El Ma­drid vuel­ve a las an­da­das

El Va­lla­do­lid, con un tan­to de Guar­dio­la ca­si al fi­nal, arranca un pun­to en el estreno del equi­po de Zi­da­ne en el Ber­na­béu Los blan­cos no sa­ben ges­tio­nar el gol de Ben­ze­ma 6 minutos an­tes

Huelva Informacion - - Deportes - San­tia­go Aparicio (Efe) MA­DRID

En su pues­ta de lar­go co­mo lo­cal el Real Ma­drid vol­vió a las an­da­das, al re­torno al pa­sa­do más re­cien­te, el que le mar­gi­nó de los éxi­tos y le su­mió en una de las tem­po­ra­das más crí­ti­cas de su his­to­ria, tras de­jar­se dos pun­tos an­te el Va­lla­do­lid.

Le bas­tó con po­co al con­jun­to de Pu­ce­la pa­ra dar con el pre­mio en Ma­drid an­te un ri­val al que le fal­ta pe­ga­da, ver­ti­ca­li­dad y al que aún le tiem­blan las pier­nas an­te el mí­ni­mo con­tra­tiem­po des­pués del cur­so an­te­rior. Tu­vo el par­ti­do ga­na­do, con el gol de Ben­ze­ma a ocho del cie­rre, pe­ro no lo su­po ges­tio­nar y fue víc­ti­ma de sus erro­res in­di­vi­dua­les. Ser­gi Guar­dio­la de­vol­vió los fan­tas­mas al Ber­na­beu.

Y eso que Zi­ne­di­ne Zi­da­ne car­gó de ali­cien­tes la pues­ta en es­ce­na del equi­po en el Ber­na­béu tras la alen­ta­do­ra pin­ta de Vi­go. Des­pro­vis­to en su ci­ta­ción de los re­fuer­zos in­cor­po­ra­dos por el club, en vía de re­cu­pe­ra­ción de sus le­sio­nes (Eden Ha­zard o Mendy), el pre­pa­ra­dor fran­cés acen­tuó su apues­ta en la vie­ja guar­dia y en po­ner en el es­ca­pa­ra­te a los in­dul­ta­dos.

Ga­reth Bale y James Ro­drí­guez son el ejem­plo más cla­ro. Si ha­ce una se­ma­na, en Ba­laí­dos, fue el ga­lés el que res­pon­dió a la con­fian­za de un téc­ni­co que le ha­bía mos­tra­do la puer­ta de la sa­li­da tiem­po atrás, en es­ta oca­sión fue el co­lom­biano el ben­de­ci­do por el gol­pe de ti­món da­do por el ga­lo.

Tras dos años de ce­sión en el Ba­yern, James re­gre­só a un on­ce blan­co. Des­de ma­yo de 2017 el co­lom­biano no ejer­cía de ma­dri­dis­ta. Lo hi­zo an­te el Va­lla­do­lid, un equi­po or­de­na­do, con des­par­pa­jo, a pun­to de pun­tuar ha­ce un año y aho­ra re­for­za­do por los tres pun­tos que arran­có del Be­ni­to Vi­lla­ma­rin.

La con­di­ción de lí­der y la asea­da ima­gen mos­tra­da an­te el Cel­ta die­ron car­pe­ta­zo a los re­ce­los del pú­bli­co, que no lle­nó el es­ta­dio. Ma­drid aún es­tá de va­ca­cio­nes.

Fue Is­co, uno de los más mo­ti­va­dos y que so­bre­sa­lió en la pri­me­ra par­te, el que ocu­pó el lu­gar del san­cio­na­do Mo­dric. James, sin em­bar­go, sal­tó al cam­po en de­tri­men­to de Vi­ni­cius. Y lo acu­só el con­jun­to de Zi­da­ne en la pri­me­ra par­te.

