EL G-7: EN­TRE LA FU­RIA DE TRUMP Y LA MA­GIA DE MA­CRON

Huelva Informacion - - Economía - FER­NAN­DO FACES

EL pre­si­den­te de Fran­cia En­ma­nuel Ma­cron, ha­bía pla­ni­fi­ca­do con de­ta­lle todos los as­pec­tos or­ga­ni­za­ti­vos, in­clu­so es­té­ti­cos, de la cum­bre de na­cio­nes (G-7) a ce­le­brar en Bia­rritz pa­ra que fue­ra un éxi­to. Con An­ge­la Mer­kel en re­ti­ra­da, era su gran opor­tu­ni­dad pa­ra pre­sen­tar­se al mun­do como el nue­vo lí­der de Eu­ro­pa, en un mo­men­to en que su ima­gen doméstica es­ta­ba en de­cli­ve. Ma­cron sa­bía que el prin­ci­pal obs­tá

cu­lo era la pre­sen­cia del im­pre­vi­si­ble, nar­ci­sis­ta y gran al­bo­ro­ta­dor Do­nald Trump. No po­día su­ce­der lo que acon­te­ció en el G-7 ce­le­bra­do en Ca­na­dá, en el que Trump es­ta­lló, in­sul­tó al Pre­si­den­te de Ca­na­dá y se ne­gó a fir­mar el do­cu­men­to fi­nal. Ma­cron co­no­ce y sa­be tra­tar al ex­tro­ver­ti­do, egó­la­tra e iras­ci­ble Do­nald Trump. Se­gu­ro de sí mis­mo, es­ta­ba dis­pues­to a des­ple­gar to­das sus fa­cul­ta­des de per­sua­sión, se­duc­ción y em­pa­tía pa­ra ga­nar­se a Trump. Te­nía que con­se­guir que se sin­tie­ra có­mo­do, ad­mi­ra­do y so­bre to­do con­fia­do. Eli­mi­nó todos los obs­tácu­los que le pu­die­ran al­te­rar. En es­ta cum­bre no ha­bría nin­gún acuer­do con­jun­to que fir­mar. En un G-7 sin ca­pa­ci­dad le­gal de de­ci­sión, más im­por­tan­te que los con­te­ni­dos son las for­mas.

Lo que no ha­bía pre­vis­to Ma­cron era que en la an­te­sa­la acon­te­cie­ran su­ce­sos que iban a des­per­tar la fu­ria de Do­nald Trump. Pa­ra aguar la fies­ta a la que no ha­bía si­do in­vi­ta­da, Chi­na anun­ció aran­ce­les por un va­lor de 75.000 mi­llo­nes de dó­la­res como res­pues­ta al úl­ti­mo ata­que de Trump. En un arre­ba­to de ira Trump res­pon­dió au­men­tan­do todos los aran­ce­les a la to­ta­li­dad de las im­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos chi­nos has­ta al­can­zar el 30%, y or­de­nó a las em­pre­sas ame­ri­ca­nas ubi­ca­das en Chi­na que vol­vie­ran a ca­sa. Trump lle­ga­ba a la cum­bre del G-7 exal­ta­do, dis­pues­to a en­te­rrar a un G-7 ob­so­le­to e irre­le­van­te, sin inf luen­cia al­gu­na en el ta­ble­ro in­ter­na­cio­nal des­de el na­ci­mien­to del G-20.

El ob­je­ti­vo de Ma­cron era con­se­guir una cum­bre uni­da, que lan­za­ra men­sa­jes po­si­ti­vos, en un mo­men­to de ame­na­za de re­ce­sión. Un de­seo ca­si im­po­si­ble. Pe­ro Ma­cron con­si­guió el mi­la­gro. Co­no­cía a Trump y te­nía una re­co­no­ci­da ca­pa­ci­dad pa­ra per­sua­dir y se­du­cir a per­so­nas de más edad. Do­nald Trump sa­lió de la Cum­bre en­can­ta­do, afir­man­do que la uni­dad y el con­sen­so ha­bían pre­si­di­do la Cum­bre y que in­vi­ta­ba a todos a ce­le­brar la pró­xi­ma Cum­bre del G-7 en uno de sus com­ple­jos hoteleros en Mia­mi. Se con­si­guió lo im­po­si­ble: Ma­cron in­vi­tó a Do­nald Trump a fir­mar y pre­sen­tar con­jun­ta­men­te un acuer­do de mí­ni­mos. Trump acep­tó. Lo más sor­pren­den­te es que el cli­ma amis­to­so crea­do por Ma­cron fa­ci­li­tó que Trump anun­cia­ra el reini­cio de las ne­go­cia­cio­nes con Chi­na e Irán. Ma­cron no des­pre­ció la opor­tu­ni­dad de lle­var­se su tro­feo, con­si­guien­do que Trump acep­ta­ra la ta­sa a las gran­des mul­ti­na­cio­na­les tec­no­ló­gi­cas (Ta­sa GAFA). Tam­bién se apro­bó una con­tri­bu­ción de 20 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra ha­cer fren­te a los in­cen­dios de la Ama­zo­nia. Con­tri­bu­ción irre­le­van­te e in­fe­rior a los gas­tos de la Cum­bre de 34 mi­llo­nes de dó­la­res.

El es­pec­tácu­lo del G-7 ha­bía ter­mi­na­do, los ac­to­res sa­tis­fe­chos, Ma­cron ha­bía con­se­gui­do sus ob­je­ti­vos y el cli­ma in­ter­na­cio­nal se ha­bía dis­ten­di­do. Pe­ro, en el fon­do, to­do se­guía igual.

San Tel­mo Bu­si­ness School

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.