Los 15 in­mi­gran­tes del Open Arms des­em­bar­can en el puer­to de Al­ge­ci­ras

Las per­so­nas re­co­gi­das en Si­ci­lia lle­ga­ron a bor­do del ‘Au­daz’, re­ci­bie­ron aten­ción de Cruz Ro­ja, Po­li­cía y Ac­nur, y se mar­cha­ron al cen­tro de aco­gi­da tem­po­ral de Chi­cla­na

Huelva Informacion - - Portada - Quino Ló­pez SAN RO­QUE

Aje­nos a la bron­ca po­lí­ti­ca ge­ne­ra­da por su lle­ga­da, pa­sa­das las 08:40 de ayer des­em­bar­ca­ron en San Ro­que los 15 mi­gran­tes del Open Arms de los que Es­pa­ña se ha he­cho car­go des­pués de ha­ber si­do re­co­gi­dos por la ONG ha­ce un mes fren­te a las cos­tas de Li­bia jun­to a 148 per­so­nas más. Des­cen­die­ron del Au­daz, el bu­que de la Ar­ma­da es­pa­ño­la que los re­co­gió en el puer­to de Poz­za­llo (Si­ci­lia) pa­ra de­jar­los en el Cen­tro de Aten­ción Tem­po­ral de Ex­tran­je­ros (CATE) de Cri­na­vis, y ahí per­ma­ne­cie­ron du­ran­te cin­co ho­ras y cuar­to an­tes de mar­char­se a las ins­ta­la­cio­nes de Cam­pano, en Chi­cla­na. En es­te Cen­tro de Es­tan­cia Tem­po­ral, pre­pa­ra­do pa­ra al­ber­gar a 500 per­so­nas, es­ta­rán com­ple­men­te so­los.

En el puer­to san­ro­que­ño les es

Isa­bel Ce­laá

Por­ta­voz del Go­bierno Es­ta cri­sis hu­ma­ni­ta­ria ha pues­to en evi­den­cia los dos mo­de­los que exis­ten en Eu­ro­pa”

pe­ra­ban un dis­po­si­ti­vo de la Cruz Ro­ja, de la Po­li­cía Na­cio­nal, la Guar­dia Ci­vil, la Ar­ma­da y Ac­nur, ade­más de una trein­te­na de pe­rio­dis­tas. Acos­tum­bra­dos a la ma­si­va lle­ga­da de mi­gran­tes del ve­rano pa­sa­do, los es­pe­cia­lis­tas de las dis­tin­tas en­ti­da­des y cuer­pos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do se li­mi­ta­ron a cum­plir el pro­to­co­lo ha­bi­tual, el que sue­len ejer­cer con los mi­gran­tes que son res­ca­ta­dos por Sal­va­men­to Ma­rí­ti­mo en el Es­tre­cho. En es­te ca­so se tra­ta de 14 hom­bres y una mu­jer, to­dos adul­tos, de sie­te na­cio­na­li­da­des: cua­tro de Eri­trea, tres de Su­dán, tres de Gam­bia, dos de Gha­na, uno de Ni­ge­ria, uno de Li­be­ria y uno de Etio­pía.

Des­pués de so­me­ter­se a un con­trol sa­ni­ta­rio por par­te del per­so­nal de la Cruz Ro­ja, pa­ra con­fir­mar que se en­con­tra­ban en buen es­ta­do de sa­lud, los 15 del Open Arms que­da­ron en ma­nos de los es­pe­cia­lis­tas de la Po­li­cía, que pro­ce­die­ron a iden­ti­fi­car­los y a in­for­mar­les de sus de­re­chos. AC­NUR les ofre­ció en­ton­ces in­for­ma­ción so­bre pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal y so­bre el sis­te­ma de asi­lo en Es­pa­ña, ade­más de de­tec­tar po­si­bles ca­sos de ries­go. Los 15 sa­lie­ron de Cri­na­vis ha­cia las 14:00 y lle­ga­ron a Cam­pano ha­cia las 15:30 con los do­cu­men­tos en los que cons­ta su ma­ni­fes­ta­ción de vo­lun­tad de pre­sen­tar una so­li­ci­tud de pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal. Aho­ra, las au­to­ri­da­des les da­rán fe­cha pa­ra una en­tre­vis­ta en la que po­drán for­ma­li­zar su so­li­ci­tud de asi­lo. Mien­tras se re­suel­ve su pe­ti­ción, que en al­gu­nos ca­sos se ha lle­ga­do a de­mo­rar in­clu­so dos años, es­tas per­so­nas pa­sa­rán por las tres fa­ses del iti­ne­ra­rio de in­te­gra­ción, que du­ra 18 me­ses y pue­de am­pliar­se a 24 pa­ra los más vul­ne­ra­bles, ex­pli­ca Efe.

