SO­CIE­DAD CI­VIL

Huelva Informacion - - Opinión -

SAL­VO los que es­tán eternament­e pren­da­dos con sus de­li­rios co­lec­ti­vis­tas, la gen­te, de­mo­crá­ti­ca­men­te for­ma­da e in­for­ma­da, sa­be de so­bra que nues­tra Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce la eco­no­mía de li­bre mer­ca­do ins­ti­tu­yen­do el re­co­no­ci­mien­to pleno de la ini­cia­ti­va pri­va­da. No es po­si­ble man­te­ner un sis­te­ma eco­nó­mi­co pú­bli­co, ne­ce­sa­rio en tan­tas ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas y so­cia­les, sin el sos­te­ni­mien­to de esa ini­cia­ti­va pri­va­da que ge­ne­ra em­pleo, ri­que­za y el Es­ta­do del bie­nes­tar, que no es un re­ga­lo del cie­lo ni un mi­la­gro pri­vi­le­gia­do del pa­dre­ci­to Es­ta­do, del que to­dos es­pe­ra­mos sa­car asom­bro­sas pre­ben­das. Val­ga es­ta re­fle­xión que pa­re­ce­rá la­pi­da­ria pa­ra ce­le­brar lo que ha­ce po­co in­vo­ca­ban o re­cla­ma­ban los em­pre­sa­rios onu­ben­ses que pe­dían “más pro­ta­go­nis­mo pa­ra la so­cie­dad ci­vil y me­nos pre­sen­cia po­lí­ti­ca”. Ha­gan po­si­ble tal de­seo prac­ti­can­do más exi­gen­cias a la au­to­ri­dad po­lí­ti­ca con la que al­ter­nan, ce­le­bran y fes­te­jan a me­nu­do y com­par­ten fo­to­gra­fías y pri­me­ros planos, tan que­ri­dos por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción muy da­dos al ofi­cia­lis­mo a ul­tran­za.

De­man­da­ban en esa co­mu­ni­ca­ción la Cá­ma­ra de Co­mer­cio y la Fe­de­ra­ción Onu­ben­se de Em­pre­sa­rios que las mo­vi­li­za­cio­nes por las in­fra­es­truc­tu­ras –¿re­cuer­da el lec­tor las úl­ti­mas? – es­tén li­de­ra­das por la so­cie­dad ci­vil y que el pa­pel po­lí­ti­co sea se­cun­da­rio. Aña­dían que “es­tá bien que las ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les se reúnan en Ma­drid o en Se­vi­lla con los re­pre­sen­tan­tes del Go­bierno y la Jun­ta pe­ro no tie­ne efec­to por­que los po­lí­ti­cos es­tán en un mo­men­to y de­jan de es­tar­lo en otro, mien­tras que la so­cie­dad ci­vil per­du­ra y es per­ma­nen­te en la de­fen­sa de los in­tere­ses ge­ne­ra­les”. De acuer­do, pe­ro las en­ti­da­des em­pre­sa­ria­les per­mi­tie­ron que los po­lí­ti­cos lo­ca­les y pro­vin­cia­les pro­ta­go­ni­za­ran la ma­ni­fes­ta­ción y no era la pri­me­ra vez, y me te­mo que no sea la úl­ti­ma que es­to ocu­rre. So­bre to­do si co­mo en­ton­ces es­tán pró­xi­mas las elec­cio­nes.

La con­se­cuen­cia es la que he­mos vis­to y ana­li­zá­ba­mos en una co­lum­na an­te­rior reivin­di­can­do las re­cla­ma­cio­nes ex­pre­sa­das en aque­lla ma­ni­fes­ta­ción, co­mo ha que­da­do bien pa­ten­te y de­nun­cia­do. Cin­co me­ses des­pués, el mo­vi­mien­to so­cial y po­lí­ti­co que de­man­dó en las ca­lles la lle­ga­da de las in­fra­es­truc­tu­ras vitales pa­ra ga­ran­ti­zar el desa­rro­llo de la pro­vin­cia, se man­tie­ne en sus­pen­so, ale­tar­ga­do en­tre la fal­ta de un in­ter­lo­cu­tor vá­li­do en Ma­drid por la in­te­ri­ni­dad del Go­bierno y los tí­mi­dos ges­tos rea­li­za­dos des­de en­ton­ces. Así se des­cri­bía en es­tas pá­gi­nas y así se­gui­mos con ca­ren­cias y ne­ce­si­da­des que se re­mon­tan a tiem­pos ya le­ja­nos. En­tre tan­to ve­mos co­mo con­si­de­ra­bles in­ver­sio­nes lle­gan a otras pro­vin­cias y aquí bri­llan por su au­sen­cia. La si­tua­ción po­lí­ti­ca, sin Go­bierno y sin que se le es­pe­re, no es la más pro­pi­cia. En oca­sio­nes más ha­la­güe­ñas tam­po­co lo ha si­do. Sea la so­cie­dad ci­vil, la ini­cia­ti­va pri­va­da, la que dé un pa­so ade­lan­te y los po­lí­ti­cos ges­tio­nen sus re­cla­ma­cio­nes fir­mes en Ma­drid en lu­gar de sa­car pe­cho y pan­car­ta en las ma­ni­fes­ta­cio­nes.

VI­CEN­TE QUI­RO­GA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.