CU­RAN­DO CI­CA­TRI­CES

Huelva Informacion - - Deportes - JUAN­MA G. ANES

NO es­tre­nó la tem­po­ra­da el De­cano de la me­jor ma­ne­ra. El em­pa­te que mo­men­tá­nea­men­te con­si­guió en San Fer­nan­do era oro pu­ro vis­ta la le­sión de su re­fe­ren­te arri­ba y la ex­pul­sión de Ji­mé­nez (des­pués de có­mo tu­vi­mos no­so­tros el cés­ped ha­ce bien po­co me da ru­bor que­jar­nos tam­bién de al­go así), pe­ro no pu­do ser. Así que em­pe­za­mos el cur­so co­mo fi­na­li­zó el an­te­rior, con el ce­ño frun­ci­do. Eso sí, lle­van­do ya to­do lo que lle­va­mos en el cuer­po tam­po­co nos va­mos a asus­tar por eso.

Del due­lo en tie­rras ga­di­ta­nas se pue­den des­ta­car va­rias co­sas, pe

ro no me re­sis­to a re­sal­tar la, a mi jui­cio, des­me­su­ra­da in­qui­na de cier­tos afi­cio­na­dos lo­ca­les ha­cia el Re­cre y ha­cia su gen­te, es­ce­na tra­du­ci­da en agre­sio­nes, pro­vo­ca­cio­nes y ges­tos obs­ce­nos la­men­ta­bles que, co­mo siem­pre, de­fi­nen mu­cho más a quie­nes los rea­li­zan que a quie­nes los re­ci­ben. Y, por cier­to, man­da­mos un sa­lu­do al res­pon­sa­ble del dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad del par­ti­do, que se cu­brió de glo­ria: no evi­tó que va­rios lo­cos lo­ca­les agre­die­ran a afi­cio­na­dos vi­si­tan­tes an­tes del due­lo, se­pa­ró al Fren­te Onu­ba de su afi­ción de for­ma des­me­su­ra­da pe­ro no reali­zó se­pa­ra­ción al­gu­na –de chis­te– en­tre res­to de afi­cio­na­dos onu­ben­ses y azu­li­nos, sin man­te­ner pre­sen­cia po­li­cial en ese lí­mi­te, lo que pro­vo­có que des­pués los agen­tes tu­vie­ran que sa­lir co­rrien­do, en una ima­gen la­men­ta­ble, pa­ra in­ten­tar pa­rar a ra­di­ca­les lo­ca­les que se sal­ta­ban al cam­po co­mo Pe­dro por su ca­sa (ver­gon­zo­so), has­ta acer­car­se a la zo­na vi­si­tan­te, crean­do mo­men­tos de mu­cha ten­sión. Lo di­cho, un au­tén­ti­co ge­nio el que lo di­se­ñó to­do. Por cier­to, a ver si en Huel­va ha­cen lo mis­mo siem­pre con los ul­tras vi­si­tan­tes: me­ter­los mu­cho an­tes en el es­ta­dio pa­ra evi­tar ten­sio­nes fue­ra y sa­car­los mu­cho an­tes de que ter­mi­nen los

par­ti­dos pa­ra man­dar­los a ca­sa pron­ti­to. ¿O es que aquí siem­pre va­mos a tra­tar a to­dos a cuer­po de rey mien­tras en otros si­tios no tie­nen mi­ra­mien­to al­guno con afi­cio­nes vi­si­tan­tes?

Di­cho es­to, por fin el De­cano vuel­ve a ca­sa el do­min­go. Creo que no me equi­vo­co de­ma­sia­do si di­go que mu­chos ne­ce­si­ta­mos ver ya a los nues­tros so­bre el cés­ped, co­mo si eso sig­ni­fi­ca­ra en­trar en fa­se fi­nal del tra­ta­mien­to pa­ra ci­ca­tri­zar las úl­ti­mas he­ri­das. Cla­ro que eso se­rá mu­cho más fá­cil con diez mil al­re­de­dor. Pe­ro ésa es otra his­to­ria; otra bo­ni­ta his­to­ria…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.