HISTERIA SO­BRE LIS­TE­RIA

Huelva Informacion - - Opinión - JO­SÉ AGUI­LAR

DE­CÍA Bor­ges: el pe­ro­nis­mo no es ni bueno ni ma­lo, lo que no tie­ne es re­me­dio. Co­mo la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. Nues­tros po­lí­ti­cos son tan bue­nos y tan ma­los co­mo el res­to de los ciu­da­da­nos, lo que no tie­nen es re­me­dio. Pa­re­ce irre­me­dia­ble su ex­tre­mo sec­ta­ris­mo. Aquí no hay de­ba­te del que pue­da sa­lir al­gún ti­po de acuer­do, sino trin­che­ras des­de las que de­rro­tar al ad­ver­sa­rio.

El par­ti­dis­mo exa­cer­ba­do ha­ce im­po­si­ble, in­clu­so im­pen­sa­ble, la sa­li­da más ló­gi­ca y ra­cio­nal a la cri­sis de la in­ves­ti­du­ra y la que me­jor re­fle­ja­ría la vo­lun­tad po­pu­lar (una coa­li­ción PSOE-Ciu­da­da­nos), y muy di­fí­ci­les las otras sa­li­das po­si­bles a una si­tua­ción tan nor­mal, y tan eu­ro­pea, co­mo la fal­ta de ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Lle­ga­re­mos al fra­ca­so de la re­pe­ti­ción de elec­cio­nes por el par­ti­dis­mo de to­dos los ac­to­res po­lí­ti­cos, in­clui­dos aque­llos que las van a per­der.

No hay con­flic­to del que los que tie­nen el po­der y los que lo am­bi­cio­nan no in­ten­ten sa­car ta­ja­da por en­ci­ma de cual­quier otra mo­ti­va­ción. Por en­ci­ma has­ta del in­te­rés de los per­ju­di­ca­dos. Pien­sen en la cri­sis de la lis­te­rio­sis an­da­lu­za, con dos­cien­tos en­fer­mos, va­rios muer­tos y nu­me­ro­sos abor­tos de pa­cien­tes em­ba­ra­za­das. En vez de ce­rrar fi­las en torno a la efi­caz res­pues­ta del sis­te­ma sa­ni­ta­rio pú­bli­co y con­tra los ges­to­res de la em­pre­sa cha­pu­ce­ra que ha pues­to en pe­li­gro la sa­lud de la gen­te, se po­ne el fo­co en el con­se­je­ro de Sa­lud y se exi­ge su di­mi­sión ya. Igual­men­te, la Jun­ta pre­su­me de ser un ejem­plo a ni­vel mun­dial de ges­tión de una cri­sis que to­da­vía es­tá en pa­ña­les, y el pro­pio con­se­je­ro tra­ta de des­viar la aten­ción pre­go­nan­do fa­llos, su­pues­tos o reales, de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les de Se­vi­lla, con las que com­par­te com­pe­ten­cias de con­trol sa­ni­ta­rio e hi­gie­ne ali­men­ta­ria. Don­de só­lo de­be ha­ber coope­ra­ción y leal­tad lo que en­con­tra­mos es con­fron­ta­ción y des­con­fian­za. Una par­te de los an­da­lu­ces ha reac­cio­na­do con histeria al in­só­li­to bro­te de lis­te­ria, pe­ro la ma­yor par­te de los po­lí­ti­cos tam­bién han ha­bla­do y ac­tua­do con la histeria del sec­ta­rio adic­to al po­der a cual­quier pre­cio. To­do los va­le pa­ra el con­ven­to.

Co­mo ha pa­sa­do en el pleno del Con­gre­so con la com­pa­re­cen­cia de Car­men Cal­vo so­bre la ges­tión de otra cri­sis, la del Open Arms. Na­die en la opo­si­ción fue ca­paz de ad­mi­tir que el Go­bierno, atra­pa­do en el di­le­ma max­we­be­riano en­tre la éti­ca de las con­vic­cio­nes y la éti­ca de la res­pon­sa­bi­li­dad, hi­zo lo que pu­do. Sí, fue una cha­pu­za, pe­ro es lo úni­co que ca­be ha­cer con un pro­ble­ma que no tie­ne so­lu­ción a cor­to o me­dio pla­zo: tram­pear, ir ti­ran­do, ce­rrar las fron­te­ras de­jan­do al­guno agu­je­ros hu­ma­ni­ta­rios... Yo creo que es lo que ha­rían PP y Cs si go­ber­na­ran, pe­ro co­mo es­tán en la opo­si­ción só­lo gri­tan que Pe­dro Sán­chez no tie­ne po­lí­ti­ca so­bre la in­mi­gra­ción y que ha­ce fal­ta una po­lí­ti­ca eu­ro­pea. Y Po­de­mos, en el po­der, de­ja­ría en­trar a to­do el mun­do has­ta pro­vo­car un es­ta­lli­do so­cial que arra­sa­ría to­dos los de­re­chos hu­ma­nos.

ja­gui­[email protected]­po­joly.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.