EX­TRA­ÑA GEN­TE

Huelva Informacion - - Huelva -

EN el ár­bol genealógic­o de es­te in­men­so con­fín tan ocul­to y si­len­te, ge­ne­ra­dor de gran­des aven­tu­ras y le­yen­das, no apa­re­cen his­to­rias tan ufa­nas co­mo la acae­ci­da a Juan I de Le­pe, per­so­na­je que ejer­cie­ra al ser­vi­cio del rey de In­gla­te­rra, En­ri­que VII, a fi­na­les del si­glo XVII, ejer­cien­do co­mo con­fi­den­te, ju­ga­dor, co­men­sal y bu­fón del mo­nar­ca.

Se­gún los da­tos re­co­gi­dos so­bre su es­tan­cia an­te la Cor­te in­gle­sa, pa­re­ce ser que el alu­di­do En­ri­que era un ta­ca­ño de mar­ca ma­yor al cual le gus­ta­ba apos­tar so­bre cual­quier co­sa, pe­ro en can­ti­da­des que hi­cie­ran car­ca­jear a cual­quier súb­di­to de su Ma­jes­tad.

Ocu­rrió, sin em­bar­go, que un día, abu­rri­do, sin­tió la ten­ta­ción

de apos­tar a las car­tas su reino por un es­cue­to día con nues­tro fiel le­pe­ro, el cual, y an­te el asom­bro de la Cor­te, vio có­mo Juan, su más cer­cano acom­pa­ñan­te, de­rro­ta­ba al mo­nar­ca tras lar­ga par­ti­da y al dic­ta­do de su ho­nor de ca­ba­lle­ro asu­mió la im­pe­rio­sa ta­rea de pa­gar su apues­ta y en­tre­gar su reino a nues­tro per­so­na­je, co­no­ci­do des­de en­ton­ces co­mo Little king off En­gland, ha­cien­do uso de su nue­vo tí­tu­lo y cum­plien­do su ma­yes­tá­ti­co de­ber du­ran­te vein­ti­cua­tro ho­ras con pru­den­cia y sa­bi­du­ría. Vol­vió a su Le­pe na­tal a la muer­te del rey en 1509, con cier­ta y abun­dan­te for­tu­na.

Una cen­tu­ria an­te­rior apa­re­ce otra es­ce­na que has­ta aho­ra se ha pre­sen­ta­do con tan­ta in­do­len­cia y de­mé­ri­to co­mo aque­lla que des­cri­be la vi­si­ta real de Fe­li­pe II a la Pe­ña de Alá­jar, al ob­je­to de en­con­trar el re­ti­ro de su ca­pe­llán y ase­sor Be­ni­to Arias Mon­tano, re­li­gio­so de la Or­den de San­tia­go y pre­cla­ro es­cri­tor, hu­ma­nis­ta, teó­lo­go y poe­ta que re­dac­ta­ra la Bi­blia Po­lí­glo­ta de Am­be­res, fun­da­ra la Bi­blio­te­ca del Es­co­rial, par­ti­ci­pa­ra en el Con­ci­lio de Tren­to y ejer­cie­ra de con­se­je­ro en nu­me­ro­sos asun­tos de Es­ta­do y con­ci­liá­bu­los con Ro­ma.

En­tre tan­to aje­treo y res­pon­sa­bi­li­da­des, ne­ce­si­ta­ba en­con­trar un lu­gar ale­ja­do y si­len­cio­so don­de po­der me­di­tar y tras­cen­der su es­pí­ri­tu in­quie­to y su inf luen­cia de­ci­so­ria en te­mas de es­ta­do, po­lí­ti­cos, re­li­gio­sos, teo­ló­gi­cos y li­te­ra­rios. Ha­lló re­fu­gio en aquel pro­mon­to­rio de un pue­blo per­di­do en las es­tri­ba­cio­nes de la Sie­rra de Huel­va, con­ser­va­do el le­ga­do de tan de­ci­si­vo re­ti­ro y dan­do nom­bre a la Pe­ña que hoy ri­ge Nues­tra Se­ño­ra de los Án­ge­les.

