La Go­yes­ca re­sur­ge en el ca­po­te de Agua­do

● El es­pa­da cor­ta tres ore­jas en una ins­pi­ra­da tar­de de to­reo de ca­pa ● Mo­ran­te ob­tu­vo un tro­feo en el clá­si­co even­to tau­rino ron­de­ño an­te el ter­cer to­ro ● La co­rri­da de Juan Pe­dro sa­lió fal­ta de fuer­zas

Huelva Informacion - - Cultura Y Ocio Toros - Juan A. Ro­me­ra Fa­dón / RON­DA

La ciu­dad ca­lla­da. La fe­ria sin to­ros y los to­ros sin fe­ria. Las dos ca­ras de una di­co­to­mía que de­ja las pri­me­ras ba­jas en el ca­mino. El ja­que al ciu­da­dano de to­da la vi­da con­de­na­do a una go­yes­ca fue­ra de la se­ma­na con ma­yús­cu­las. Pa­ra Marx, lu­cha de cla­ses. Pa­ra el res­to, sim­ple­men­te to­ros. La ren­ta­bi­li­dad de un in­mue­ble pri­va­do co­mo ar­gu­men­to in­di­so­lu­ble. Se col­gó el car­tel de “no hay bi­lle­tes”, aun­que al­gu­nas pe­que­ñas cla­ras se pa­sea­ron en­tre el sol y som­bra has­ta ini­cia­do el fes­te­jo. Ron­da se­gui­rá sien­do la úni­ca má­qui­na del tiem­po in­ven­ta­da has­ta el mo­men­to. El úl­ti­mo ves­ti­gio del pa­sa­do que so­bre­vi­ve a la mo­der­ni­dad. Ca­da pa­so da­do en la cu­na del to­reo es la nos­tal­gia por un tiem­po no vi­vi­do. Por un re­cuer­do des­co­no­ci­do. Por cual­quier lu­gar de la his­to­ria que fue me­jor. O eso di­cen.

Aquí to­rea­ban Mo­ran­te y Agua­do que, si no lo su­pera, al me­nos igua­la el re­frán. Los 70 pa­sos des­de la puer­ta de cua­dri­llas has­ta las ce­ni­zas de Antonio Or­dó­ñez son me­tá­fo­ra de la dis­yun­ti­va pre­sen­ta­da ca­da tar­de de to­ros. La vi­da y la muer­te. Las ge­ne­ra­cio­nes re­tro­ali­men­ta­das que no coin­ci­die­ron.

El ca­mi­nar so­lem­ne, fes­ti­vo y fú­ne­bre a la vez, ca­den­te en su ale­gría, fue pre­lu­dio de la 63 co­rri­da go­yes­ca. Ha­bía un car­tel de ar­te que te­nía que ce­le­brar­se. El fes­te­jo era pro­pi­cio pa­ra que se re­me­mo­ra­ra aque­lla anéc­do­ta que cuen­tan de los je­sui­tas vas­cos, que en las jor­na­das elec­to­ra­les aca­ba­ban pre­gun­tan­do: “¿Cuál de los nues­tros ha ga­na­do?”. En ello dis­cu­rrió la tar­de, den­tro de un hoo­li­ga­nis­mo su­per­la­ti­vo.

La histeria de Pa­blo Agua­do se ex­ten­dió pron­to por los ten­di­dos. El to­reo de ca­pa aca­ba­ba de lle­gar a Ron­da; se vio en la ve­ró­ni­ca, se vio en las chi­cue­li­nas y se vio con dos me­dias que se ja­lea­ron en ca­da lan­ce. Co­sas del fa­na­tis­mo, que, an­tes del re­ma­te, ya ha­bía can­ta­do el olé. El re­sul­ta­do de ca­da ca­po­ta­zo hi­zo fi­nal­men­te jus­ti­cia. No se le pi­có na­da al flo­jí­si­mo se­gun­do. Iván Gar­cía sa­lu­dó tras de­jar dos sen­sa­cio­na­les pa­res. En la más ab­so­lu­ta ca­ren­cia de bra­vu­ra y fuer­za, so­bre­sa­lió un cam­bio de mano con se­llo de la ca­sa. Cuan­do to­mó la es­pa­da, al­gu­nos aplau­die­ron pa­ra ac­to se­gui­do acom­pa­sar las pal­mas co­mo pro­tes­ta ha­cia el ani­mal. Otra con­tra­dic­ción más. Ama­gó con echar­se el ani­ma­li­to has­ta que fi­nal­men­te hu­bo mo­ti­vo pa­ra ello. Un pin­cha­zo, otro y ca­yó. Pi­tos pa­ra el de Juan Pe­dro y ova­ción pa­ra el to­re­ro.

