Ve­ci­nos pi­den que se li­mi­te la ac­ti­vi­dad del cine de ve­rano de Ma­za­gón

● Con­si­de­ran que es “no­ci­va pa­ra la sa­lud”, al es­tar la pan­ta­lla a es­ca­sos me­tros de sus ca­sas

Huelva Informacion - - Provincia - Ra­quel Rendón MOGUER

Lui­sa Cen­teno es za­la­me­ña, tie­ne 65 años y ve­ra­nea en Ma­za­gón des­de siem­pre. Ella vi­ve en la plan­ta al­ta de la ca­sa familiar; sus dos her­ma­nos y sus fa­mi­lias, en la in­fe­rior. Has­ta aho­ra siem­pre han apre­cia­do el des­can­so que se res­pi­ra en la ca­lle Bo­go­tá, una vía de úni­co sen­ti­do “que de­be ser de las más es­tre­chas de Ma­za­gón”. Pe­ro el so­sie­go no ha si­do pre­ci­sa­men­te lo que ha rei­na­do pa­ra ellos en la ur­ba­ni­za­ción Fuen­te­pi­ña, en el tér­mino mu­ni­ci­pal de Moguer, des­de el 30 de ju­nio.

Fue en­ton­ces cuan­do abrió las puer­tas el cine de ve­rano del nú­cleo cos­te­ro, ins­ta­la­do en el co­le­gio pú­bli­co El Fa­ro. “La pan­ta­lla es­tá a es­ca­sí­si­mos me­tros de mi ca­sa, va­mos, que la ten­go más cer­ca que la gen­te que va a ver el cine”, se­ña­la es­ta ve­ci­na, que pre­sen­tó jun­to con otros per­ju­di­ca­dos una de­nun­cia en el Ayun­ta­mien­to de Moguer por es­tos he­chos.

“Al­te­ra las ac­ti­vi­da­des de la vi­da co­ti­dia­na co­mo leer, ver la te­le­vi­sión, con­ver­sar, des­can­sar…”, apun­ta en la de­la­ción a la que ha ac­ce­di­do Huelva In­for­ma­ción, fe­cha­da el pa­sa­do 8 de ju­lio. Lui­sa no se con­si­de­ra una per­so­na que­ji­ca y “nos aguan­ta­ría­mos si fun­cio­na­ra so­lo los fi­nes de se­ma­na, pe­ro es que las pro­yec­cio­nes son dia­rias, em­pe­zan­do al prin­ci­pio del ve­rano a las 22:30 y aca­ban­do cer­ca de la una mu­chas ve­ces”. Aho­ra co­mien­zan a las 22:00.

En la de­nun­cia se in­di­ca que “la pro­yec­ción dia­ria nos im­pi­de ha­cer vi­da en las te­rra­zas, la cual es­tá orien­ta­da al re­lax y al des­can­so, te­nien­do que per­ma­ne­cer en el in­te­rior de la vi­vien­da con puer­tas y ven­ta­nas ce­rra­das”.

Tam­bién se re­mar­ca que la ac­ti­vi­dad “es muy dis­tin­ta a la de años an­te­rio­res, que eran es­po­rá­di­cas y de li­bre ac­ce­so, de las cua­les nun­ca nos he­mos que­ja­do, cu­yos equi­pos de re­pro­duc­ción no al­can­za­ban los ni­ve­les de emi­sión de rui­do que se al­can­za con la pro­yec­ción de cine con un equi­po pro­fe­sio­nal y por par­te de una em­pre­sa del sec­tor”.

Cen­teno des­ta­ca que el Con­sis­to­rio mo­gue­re­ño “no es­tá cum­plien­do las or­de­nan­zas de Me­dio Ambiente, por­que hay que co­mu­ni­car es­tas ac­ti­vi­da­des pre­via­men­te a los ve­ci­nos y no nos han pedido per­mi­so”.

Cons­ta en la de­nun­cia que es­ta es una ac­ti­vi­dad “con­si­de­ra­da mo­les­ta, in­sa­lu­bre y no­ci­va pa­ra la sa­lud y, co­mo tal, de­be es­tar re­gu­la­da”. An­tes de su inicio, re­mar­ca, “se de­be­ría ha­ber rea­li­za­do el co­rres­pon­dien­te es­tu­dio me­dioam­bien­tal y dar co­no­ci­mien­to pú­bli­co de di­cha pre­ten­sión”. Es más, los afec­ta­dos es­ti­man que “ya de por sí no es ne­ce­sa­ria la com­pro­ba­ción de los de­ci­be­lios pues se apre­cia que di­cha ac­ti­vi­dad no cum­ple con las de­li­mi­ta­cio­nes acús­ti­cas que es­tán re­co­gi­das en la ordenanza mu­ni­ci­pal”.

Ade­más, se re­se­ña que “la an­sie­dad que pro­du­ce es­ta ac­ti­vi­dad en to­dos no­so­tros va en de­tri­men­to de la sa­lud y bie­nes­tar de los ve­ci­nos”. El ve­cin­da­rio ha­ce cons­tar que “no es­ta­mos de acuer­do con la res­pues­ta re­ci­bi­da” por par­te del Ayun­ta­mien­to, “pues en­ten­de­mos que no da res­pues­ta al­gu­na a nues­tra de­man­da”, y so­li­ci­ta que se cum­pla la nor­ma­ti­va, que se reali­ce un es­tu­dio de im­pac­to am­bien­tal y que se pro­ce­da “al tras­la­do de di­cha ac­ti­vi­dad a otro lu­gar don­de no im­pi­da el co­rrec­to des­can­so de los ve­ci­nos”.

Lui­sa tie­ne asu­mi­do que ya es­te ve­rano va de pa­so y que no tie­ne so­lu­ción, “pe­ro que­re­mos que no se re­pi­ta el año que vie­ne”.

Des­de el Ayun­ta­mien­to de Moguer se in­di­ca a es­te dia­rio que el con­ce­jal de Ma­za­gón “se ha reuni­do va­rias ve­ces con es­tos ve­ci­nos, que son tres”, in­vi­tán­do­los in­clu­so a que ac­ce­die­ran al cine de forma gra­tui­ta. “És­te es un ser­vi­cio que el res­to de ve­ci­nos agradece”, apun­ta. No obs­tan­te, aña­de que “el año que vie­ne ya se bus­ca­rán so­lu­cio­nes y al­ter­na­ti­vas”.

H. IN­FOR­MA­CIÓN

Par­te tra­se­ra de la pan­ta­lla del cine de ve­rano, a es­ca­sos me­tros de la ca­sa de una ve­ci­na afec­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.