Una gran ma­yo­ría de “los nues­tros”no co­no­cen la vi­da y obras de tan de­ci­si­vo eru­di­to y sus apor­ta­cio­nes, fun­da­men­ta­les en nu­me­ro­sos acon­te­ci­mien­tos acae­ci­dos du­ran­te años de­ci­si­vos en el rei­na­do de una Es­pa­ña im­pe­rial.

La sa­ga con­ti­núa con la se­cuen­cia de otro le­pe­ro en el ho­ri­zon­te del Vi­rrei­na­to de las In­dias, Ál­va­ro Alonso Bar­ba, pá­rro­co que ejer­ció su mi­nis­te­rio en te­rri­to­rio in­diano y se de­di­có a la in­ves­ti­ga­ción me­ta­lúr­gi­ca has­ta el pun­to de des­cri­bir el pro­ce­so de ex­trac­ción de la pla­ta en ca­lien­te me­dian­te el mé­to­do de los ca­zos, en­vián­do­se su obra al Con­se­jo de In­dias, que dio su apro­ba­ción a tan no­ve­do­so y ori­gi­nal des­cu­bri­mien­to, re­co­no­cien­do su la­bor co­mo pri­mi­ge­nia en el ar­te de fun­dir me­ta­les y en su apor­ta­ción cien­ti­fí­ca mi­ne­ro­ló­gi­ca.

Fa­lle­ció en San Luis de Po­to­sí en 1662 ha­bien­do de­ja­do a lo lar­go de su vi­da una gran la­bor pas­to­ral y el es­tu­dio de nue­vos mé­to­dos pa­ra fun­dir, pla­ta, oro y co­bre, utli­zan­do téc­ni­cas des­co­no­ci­das de gran va­lor.

Si fué­ra­mos un tan­to de­fen­so­res de las gen­tes que sur­ca­ron el mar des­co­no­ci­do o ca­va­ron si­len­cios en las ci­mas se­rra­nas sa­bría­mos que aquel pri­mus cir­cum­di­dis­te me de Ma­ga­lla­nes y El­cano, a los que Se­vi­lla va a pro­pa­gar su ha­za­ña los tres pró­xi­mos años, en­sal­zan­do la cir­cun­va­la­ción de la Tie­rra y col­man­do su ges­ta de múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les, con­gre­sos, ex­po­si­cio­nes... Sa­bría­mos, al mis­mo tiem­po, que jun­to a ellos hay que su­mar la fi­gu­ra de un mo­gue­re­ño lla­ma­do Juan La­dri­lle­ro, co­no­ci­do co­mo el otro des­cu­bri­dor del Ca­nal de Ma­ga­lla­nes o pa­so que une el Atlán­ti­co con el Pa­cí­fi­co, pro­mo­vien­do la aven­tu­ra de atra­ve­sar­lo dos ve­ces con el con­si­guien­te ries­go pa­ra su vi­da.

Pe­ro es se­gu­ro que lo que acu­ña­ron nues­tros an­te­pa­sa­dos en las aguas y ori­llas ri­be­re­ñas,o so­te­rra­ron su es­pí­ri­tu en­tre los pi­cos ala­je­ños, no cons­ta­rán sino en sue­ño eterno de es­ta tie­rra. Des­co­rrer ese ve­lo y ho­me­na­jear a los que me­re­cie­ron tal gran­de­za, es nues­tro obli­ga­do de­ber. Quie­nes vi­ven en­cu­brien­do es­ta evi­den­cia me­re­cen mo­rir co­mo es­cla­vos...

En­ri­que VII de In­gla­te­rra era un ta­ca­ño que apos­ta­ba so­bre cual­quier co­sa

JO­SÉ AN­TO­NIO MANCHEÑO

Ex de­le­ga­do prov. del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.