Agua­do echó las dos ro­di­llas en tie­rra y lan­ceó con una lar­ga cam­bia­da que lue­go acom­pa­ñó de me­dia do­ce­na de ve­ró­ni­cas que bien jus­ti­fi­ca­ron el pre­cio de la en­tra­da. Ven­drían más. Se le co­ló de ini­cios por el pi­tón iz­quier­do, re­sur­gien­do los pri­me­ros de­rro­tes pro­tes­to­nes que, con el pa­so de la fae­na, se fue­ron atem­pe­ran­do. La me­dia arran­ca­da sir­vió pa­ra en­la­zar va­rias tan­das ajus­ta­das por el de­re­cho. Pri­me­ro en la dis­tan­cia, des­pués en la cer­ca­nía. To­ma­ría de nue­vo la zur­da pa­ra tem­plar por es­te pi­tón, es­pe­cial­men­te des­ta­ca­bles los per­so­na­lí­si­mos re­ma­tes. Hu­bo más ar­te que to­ro, pre­do­mi­nan­cia del con­cep­to an­te las vi­ci­si­tu­des de la prác­ti­ca. La ban­da hi­zo un ama­go tar­dío de in­ter­pre­tar el pa­so­do­ble, que fue re­cri­mi­na­do por el pú­bli­co. Re­sur­gió nue­va­men­te el re­gus­to to­re­ro en el cie­rre y una me­dia es­to­ca­da sir­vió pa­ra que Agua­do cor­ta­ra la ore­ja.

En el sex­to –cómodo de he­chu­ras y más ter­cia­do que el res­to– apa­re­ció el ca­po­te de Agua­do. Ay, pa­ra qué más. Los nú­me­ros di­cen que fue­ron on­ce ve­ró­ni­cas y una me­dia. No de­ja de ser cier­to pe­ro la ver­dad es que aque­llo era mu­cho más. Ca­da lan­ce, una ca­ri­cia al ter­cio­pe­lo maes­tran­te. Un ho­me­na­je al ar­te del to­reo. Una jus­ti­fi­ca­ción de alar­de pa­ra aque­llos que lo vie­ron. Mu­cho más. La me­dia to­da­vía no ha acabado. Los som­bre­ros co­men­za­ron a so­bre­vol­var el úl­ti­mo pi­so has­ta ate­rri­zar en el rue­do. Las pal­mas por tan­gos ce­le­bra­ban la emo­ción. La son­ri­sa ocu­pó la ca­ra de su ma­dre. Lue­go un qui­te por chi­cue­li­nas en el fre­ne­sí de los ten­di­dos… Pe­ro las pal­mas por tan­gos se trans­for­ma­ron en gri­tos de “¡fue­ra, fue­ra!” cuan­do el to­ri­to em­pe­zó a no aguan­tar ni una tan­da com­ple­ta en pie. Po­co pu­do ha­cer y la fal­ta de fuer­za de­vol­vió a los es­pec­ta­do­res a la reali­dad. El pú­bli­co ova­cio­nó una fae­na que cul­mi­nó en una su­ce­sión de pin­cha­zos.

La co­sa no aca­bó ahí. Cuan­do pa­re­cía que to­do ha­bía lle­ga­do a su fin, una voz sa­li­da de la me­ga­fo­nía de­vol­vió la ilu­sión: “Aten­ción, el ma­ta­dor Pa­blo Agua­do va a li­diar un so­bre­ro”, re­ga­lo de Mo­ran­te de la Puebla. Sa­lió un so­bre­ro de Do­min­go Hernández, co­mo tam­bién sa­lió el ca­po­te del to­re­ro. Arre­ba­ta­do. Brin­dó a Ron­da y so­nó Con­cha fla­men­ca. El ini­cio fue­ron cua­tro car­te­les de to­ros. Des­pués un de­re­cha­zo, des­pués otro, des­pués un cam­bio de mano eterno. Des­pués… No hu­bo tiem­po pre­sen­te. Aque­llo era tan efí­me­ro que so­lo po­día re­si­dir en la con­cien­cia de los que lo vie­ron. La trom­pe­ra tem­pla­da mar­ca­ba el com­pás. La mano iz­quier­da fue la con­su­ma­ción de un to­re­ro. De un cam­bio de mo­men­to en la tau­ro­ma­quia. Po­co más hi­zo fal­ta. El sen­sa­cio­nal to­ro con­ti­nua­ba em­bis­tien­do por ba­jo an­te las ca­ri­cias de la fra­ne­la. Tras el es­pa­da­zo en­te­ro, el des­ma­dre de la pla­za. Mu­rió sin pun­ti­lla el to­ro y des­de pre­si­den­cia aso­ma­ron los dos pa­ñue­los blan­cos.

