Pe­pe Mo­ral in­dul­ta a ‘Mil­hi­jos’, de Vic­to­rino Mar­tín, en San­lú­car

Huelva Informacion - - Cultura Y Ocio Toros - F. Orgambides / SAN­LÚ­CAR

CO­RRI­DA MA­GA­LLÁ­NI­CA EN SAN­LÚ­CAR DE BA­RRA­ME­DA

GA­NA­DE­RÍA: Seis to­ros de Vic­to­rino Mar­tín dis­pa­re­jos pe­ro bien pre­sen­ta­dos sal­vo el pri­me­ro de me­nor tono. To­dos aplau­di­dos, el pri­me­ro fue no­ble pe­ro se ra­jó, el se­gun­do con pe­li­gro, ter­ce­ro con ge­nio, cuar­to con sen­ti­do y pe­li­gro re­po­nien­do, pro­ble­mas que tam­bién acu­só el quin­to de me­nor re­co­rri­do, y sex­to muy bueno, in­dul­ta­do, un “Mil­hi­jo” nú­me­ro 9 negro.

TO­RE­ROS: Oc­ta­vio Cha­cón ju­bón y ta­le­gui­lla par­dos, con ga­lón de oro, es­to­ca­da (dos ore­jas) y es­to­ca­da ten­di­da (dos ore­jas). Emilio de Jus­to con cha­le­co de ta­fe­tán ver­do­so y ga­lón de oro, es­to­co­na­zo (ore­ja) y es­to­ca­da (ore­ja).

Pe­pe Mo­ral con cha­le­co per­la y pla­ta, es­to­ca­da tra­se­ra y des­ca­be­llo (sa­lu­dos) y (má­xi­mos tro­feos si­mu­la­dos en el in­dul­ta­do sex­to).

IN­CI­DEN­CIAS: Co­rri­da Ma­ga­llá­ni­ca en con­me­mo­ra­ción del V Cen­te­na­rio de la Pri­me­ra Cir­cun­na­ve­ga­ción con las cua­dri­llas y las asis­ten­cias ves­ti­das de la épo­ca. Tres cuar­tos de pla­za y ca­lor. Se des­mon­te­ra­ron Án­gel Gó­mez en el se­gun­do y Al­ber­to Ca­rre­te­ro en el cuar­to. Se de­di­có un mi­nu­to de si­len­cio a la me­mo­ria del pi­ca­dor Fé­lix Ro­mán. Gran tar­de de to­ros en San­lú­car con el triun­fo de la ter­na en un fes­te­jo que su­pu­so el de­but de una co­rri­da de to­ros de Vic­to­rino Mar­tín en la pro­vin­cia en el si­glo XXI, por­que no se li­dia­ba por aquí un en­cie­rro de tal hie­rro des­de una fe­ria de Algeciras a prin­ci­pios de los 90.

Y no pu­do re­sul­tar me­jor, con el triun­fo de Pe­pe Mo­ral en el sex­to, in­dul­ta­do, en un pro­di­gio de fae­na pa­ra un pro­di­gio de em­bes­ti­da, la fir­me­za y el va­lor de Oc­ta­vio Cha­cón que des­ore­jó a am­bos to­ros de su lo­te ju­gán­do­se el fí­si­co, y la to­re­ría y ca­pa­ci­dad de Emilio de Jus­to, que su­man­do una ore­ja de ca­da uno de su lo­te abrió tam­bién la puer­ta gran­de.

La puer­ta gran­de de una pla­za que pre­sen­ta­ba un as­pec­to co­lo­sal, con el rue­do al­fom­bra­do con un di­se­ño alu­si­vo pa­ra la efemérides a ba­se de 20.000 ki­los de sal te­ñi­da de co­lo­res y que ocu­pa­ba to­do el rue­do, un gui­ño al al­ha­ja­do de ca­lles tra­di­cio­nal en San­lú­car pa­ra la pro­ce­sión de la Vir­gen de la Ca­ri­dad. Las ba­rre­ras tam­bién es­ta­ban exor­na­das, co­mo los pal­cos de pre­si­den­cia, con­vi­tes y de la In­fan­ta, con ga­llar­de­tes de la épo­ca. El gol­pe de vis­ta era ya un es­pec­tácu­lo pe­ro la co­rri­da su­peró las ex­pec­ta­ti­vas por­que hu­bo emo­ción en los to­ros y en­tre­ga en los to­re­ros con el buen pú­bli­co san­lu­que­ño dis­fru­tan­do de lo lin­do.

