‘VOLARE, UÓ-Ó’

Huelva Informacion - - Opinión -

EL po­der de las em­pre­sas de­be pro­ve­nir de su fun­ción so­cial co­mo crea­do­ras de em­pleo, ser­vi­cios pa­ra los con­su­mi­do­res y clien­tes y ri­que­za pa­ra el te­rri­to­rio don­de ope­ran, in­clui­dos los im­pues­tos que pa­gan al Es­ta­do. La bús­que­da de su ma­yor be­ne­fi­cio es com­pa­ti­ble con di­cho pa­pel, ade­más de ser el mo­tor na­tu­ral de su ac­ti­vi­dad, más allá de de­cla­ra­cio­nes pu­bli­ci­ta­rias y de ima­gen cor­po­ra­ti­va. El lí­mi­te de tal po­der es uno de los asun­tos cla­ve de las eco­no­mías: es in­de­sea­ble que sea ex­ce­si­vo, y a es­ta­ble­cer re­glas del jue­go que no per­mi­tan abu­sos se de­di­can le­yes y or­ga­nis­mos de con­trol de la com­pe­ten­cia. Su­ce­de que, por

ejem­plo, de las san­cio­nes que im­po­nen a em­pre­sas por mal uso de su di­men­sión e in­fluen­cia, po­cas se co­bran (só­lo 3% de las mul­tas de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do y la Com­pe­ten­cia se aca­ban co­bran­do en Es­pa­ña, un da­to que di­ce po­co del or­ga­nis­mo y, a la pos­tre, de la ca­li­dad ins­ti­tu­cio­nal de nues­tro país).

Es­ta se­ma­na he­mos sa­bi­do que Rya­nair, la ma­dre –o al me­nos, el sím­bo­lo– de to­dos los tu­ris­mos de­mo­crá­ti­cos y ma­si­vos, va a se­guir eli­mi­nan­do ba­ses pa­ra sus vue­los des­de y ha­cia Es­pa­ña, amor­ti­zan­do en es­ta ta­ca­da unos qui­nien­tos pues­tos de tra­ba­jo. Que una empresa re­duz­ca su di­men­sión por cau­sas de mer­ca­do es nor­mal: quien crea que una empresa de­be ser be­né­fi­ca, so­li­da­ria y ca­ri­ta­ti­va no se ha en­te­ra­do de na­da, y ade­más es­tá, en el fon­do, pro­mo­vien­do pa

ra ellas un pa­pel que de­be co­rres­pon­der al po­der pú­bli­co y po­lí­ti­co.

El pro­ble­ma con los re­cor­tes de Rya­nair –un me­ro ejem­plo, pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo– es que an­tes de es­ta­ble­cer­se en ae­ro­puer­tos se­cun­da­rios o en esen­cia tu­rís­ti­cos, co­mo los que aho­ra aban­do­na en Ge­ro­na, Las Pal­mas, Te­ne­ri­fe y Lan­za­ro­te, ha­bía con­se­gui­do pre­ben­das tan­to por par­te de la au­to­ri­dad ae­ro­por­tua­ria co­mo de los go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cos que de­ci­die­ron en­tre­gar­se a la die­ta del ma­ná del tu­ris­ta ba­ra­to, la an­tí­te­sis del via­je­ro. Un tu­ris­ta que no se plan­tea un des­tino y des­pués bus­ca có­mo lle­gar a él y hos­pe­dar­se y di­ver­tir­se allí, sino que lo ha­ce al con­tra­rio: pri­me­ro veo dón­de vue­la por cua­tro cha­vos una com­pa­ñía low cost, y des­pués me lo mon­to yo de mi pro­pio tu­ro­pe­ra­dor y agen­cia de via­jes des­de mi ca­sa con la ayu­da de Boo­kings o Airbnb. Un ras­go que a la pos­tre re­fle­ja un con­su­mis­mo del ir y ve­nir sin de verdad es­tar ni ver más que fa­cha­da y car­tón pie­dra que, ya ve­mos, ha­ce que las com­pa­ñías del ra­mo pas­to­reen con cri­te­rio lo­gís­ti­co las ca­ra­va­nas de bus­ca­do­res del “yo es­tu­ve allí” y el com­pul­si­vo afán de com­par­tir con fo­tos una vi­ven­cia prêt-à-por­ter.

Las ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­te y las agen­cias

‘on li­ne’ pas­to­rean un tu­ris­mo que na­da tie­ne de via­je­ro

TACHO RUFINO

@Ta­choRu­fino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.