Mo­ran­te me­ció la ca­pa an­te el pri­mer Juan Pe­dro con el re­gus­to de la ve­ró­ni­ca. El to­ro ha­bía sa­li­do muer­to. Sin fon­do al­guno. Una tan­da bue­na por el iz­quier­do tu­vo. Lue­go el pú­bli­co aplau­dió más los úl­ti­mos de­re­cha­zos por un “¡Vi­va Es­pa­ña!” fue­ra de con­tex­to que por el ver­da­de­ro con­te­ni­do de los mis­mos. Pin­chó, de­jó me­dia y el ani­mal aca­bó ca­yen­do. El pú­bli­co guar­dó el si­len­cio.

Al ter­ce­ro, de co­rrec­ta pre­sen­ta­ción y jus­tas –por no de­cir es­ca­sas– defensas, lo re­ci­bió Mo­ran­te a la ve­ró­ni­ca. Se en­ros­ca­ría en el ti­ra­bu­zón de su ca­po­te pa­ra eje­cu­tar tres chi­cue­li­nas de es­bel­to re­sul­ta­do. Brin­dó a Abas­cal, el po­lí­ti­co, el ami­go. Mu­chos aplau­die­ron y otros pi­ta­ron. Las dos Es­pa­ñas. Lo cier­to es que el de La Puebla lle­nó de detalles una fae­na de co­si­tas, que di­rían al­gu­nos. En­ri­que­ció de gus­to unas tan­das por el de­re­cho, des­nu­tri­das de ajus­te pe­ro co­rea­das en la idio­sin­cra­sia del al­bo­ro­to. Lo de siem­pre. Las fa­ci­li­da­des del to­reo per­fi­le­ro y la lí­nea rec­ta que pron­to fue­ron su­pli­das por ajus­ta­dos naturales, de cin­tu­ra en­ca­ja­da y mu­le­ta­zo a la es­pal­da. Cul­mi­nó la fae­na en los re­ma­tes, los mo­li­ne­tes so­bre la ver­ti­ca­li­dad de su eje y una tan­da de­re­chis­ta que aca­ba­ría con un pin­cha­zo, una es­to­ca­da en­te­ra y la ore­ja (tras avi­so) en ma­nos de Mo­ran­te.

En el quin­to, man­so de sa­li­da, Raúl Ra­mí­rez eje­cu­tó el sal­to con ga­rro­cha. Lo úni­co re­se­ña­ble. Con la mu­le­ta, el to­re­ro acen­tuó los de­fec­tos del de Juan Pe­dro, op­tan­do por abre­viar di­rec­ta­men­te. Con la es­pa­da se reite­ró a pin­char y ha­cien­do guar­dia en la úl­ti­ma en­tra­da. Un ve­cino de lo­ca­li­dad, vien­do que no ha­bía ma­ne­ra de que Mo­ran­te de­ja­ra la es­pa­da, gri­tó: “¡Da­le car­ne me­chá!”. Pues eso. Si­len­cio pa­ra el de la Puebla y apo­teo­sis de un des­co­mu­nal ca­po­te­ro Pa­blo Agua­do. Aque­llas ve­ró­ni­cas que­da­rán por siem­pre. ¿Pa­ra qué más?

Mo­ran­te de la Puebla brin­dó el ter­ce­ro a San­tia­go Abas­cal, el po­lí­ti­co, el ami­go

DA­NIEL PÉ­REZ / EFE

Pa­blo Agua­do, con el so­bre­ro al que cor­tó las dos ore­jas, ayer, en la Pla­za de To­ros de la Maes­tran­za de Ron­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.