MA­RÍA

Huelva Informacion - - Huelva -

LOS me­ses de agos­to, por es­tas tie­rras, sue­len ser ma­ria­nos y aún más si coin­ci­den con los tras­la­dos pro­ce­sio­na­les de la Blan­ca Pa­lo­ma y La Cin­ta o el en­cuen­tro con la Vir­gen ma­ri­ne­ra del Car­men.

Lla­ma la aten­ción la can­ti­dad de fie­les de­vo­tos que acom­pa­ñan a sus ti­tu­la­res y la re­per­cu­sión so­cial de las ce­le­bra­cio­nes.

Las pá­gi­nas de pe­rió­di­cos, re­por­ta­jes te­le­vi­si­vos, webs y de­más me­dios de in­for­ma­ción di­fun­den ca­da tra­mo con to­do lu­jo de de­ta­lles: en­tre­vis­tas, ho­ra­rios, asis­ten­tes y ce­le­bran­tes de tal mo­do que tan­to una co­mo otra son oca­sio­nes pa­ra ex­pan­dir teó­ri­ca­men­te la vo­ca­ción y de­vo­ción

del pue­blo ha­cia la Ma­dre del Re­den­tor.

Vi­sio­na­do el es­pec­tácu­lo, a ve­ces me pre­gun­to si esos mi­les de fie­les si­guen jun­to a la Vir­gen co­mo cre­yen­tes que llegan a re­co­no­cer­se en Ella, o simplement­e la acom­pa­ñan al pa­so de la ex­pec­ta­ción mun­da­na o de una sim­ple tra­di­ción sin an­cla­je es­pi­ri­tual.

No se­ré yo quien juz­gue es­ta cues­tión por­que se­gún el evan­ge­lio, con la mis­ma me­di­da que juz­guéis se­réis juz­ga­dos. Sin em­bar­go, me atre­ve­ré a tra­zar una se­rie de lí­neas que in­di­quen si el ca­mino es aquel que se en­vuel­ve en sal­vas y cohe­tes, fes­te­jos y cer­tá­me­nes que sur­can ex­pec­tan­tes un día mar­ca­do en el ca­len­da­rio co­mo el le­cho fer­vien­te al­re­de­dor de Ma­ría, en el que de­po­si­tan la efu­sión ma­ria­na.

La mul­ti­tud se es­par­ce co­mo un fe­nó­meno am­bien­tal ca­da ve­rano a lo lar­go de nues­tra geo­gra­fía y ello in­du­ce a que el fer­vor pia­do­so sea un so­plo di­vino de ad­he­sión y re­co­no­ci­mien­to ma­ter­nal a la in­ter­ce­so­ra an­te Dios, por par­te de una in­men­sa co­mi­ti­va.

Lo preo­cu­pan­te, se­gún en­tien­do, es la dis­pa­ri­dad de cri­te­rios cuan­do se tra­ta de am­pliar el circu­lo ce­re­mo­nial a esas otras op­cio­nes en don­de ha­cer vi­ven­cia aque­llo que se pal­pa en esas ma­ni­fes­ta­cio­nes re­li­gio­sas.

Exis­te una con­tra­dic­ción apa­ren­te en la ver­sión ori­gi­nal del pe­re­grino y su pro­yec­ción en di­ver­sos as­pec­tos que afec­tan tan­to a su vi­da per­so­nal co­mo comunitari­a. La Igle­sia mar­ca la es­tre­cha sen­da por don­de ca­mi­nar den­tro del ri­to y la li­tur­gia.

Ma­te­ria­li­zar nues­tras ac­cio­nes se ale­ja del men­sa­je evan­gé­li­co, y en ellas no ca­ben de­ter­mi­na­das ac­ti­tu­des que, una vez más, con­tra­rían las vo­ces del cru­ci­fi­ca­do y la es­pe­ran­za me­dia­do­ra en su ben­di­ta Ma­dre.

For­ma­mos par­te del pue­blo de Dios y con ello afir­ma­mos su pa­la­bra, con­fian­do penas y ale­grías a quien fue de­sig­na­da pa­ra traer al mun­do a quien anun­cia­ría la bue­na no­ti­cia mien­tras Ella se­ría el cau­ce que nos con­du­ce a Él.

A la ho­ra de de­ci­dir so­bre cues­tio­nes ta­les co­mo el abor­to, la eu­ta­na­sia, el derecho de elec­ción edu­ca­ti­va, la en­se­ñan­za re­li­gio­sa, la pri­ma­cía de la li­ber­tad, el mo­de­lo eco­nó­mi­co o la égi­ra de los mar­gi­na­dos... los cris­tia­nos, pe­re­gri­nos del cie­lo agos­te­ño, de­ben tener pre­sen­te que su pre­sen­cia au­gu­ra un mun­do ba­sa­do en la ac­ti­tud de Ma­ría y las se­cuen­cias de la pa­rá­bo­la del sa­ma­ri­tano, el ser­món de la mon­ta­ña y la re­su­rrec­ción, co­mo con­sig­nas cla­ves pa­ra di­fe­ren­ciar­nos de quie­nes pro­po­nen un en­fo­que con­tra­rio a nues­tra fe.

No sé si esa su­pues­ta ma­ni­fes­ta­ción ma­ria­na con­ti­núa su ci­clo a lo lar­go del tiem­po, ni sé tam­po­co si en esa mul­ti­tud que acom­pa­ña a Ma­ría re­si­de el tes­ti­mo­nio de hu­mil­dad, de go­zo y de do­lor. No me atre­vo a ex­ca­var en esas mul­ti­tu­des en su con­ti­nuo tes­ti­mo­nio, en su ad­he­sión al dic­ta­do de la Igle­sia, en su par­ti­ci­pa­ción sa­cra­men­tal, con­ti­nua ac­ción ca­ri­ta­ti­va, pró­xi­ma, fra­ter­nal y tam­bién en la dis­pa­ri­dad o coin­ci­den­cia con los prin­ci­pios y orien­ta­cio­nes que ema­nan de los tex­tos con­ci­lia­res. La pre­gun­ta re­mi­te a la ma­sa que fer­men­ta o se ex­hi­be, bue­na­men­te.

No sé, en de­fi­ni­ti­va, si aque­llos que ar­do­ro­sa­men­te si­guen a Ma­ría en sus dis­tin­tas ad­vo­ca­cio­nes sa­ben lo que su­po­ne adop­tar una arries­ga­da op­ción com­pro­me­ti­da, o simplement­e se ad­hie­ren a una fes­ti­vi­dad se­cu­lar, va­cía de con­te­ni­do.

Esa Ma­dre a la que con­fia­mos nues­tras an­gus­tias no es un re­cla­mo oca­sio­nal, sino una res­pues­ta an­te quie­nes pre­ten­den que de­je de in­fun­dir­nos su pro­tec­to­ra me­dia­ción, por eso la in­vo­ca­mos y con­fia­mos los más ín­ti­mos des­ve­los. Ella es la cla­ve: ad Ie­su per Ma­ría.

La mul­ti­tud se es­par­ce co­mo un fe­nó­meno am­bien­tal ca­da ve­rano y ello in­du­ce al fer­vor

J. AN­TO­NIO MANCHEÑO JI­MÉ­NEZ

Ex­de­le­ga­do pro­vin­cial de Cul­tu­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.