El Va­lla­do­lid se sos­tu­vo sim­ple­men­te con or­den. Lí­neas jun­tas y tra­ba­jo an­te un ri­val aco­mo­da­do con la pe­lo­ta pe­ro len­to en la tran­si­ción. Is­co, James, Kroos y Ben­ze­ma ase­gu­ran el con­trol, el jue­go. Pe­ro con Bale, in­ter­mi­ten­te y sin es­pa­cios, el Ma­drid ca­re­ció de pro­fun­di­dad. Es lo que per­dió mien­tras Vi­ni­cius es­tu­vo en el ban­co. El bra­si­le­ño es vér­ti­go, agi­ta­ción y des­ca­ro. Eso es lo que le fal­tó al on­ce de Zi­da­ne, que no ti­ró en­tre los tres pa­los has­ta la me­dia ho­ra.

Las lle­ga­das al área de Ma­sip fue­ron fue­gos de ar­ti­fi­cio que se mar­cha­ron fue­ra. Con cen­tros de Kroos y de Is­co ca­si siem­pre des­apro­ve­cha­dos. En el úl­ti­mo tra­mo an­tes del in­ter­me­dio el par­ti­do se abrió. James pu­do mar­car en más de una oca­sión. Un ca­be­za­zo, un ti­ro y un gol­pe fran­co. Op­cio­nes cla­ras siem­pre fue­ra del ar­co. Ex­cep­to un dis­pa­ro sin án­gu­lo de Ben­ze­ma, nin­gu­na ame­na­za se­ria.

El par­ti­do se abrió del to­do des­pués y las lle­ga­das del con­jun­to pu­ce­lano fre­cuen­ta­ron. Ade­lan­tó las lí­neas y eso le pro­por­cio­nó aco­me­ti­das mu­chas ve­ces en su­pe­rio­ri­dad que aven­tu­ra­ban pro­ble­mas pa­ra el Ma­drid en cual­quier mo­men­to. Zi­da­ne no es­pe­ró y an­tes de la ho­ra ya dio en­tra­da a Vi­ni­cius. Qui­tó a James, que se lle­vó la ova­ción de un pú­bli­co nos­tál­gi­co de los bue­nos tiem­pos de an­ta­ño. .

El téc­ni­co fran­cés bus­có una nue­va so­lu­ción a la fal­ta de gol con la en­tra­da del ser­bio Lu­ka Jo­vic. Dos pun­tas. Él y Ben­ze­ma. Bale, que em­pe­zó en la de­re­cha, a la iz­quier­da y Vi­ni­cius al otro la­do. Y pu­do dar re­sul­ta­do al ins­tan­te. Un cen­tro del ga­lés lo en­vió al lar­gue­ro el de­lan­te­ro bal­cá­ni­co.

Al Real Ma­drid le en­tra­ron las pri­sas y el par­ti­do en­lo­que­ció. Wal­do obli­gó a Cour­tois y un cen­tro pos­te­rior de Na­cho no en­con­tró re­ma­ta­dor.

Ben­ze­ma ali­vió la si­tua­ción en el tra­mo fi­nal. El de siem­pre. Re­ci­bió de Va­ra­ne un ba­lón de es­pal­das, den­tro de área, gi­ró y lle­vó el ba­lón al pa­lo iz­quier­do de Ma­sip. Fue­ra de su al­can­ce.

No su­po el Real Ma­drid ges­tio­nar la ven­ta­ja ni eli­mi­nar a los fan­tas­mas del pa­sa­do. Una pér­di­da de ba­lón en el cen­tro del cam­po pro­pi­ció un ro­bo gra­cias a la pre­sión. Os­car Plano vio la en­tra­da por la iz­quier­da de Ser­gi Guar­dio­la que su­peró a Cour­tois. Otra vez lío.

Zi­ne­di­ne Zi­da­ne

En­tre­na­dor del Real Ma­drid No po­de­mos es­tar con­ten­tos con el re­sul­ta­do; tu­vi­mos más oca­sio­nes y da ra­bia”

RO­DRI­GO JI­MÉ­NEZ / EFE

Ga­reth Bale se mar­cha de Na­cho en un lan­ce del en­cuen­tro dispu­tado en el San­tia­go Ber­na­béu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.