEN­CIAS: Pla­za de to­ros de Vista Ale­gre de Bil­bao. Vier­nes 23 de agos­to de 2019. Ca­si tres cuar­tos de en­tra­da. Pa­co Ure­ña sa­lió a hom­bros del ma­ta­dor de to­ros For­tes.

Pa­co Ure­ña se con­vir­tió en el gran triun­fa­dor del sép­ti­mo festejo de las Co­rri­das Ge­ne­ra­les y has­ta el mo­men­to del ci­clo gra­cias a una ac­tua­ción só­li­da, ple­tó­ri­ca, en­mar­ca­da en la quie­tud y el tem­ple an­te un lo­te mag­ní­fi­co de Jan­di­lla. De­so­re­jó a sus dos to­ros y se con­vir­tió en el pri­mer ma­ta­dor de to­ros que ha abier­to la Puerta Gran­de en es­ta edi­ción bil­baí­na.

En la co­rri­da de Jan­di­lla-Ve­gaher­mo­sa, de de­sigua­les he­chu­ras y jue­go dis­par, des­ta­ca­ron fun­da­men­tal­men­te ter­ce­ro y sex­to, el lo­te de Ure­ña.

Pa­co Ure­ña, an­te el buen ter­ce­ro, en el ti­po de la ca­sa, des­lum­bró en un co­mien­zo de fae­na to­re­rí­si­mo tras un sus­to de ór­da­go en ban­de­ri­llas, don­de fue arro­lla­do sin con­se­cuen­cias Azu­qui­ta. El dies­tro mur­ciano, con quie­tud des­gra­nó una fae­na con chis­pa­zos ar­tís­ti­cos de gran ca­la­do. Con la de­re­cha lo­gró lo me­jor en una se­rie des­pa­cio­sa y en el epí­lo­go en otra, re­la­ja­do, mar­ca­da por la li­ga­zón. Con la zur­da tam­bién des­gra­nó na­tu­ra­les suel­tos de gran ca­li­dad. Qui­so ma­tar re­ci­bien­do y co­mo el toro no aco­me­tía se ti­ró en­tre la cu­na del toro saliendo co­gi­do, afor­tu­na­da­men­te sin ma­yo­res con­se­cuen­cias, a cam­bio de una es­to­ca­da. Fue pre­mia­do con dos orejas.

Ure­ña re­don­deó su tarde con una fae­na muy dis­tin­ta an­te el buen quin­to, de ex­ce­len­te con­di­ción. En es­ta oca­sión, el mur­ciano plan­teó la obra, que brin­dó a Ur­dia­les, de una ma­ne­ra me­jor es­truc­tu­ra­da y con ma­yor re­po­so y des­de lue­go con la mis­ma quie­tud que im­pre­sio­nó an­te el pri­me­ro. Im­pe­ca­ble en la co­lo­ca­ción, sin ven­ta­jas, con la dies­tra di­bu­jó mu­le­ta­zos de buen tra­zo, con una se­rie fe­no­me­nal. Hu­bo na­tu­ra­les de gran ca­li­dad. Ma­tó de una es­to­ca­da al vo­la­pié im­pe­ca­ble en cuan­to a eje­cu­ción. El pre­si­den­te, de nue­vo, sa­có dos pa­ñue­los blan­cos en se­ñal de las dos orejas con­ce­di­das.

Die­go Ur­dia­les dio la ca­ra an­te un mal lo­te de ma­ne­ra im­pe­ca­ble. Con el que abrió pla­za, bien pre­sen­ta­do, que se de­jó pe­gar en va­ras y re­sul­tó re­ser­vón, el rio­jano se jus­ti­fi­có an­te el as­ta­do, que desa­rro­lló pe­li­gro.

Ur­dia­les, an­te el se­rio y exi­gen­te cuar­to, que tar­dó po­co en orien­tar­se, se fa­jó a la vie­ja usan­za, so­bre las pier­nas, en una la­bor du­ra an­te la as­pe­re­za del re­ga­li­to.

Ca­ye­tano, que sus­ti­tu­yó a Ro­ca Rey, se mos­tró muy dis­pues

Se li­dió un en­cie­rro de Jan­di­lla-Ve­gaher­mo­sa, de de­sigua­les he­chu­ras y de jue­go dis­par

to an­te su lo­te. Con el cas­ta­ño se­gun­do, cues­ta arri­ba, lo­gró lo me­jor con la dies­tra –el me­jor pi­tón del ani­mal, el de­re­cho– en un tras­teo vo­lun­ta­rio­so.

An­te el en­mo­rri­lla­do quin­to, Ca­ye­tano des­ple­gó va­rie­dad ca­po­te­ra, con bue­nos mo­men­tos, co­mo unas gao­ne­ras a me­dio ca­po­te, en las que lle­vó to­rea­do al toro, un ani­mal que no du­ró mu­cho más lle­gan­do a la mu­le­ta pa­ra­do, lo que hi­zo in­fruc­tuo­sa la fae­na.

El festejo aca­bó en una es­ce­na ma­ra­vi­llo­sa: Ure­ña, a hom­bros de For­tes, en­ca­be­zó una pro­ce­sión se­gui­da por un pu­ña­do de fe­li­gre­ses jóvenes que le acom­pa­ña­ron en su mul­ti­tu­di­na­ria sa­li­da a hom­bros. Oja­la sea una se­ñal de fu­tu­ro es­plén­di­do pa­ra la pla­za vas­ca.

EFE

Pa­co Ure­ña, en un mu­le­ta­zo con la dies­tra, en una tarde en la que cor­tó un to­tal de cua­tro orejas.

EFE

Ure­ña, en su sa­li­da a hom­bros de la pla­za de to­ros de Vista Ale­gre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.