El to­reo de Agua­do y la ro­tun­di­dad del Ju­li, am­bos sin es­pa­da en Cuen­ca

Huelva Informacion - - Cultura Y Ocio Toros - Efe CUEN­CA

El dies­tro Pa­blo Agua­do reali­zó el to­reo de más qui­la­tes en el quin­to y úl­ti­mo fes­te­jo de la Fe­ria de San Ju­lián de Cuen­ca, pe­ro lo echó to­do a per­der con la es­pa­da, lo mis­mo que Ju­lián Ló­pez El Ju­li, que ma­lo­gró igual­men­te con los ace­ros una ro­tun­da fae­na a un to­ro de vuel­ta al rue­do.

El Ju­li, que no le que­dó otra que ti­rar por la ca­lle del me­dio con el muy des­lu­ci­do pri­me­ro, fir­mó una la­bor muy com­ple­ta al cuar­to de la tar­de, que, a la pos­tre, fue el me­jor to­ro de un de­sigual en­vío de Jo­sé Váz­quez.

Pe­ro es­te cuar­to, de nom­bre Jor­na­le­ro, fue un to­ro que siem­pre fue a más en las te­las del to­re­ro de San Blas (Ma­drid), que lo cui­dó muy bien al prin­ci­pio pa­ra aca­bar do­mi­nán­do­lo por com­ple­to en se­ries de mano muy ba­ja y per­fec­ta­men­te com­pac­ta­das. Y es que lo bueno fue que no se le vio tan for­za­do co­mo otras ve­ces, al con­tra­rio, se le vio dis­fru­tar mu­chí­si­mo con el to­ro, re­creán­do­se tam­bién en ador­nos co­mo los pa­ses de pe­cho y otros alar­des, e, in­clu­so, se lle­gó a ti­rar de ro­di­llas al fi­nal pa­ra el de­li­rio de unos ten­di­dos que co­men­za­ron a pe­dir el in­dul­to pa­ra el to­ro. Pe­ro el pal­co, con buen cri­te­rio, no lo con­ce­dió, pues, ade­más de que el ani­mal no fue tan com­ple­to co­mo pa­ra ello, aca­bó fi­nal­men­te af li­gién­do­se an­te tan­ta exi­gen­cia que le pro­pu­so Ju­lián, que, aca­bó cor­tan­do una so­la ore­ja por fa­llar a es­pa­das. La vuel­ta al rue­do que con­ce­die­ron a Jor­na­le­ro en el arras­tre, sí fue de ley.

Man­za­na­res se las vio en pri­mer lu­gar con un to­ro no­ble pe­ro muy me­di­do de fondo al que fue ahor­man­do po­co a po­co a ba­se de sua­vi­dad pa­ra aca­bar dán­do­le fies­ta por el de­re­cho en una la­bor que au­nó em­pa­que y ele­gan­cia, aun­que de ajus­te an­du­vie­ra más bien es­ca­so. Pe­ro a la gen­te le gus­tó, y a buen se­gu­ro le hu­bie­ran pe­di­do las ore­jas de no atas­car­se fi­nal­men­te en la suer­te su­pre­ma. El quin­to fue un so­bre­ro del mis­mo hie­rro ti­tu­lar que se las­ti­mó en el úl­ti­mo ter­cio. Ma­la suer­te pa­ra el ali­can­tino, al que no le que­dó otra que abre­viar.

Y Pa­blo Agua­do, que re­apa­re­cía des­pués de su per­can­ce en Gi­jón, to­reó a las mil ma­ra­vi­llas al en­cla­sa­do y flo­ji­to ter­ce­ro, al que pe­gó mu­le­ta­zos que au­na­ron be­lle­za, em­bru­jo y sen­ti­mien­to. To­do muy des­pa­cio. Ca­si aca­ri­cian­do al ani­mal con la fra­ne­la a me­dia al­tu­ra, y re­creán­do­se tam­bién con ex­qui­si­tos re­ma­tes en­tre se­ries. Lás­ti­ma que per­die­ra el triun­fo por su ma­la es­pa­da. El sex­to, en cam­bio, fue un to­ro sin ra­za al­gu­na con el que Agua­do no pu­do pa­sar de los de­ta­lles suel­tos, al­gu­nos de ellos de bue­na fir­ma, an­tes de desis­tir de­fi­ni­ti­va­men­te an­te la im­po­si­bi­li­dad de ar­mar fae­na con tan apa­ga­do y des­a­bri­do an­ta­go­nis­ta.

El se­vi­llano, que re­apa­re­cía, ova­cio­na­do; el ma­dri­le­ño, una ore­ja y Man­za­na­res, de va­cío

JO­SÉ DEL OLOMO / EFE

El se­vi­llano Pa­blo Agua­do en un na­tu­ral a uno de sus opo­nen­tes en Cuen­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.