El pri­mer se­mes­tre per­ma­ne­cen en la fa­se de aco­gi­da, en la que ad­quie­ren las ha­bi­li­da­des que les fa­ci­li­ta­rán te­ner una vi­da in­de­pen­dien­te a la sa­li­da del cen­tro. Cuan­do eso ocu­rre y ne­ce­si­tan se­guir re­ci­bien­do apo­yo, ini­cian la fa­se de in­te­gra­ción a tra­vés de ac­tua­cio­nes de in­ter­ven­ción so­cial y de ayu­das eco­nó­mi­cas, siem­pre en la co­mu­ni­dad en la que han ini­cia­do el iti­ne­ra­rio, que con­clui­rá con la de au­to­no­mía. Du­ran­te el tiem­po que se pro­lon­gue la re­so­lu­ción, los de­man­dan­tes de asi­lo no pue­den aban­do­nar el te­rri­to­rio en el que lo han pe­di­do.

Pe­ro una vez dis­pon­gan por fin de la tar­je­ta que les re­co­no­ce co­mo be­ne­fi­cia­rios de asi­lo o de pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal, go­za­rán de la mis­ma li­ber­tad de mo­vi­mien­tos que cual­quier ciu­da­dano ex­tran­je­ro no eu­ro­peo.

Así, po­drán via­jar en­tre Es­ta­dos eu­ro­peos con su do­cu­men­ta­ción en la mano, pe­ro no ins­ta­lar­se en nin­guno de ellos pa­ra re­si­dir y tra­ba­jar a me­nos que pi­dan un per­mi­so.

El Cen­tro de Es­tan­cia Tem­po­ral chi­cla­ne­ro dis­po­ne de ha­bi­ta­cio­nes, co­me­do­res y zo­nas don­de se pres­ta­rá a los mi­gran­tes orien­ta­ción ju­rí­di­ca y psi­co­so­cial, se les ayu­da­rá a po­ner­se en con­tac­to con sus fa­mi­lia­res y ami­gos y se va­lo­ra­rá su si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad. Las es­tan­cias en es­te ti­po de cen­tros sue­len ser “cor­tas” por­que los mi­gran­tes son de­ri­va­dos a otros cen­tros de aco­gi­da.

La por­ta­voz del Eje­cu­ti­vo en fun­cio­nes, Isa­bel Ce­laá, ase­gu­ró o que el Go­bierno “ha cum­pli­do con cohe­ren­cia” al re­ci­bir a es­tos quin­ce in­mi­gran­tes del Open Arms. Lo di­jo en la rue­da de pren­sa pos­te­rior al Con­se­jo de Mi­nis­tros, en la que des­ta­có que es­ta cri­sis hu­ma­ni­ta­ria “ha pues­to en evi­den­cia” los dos mo­de­los que exis­ten en Eu­ro­pa so­bre la in­mi­gra­ción: uno el que re­pre­sen­ta el Go­bierno es­pa­ñol “y otro lo que ha re­pre­sen­ta­do Sal­vi­ni (mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano) has­ta la fe­cha”. En su opi­nión, Es­pa­ña “ha cum­pli­do con cohe­ren­cia” con su com­pro­mi­so man­te­nien­do dos ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les: la sal­va­guar­da de las vi­das “en pri­mer lu­gar” y tra­ba­jar por “con­se­guir que Eu­ro­pa se com­pro­me­ta con la po­lí­ti­ca co­mu­ni­ta­ria”.

Se­gún Pre­si­den­cia del Go­bierno, Es­pa­ña es el país que más res­ca­tes efec­túa en el Me­di­te­rrá­neo y ha au­xi­lia­do con Sal­va­men­to Ma­rí­ti­mo a más de 50.000 per­so­nas el pa­sa­do año y 10.596 has­ta el 31 de ju­lio de es­te año.

Es­ta es la no­ve­na vez que Es­pa­ña da una au­to­ri­za­ción ex­cep­cio­nal de en­tra­da a in­mi­gran­tes por ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias des­de que en ju­nio de 2018 se aco­gie­ra a 549 de las 629 per­so­nas res­ca­ta­das por el Aqua­rius.

RE­POR­TA­JE GRÁ­FI­CO: JOR­GE DEL ÁGUI­LA

1. El mo­men­to del des­em­bar­co de los mi­gran­tes del ‘Au­daz’ en Cri­na­vis. 2. En la ima­gen, la úni­ca mu­jer lle­ga­da en el bu­que de la Ar­ma­da dia­lo­ga con miem­bros de la Cruz Ro­ja an­tes de su­bir al au­to­bús que ltras­la­dó a los in­mi­gran­tes a Chi­cla­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.