URRACAS

Huelva Informacion - - Opinión - LUIS SÁN­CHEZ-MOLINÍ lmo­li­[email protected]­po­joly.com

EN­RI­QUE Gar­cía-Máiquez se la­men­ta­ba la otra no­che de que el nom­bre de Urra­ca se es­tá per­dien­do irre­me­dia­ble­men­te en el Re­gis­tro Ci­vil. Gra­cias a in­da­ga­cio­nes pos­te­rio­res he­mos com­pro­ba­do que al poe­ta de El Puer­to de San­ta Ma­ría le asis­te, una vez más, la ra­zón. Al pa­re­cer, la ex­tin­ción se con­su­mó ha­ce ya al­gu­nos años y la úl­ti­ma mu­jer que lo por­tó fa­lle­ció en 2013, per­dién­do­se de­fi­ni­ti­va­men­te una dig­ni­dad que os­ten­ta­ron las más ran­cias y al­ti­vas da­mas de As­tu­rias, León, Cas­ti­lla y Por­tu­gal. En una so­cie­dad en la que has­ta el bo­rre­go más con­tu­maz pre­su­me de ori­gi­na­li­dad e in­de­pen­den­cia, na­die se atre­ve­ría a po

ner a una de sus hi­jas un nom­bre tan con­tun­den­te y so­no­ro co­mo el que nos ocu­pa, pe­se a re­mi­tir a una de las aves más in­te­li­gen­tes y ad­mi­ra­bles que sur­can los cie­los de Eu­ro­pa.

Ya na­die le po­ne Urra­ca a sus re­to­ños, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que los es­pa­ño­les ac­tua­les, es­pe­cial­men­te los que en­gro­san eso que he­mos bau­ti­za­do co­mo “cla­se po­lí­ti­ca”, no si­gan prac­ti­can­do los vi­cios del in­quie­to y ver­sá­til cór­vi­do blan­qui­ne­gro. Re­cor­de­mos, sin ir más le­jos, la enig­má­ti­ca ma­nía de lle­var­se al ni­do ob­je­tos bri­llan­tes que pre­via­men­te han si­do sus­traí­dos a un des­di­cha­do, tal co­mo le ocu­rrió en uno de los ál­bu­mes de Her­gé a la blon­da Cas­ta­fio­re, la te­rri­ble di­va que mar­ti­ri­za­ba los oí­dos dip­só­ma­nos del ca­pi­tán Had­dock. Los pe­na­les de Es­pa­ña es­tán re­ple­tos de las ma­ri­cas (así nom­bran a nues­tra ave­ci­lla en al­gu­nos pa­gos ibé­ri­cos) que fue­ron sor­pren­di­das ha­cien­do de­ma­sia­dos via­jes en­tre los jo­ye­ros de la Ha­cien­da pú­bli­ca y sus mo­ra­das, ge­ne­ral­men­te cons­trui­das con bo­rra aje­na. Tam­bién de los que, co­mo di­cen en Ca­ta­lu­ña, qui­sie­ron dar­nos urra­ca por per­diz, que es la ver­sión aé­rea y ca­ta­lu­fa del más car­pe­to­ve­tó­ni­co “ca­mino fran­cés, dan ga­to por res”.

Pe­ro don­de se ob­ser­va una ma­yor afi­ni­dad en­tre la pi­ca­za (otro de los he­te­ró­ni­mos del pá­ja­ro) y nues­tros po­lí­ti­cos es en el gus­to por la pa­la­bre­ría hue­ca, de­fec­to que la ma­la­jo­sa sa­bi­du­ría po­pu­lar re­pro­cha a am­bos se­mo­vien­tes. Bue­na prue­ba de lo di­cho la he­mos te­ni­do es­te agos­to ya ca­dá­ver, en el que el par­lo­teo po­lí­ti­co se ha mez­cla­do sin per­mi­so ni con­si­de­ra­ción con los gri­tos de los ni­ños en la pla­ya, la be­rrea de los jó­ve­nes en la ma­dru­ga­da y los po­pu­rrís de mú­si­ca ver­be­ne­ra en las al­deas es­tre­lla­das. Co­mo gam­be­rros que per­tur­ban la sies­ta, nues­tros po­lí­ti­cos nos han mo­les­ta­do ca­si por pla­cer, sin que tan­to be­ren­je­nal ha­ya ser­vi­do pa­ra na­da. Inau­gu­ra­mos sep­tiem­bre co­mo clau­su­ra­mos ju­lio, sin Go­bierno y sin di­ne­ro, pe­ro con el co­lor y el per­fu­me del ve­ra­neo aún en el cuer­po. Po­dría ha­ber si­do peor.

Inau­gu­ra­mos sep­tiem­bre co­mo clau­su­ra­mos ju­lio, sin Go­bierno ni di­ne­ro, pe­ro con el co­lor y el per­fu­me de agos­to en el cuer­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.