LIS­TE­RIO­SIS, ACIERTOS Y ERRO­RES

Huelva Informacion - - Opinión -

LA cri­sis ali­men­ta­ria pro­vo­ca­da por la lis­te­rio­sis ha de­mos­tra­do la efec­ti­vi­dad del sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud en An­da­lu­cía. Aun­que hay que la­men­tar ya tres muer­tes y cin­co abor­tos no desea­dos, el SAS ha he­cho fren­te al ma­yor bro­te de lis­te­rio­sis su­fri­do en Es­pa­ña, ha hos­pi­ta­li­za­do a dos cen­te­na­res de personas y ha con­se­gui­do un ín­di­ce de mor­ta­li­dad muy por de­ba­jo del 17% que se ci­ta en la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca pa­ra es­te ti­po de in­fec­cio­nes. La aler­ta sa­ni­ta­ria se de­cla­ró el 15 agos­to por la tar­de, y no hu­bo más in­fec­cio­nes a par­tir del día 17; es de­cir, que se re­ti­ró con pre­ci­sión la car­ne me­cha­da afec­ta­da y el men­sa­je lle­gó a la po­bla­ción. La pro­pia po­lé­mi­ca ace­le­ró las in­for­ma­cio­nes a to­dos los pú­bli­cos. Sin em­bar­go, se han co­me­ti­do mu­chos

erro­res en la co­mu­ni­ca­ción y en la adop­ción de me­di­das pre­cau­to­rias. Bas­ta con ci­tar que ha ha­bi­do has­ta cua­tro aler­tas dis­tin­tas a me­di­da que las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias iban am­plian­do la pre­cau­ción a nue­vos pro­duc­tos de Ma­gru­dis y que, fi­nal­men­te, las ins­ta­la­cio­nes de la em­pre­sa no se ce­rra­ron has­ta es­te vier­nes, 30 de agos­to. El Ayun­ta­mien­to de Se­vi­lla de­be ha­cer una re­vi­sión en pro­fun­di­dad de los con­tro­les de ins­pec­ción que le com­pe­ten. Ma­gru­dis es­tu­vo fun­cio­nan­do sin li­cen­cia de ac­ti­vi­dad y am­plío la fá­bri­ca sin so­li­ci­tar nin­gún ti­po de per­mi­so. El Go­bierno an­da­luz, por su par­te, ha in­ten­ta­do, por bo­ca de su por­ta­voz y en dos oca­sio­nes, cul­par al Ayun­ta­mien­to se­vi­llano y no siem­pre con ra­zón; es más, al­gu­nas ve­ces con una in­ter­pre­ta­ción tan re­tor­ci­da de la reali­dad que que­dó des­men­ti­da en ho­ras. Am­bas ad­mi­nis­tra­cio­nes de­bían ha­ber co­la­bo­ra­do en un cli­ma de con­fian­za que se rom­pió des­pués de la pri­me­ra acu­sa­ción del Go­bierno ha­cia el Con­sis­to­rio. No obs­tan­te, que­re­mos sub­ra­yar que si hay un cul­pa­ble, es la em­pre­sa cár­ni­ca don­de sur­gió la in­fec­ción por lis­te­ria, la que in­cum­plió al­gu­nos re­qui­si­tos y la que no fue cla­ra al ex­pli­car sus ca­na­les de dis­tri­bu­ción. Y si hay a al­guien al que fe­li­ci­tar es a los pro­fe­sio­na­les del SAS.

Si al­go ha de­mos­tra­do el bro­te es la efec­ti­vi­dad del sis­te­ma de sa­lud pú­bli­co pa­ra aco­tar­lo y tra­tar a la po­bla­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.