Has­ta con ese in­dul­to del sex­to. En es­te rin­cón que se le per­do­na la vi­da a to­ros con un si­mu­la­cro de en­cuen­tro con el ca­ba­llo, un to­ro de va­cas co­mo es­te Mil­hi­jos que fue dos ve­ces al ca­ba­llo co­mo to­da la co­rri­da me­nos el pri­me­ro, es un he­cho ver­da­de­ra­men­te no­ta­ble.

Pe­ro sí que fue un to­ro de va­cas con nom­bre pre­mo­ni­to­rio. Mo­ral lo vio cla­ro y abrió fae­na de mu­le­ta cam­bián­do­lo por la es­pal­da pa­ra bor­dar el to­reo con la mano de­re­cha. Y si el to­ro era ex­tra­or­di­na­rio por ese pi­tón, al na­tu­ral era sen­sa­cio­nal, co­mo los mu­le­ta­zos de Mo­ral que po­nían a la pla­za en pie. Las ale­grías fi­na­les, los ins­pi­ra­dos re­ma­tes... Aque­llo era un cla­mor con el pú­bli­co pi­dien­do la vi­da del to­ro. Co­mo se­ría que el to­re­ro no tu­vo ni que mon­tar la es­pa­da cuan­do ya aso­mó el pa­ñue­lo na­ran­ja.

Ple­tó­ri­co el to­re­ro con los má­xi­mos tro­feos, en su pro­ble­má­ti­co pri­me­ro no tu­vo tan­ta for­tu­na en el lo­te y se pu­do con­fiar me­nos pa­ra li­diar más en la pe­ri­fe­ria pe­ro cum­plien­do has­ta sa­car dos se­ries con la zur­da.

Lo de Cha­cón fue pa­ra asus­tar. So­bra­do y due­ño de la li­dia y te­rre­nos con su pri­me­ro, to­reó de ca­po­te a sus dos to­ros y es­pe­cial­men­te a su se­gun­do con va­rie­dad, tem­ple y ofi­cio. Aquel pri­me­ro fue ma­ne­ja­ble y lo li­dió muy bien su­je­tán­do­lo por­que el to­ro se que­ría ir. Tam­po­co era un re­ga­lo y co­gió al de Pra­do del Rey fea­men­te, por suer­te sin más con­se­cuen­cias.

Pe­ro don­de es­tu­vo sen­sa­cio­nal fue con el ma­lo, el se­gun­do de su lo­te. Un to­ro que re­po­nía ha­cien­do hi­lo y que tu­vo otros her­ma­nos con igual per­ver­sión en la co­rri­da. Mi­ra­ba y me­día al to­re­ro, que en un de­rro­che de va­lor y de fa­cul­ta­des pa­ra es­qui­var las ame­na­zas, ter­mi­nó im­po­nién­do­se.

Cha­cón vol­vía una y otra vez a po­ner­se de­lan­te de ese cuar­to y a sor­tear co­la­das, to­bi­lleos y ma­las mi­ra­das en una pe­lea por am­bos pi­to­nes, con mu­cha emo­ción y ver­dad. Dos ore­jas muy a ley.

Emilio de Jus­to dio la ca­ra en San­lú­car por­que su pri­me­ro le pi­dó el car­net de to­re­ro, el de con­du­cir y has­ta el gra­dua­do es­co­lar. Un to­re­ro muy bien co­lo­ca­do plan­tan­do ca­ra y agu­na­tan­do de lo lin­do a un to­ro brus­co con ge­nio y la ca­ra al­ta. Ore­ja de ley que tam­bién pe­leó y se ga­nó en su se­gun­do que a sus mal­da­des de ha­cer hi­lo y bus­car la za­pa­ti­lla su­mó lo cor­to de su re­co­rri­do. De Jus­to de nue­vo pu­so ofi­cio, to­re­ría y en­tre­ga.

Al fi­nal la ter­na, el ga­na­de­ro y el em­pre­sa­rio sa­lie­ron a hom­bros. Des­pués de to­do es­to es una vez ca­da 500 años.

La co­rri­da de Vic­to­rino Mar­tín tu­vo in­te­rés pe­ro pre­sen­tó no po­cas di­fi­cul­ta­des

ORGAMBIDES

Pe­pe Mo­ral, abrien­do fae­na con un pa­se cam­bia­do por la es­pal­da con el to­ro in­dul­ta­do ‘Mil­hi­jos’ de Vic­to­rino Mar­tín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.