“El ‘cohou­sing’ pa­ra ma­yo­res no vie­ne a sus­ti­tuir a las re­si­den­cias”

Huelva Informacion - - Televisión - Ana S. Ame­nei­ro

–Cuén­te­nos su ex­pe­rien­cia en Sue­cia con las viviendas co­la­bo­ra­ti­vas ( cohou­sing) pa­ra ma­yo­res y sus be­ne­fi­cios.

–Co­mo par­te de nues­tro pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción so­bre viviendas co­la­bo­ra­ti­vas fi­nan­cia­das con di­ne­ro pú­bli­co, vi­si­ta­mos va­rios cohou­sing y es­tu­vi­mos alojados en Dun­der­ba­ken, en Es­to­col­mo. Son va­rios edi­fi­cios pú­bli­cos que la Ad­mi­nis­tra­ción lo­cal ce­de a una coope­ra­ti­va que ges­tio­na el al­qui­ler de las viviendas. Los be­ne­fi­cia­rios son so­cios de la coope­ra­ti­va. Los ma­yo­res ha­cen una vi­da muy co­mu­ni­ta­ria y, so­bre to­do, al asu­mir las res­pon­sa­bi­li­da­des de or­ga­ni­za­ción, se sien­ten úti­les. La ac­ti­vi­dad prin­ci­pal es la ce­na, que se desa­rro­lla en un co­me­dor prin­ci­pal. Ellos mis­mos se or­ga­ni­zan por gru­pos pa­ra la com­pra de los ali­men­tos, or­ga­ni­zar los dis­tin­tos me­nús y co­ci­nar por tur­nos se­ma­na­les. Ése es el me­jor mo­men­to del día pa­ra ellos, por­que sa­ben que no es­tán so­los. El va­lor es­tá en la par­ti­ci­pa­ción y en sen­tir­se par­te de un pro­yec­to co­mún.

--¿Qué per­fil de per­so­na eli­ge es­ta op­ción?

–Per­so­nas ma­yo­res e in­de­pen­dien­tes, que tienen mu­chí­si­mo que apor­tar a la so­cie­dad. No se les pue­de de­jar de la­do. Pa­ra po­ten­ciar el en­ve­je­ci­mien­to ac­ti­vo un ele­men­to cla­ve es dar al ma­yor par­ti­ci­pa­ción y voz. Es­tas per­so­nas es­tán de­man­dan­do au­to­ges­tio­nar­se en su vi­da per­so­nal y en re­la­ción a sus pro­pias viviendas; quie­ren vi­vir con quien ellos eli­gen, en co­mu­ni­da­des, acom­pa­ña­dos por­que la so­le­dad es el ma­yor pro­ble­ma al que se en­fren­tan. Que la so­cie­dad les es­cu­che y que los po­de­res pú­bli­cos les apo­yen. –¿En qué si­tua­ción es­ta­mos en Es­pa­ña? –Es­ta­mos en los ini­cios del cohou­sing. Otros paí­ses de Eu­ro­pa nos lle­van 40 años de ven­ta­ja. En Sue­cia sur­gió en los años 60, co­mo una al­ter­na­ti­va pa­ra las fa­mi­lias con hi­jos que desea­ban un es­ti­lo de vi­da más co­mu­ni­ta­rio que per­mi­tie­se a la mu­jer com­pa­gi­nar su vi­da fa­mi­liar y pro­fe­sio­nal. En los años 90 em­pe­za­ron a pro­li­fe­rar los cohou­sing sé­nior, con el ob­je­to de mi­ti­gar la so­le­dad que afec­ta a mu­chos ma­yo­res. –En Es­pa­ña, el pro­ble­ma pa­ra que se pro­mue­van ini­cia­ti­vas pú­bli­cas de es­te ti­po es la nor­ma­ti­va. –No só­lo. Pri­me­ro ha­ce fal­ta vo­lun­tad po­lí­ti­ca. Tam­bién ha­brá que ha­cer re­for­mas le­ga­les, co­mo su­ce­dió en Di­na­mar­ca, Sue­cia, Ho­lan­da o Ale­ma­nia. Hay que eli­mi­nar tra­bas co­mo las lis­tas de es­pe­ra en fun­ción de la ren­ta, pues cuan­do ha­bla­mos de cohou­sing ha­ce­mos re­fe­ren­cia a una co­mu­ni­dad in­ten­cio­nal, en la que fun­cio­nan otro ti­po de pa­rá­me­tros más allá de los re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Es un de­ber so­cial cui­dar de los ma­yo­res, de to­dos, co­mo su­ce­de con los me­no­res, no por su ni­vel de ren­ta. En al­gu­nas nor­ma­ti­vas co­mu­ni­ta­rias se exi­ge que los ma­yo­res se des­pren­dan de sus viviendas pa­ra in­gre­sar en el cohou­sing, lo que tam­bién re­sul­ta cos­to­so pa­ra ellos, des­de el mo­men­to en que la cul­tu­ra del pa­tri­mo­nio es­tá muy arrai­ga­da en nues­tra so­cie­dad, y en es­pe­cial en los ma­yo­res, quie­nes a es­tas eda­des pien­san en la he­ren­cia que de­ja­rán a sus hi­jos. No se pue­de pe­dir a es­tas per­so­nas que re­nun­cien a to­do y prue­ben a vi­vir en un cohou­sing, por­que siem­pre se co­rre el ries­go de no adap­tar­se y que­rer vol­ver a ca­sa.

–Pa­ra que la ren­ta men­sual del cohou­sing sea ase­qui­ble, la Ad­mi­nis­tra­ción de­be in­vo­lu­crar­se.

––Cla­ro, la cla­ve es que la Ad­mi­nis­tra­ción se in­vo­lu­cre, que las em­pre­sas pú­bli­cas de vi­vien­da se com­pro­me­tan con es­tos pro­yec­tos al­qui­lan­do un edi­fi­cio a una coope­ra­ti­va o a una aso­cia­ción. Y los ma­yo­res en­tran a for­mar par­te de la coope­ra­ti­va co­mo so­cios. Ten­drían un de­re­cho de uso vi­ta­li­cio so­bre la vi­vien­da y to­das las zo­nas co­mu­nes, a mo­do de arren­da­mien­to, por­que pa­gan una ren­ta. En Sue­cia, en los cohou­sing fi­nan­cia­dos por la Ad­mi­nis­tra­ción, los so­cios pa­gan en­tre 600 y 800 eu­ros en fun­ción del ta­ma­ño de los apar­ta­men­tos. –El cam­bio de las es­truc­tu­ras fa­mi­lia­res obli­ga a pen­sar en op­cio­nes pa­ra los ma­yo­res au­to­su­fi­cien­tes

–Las es­truc­tu­ras fa­mi­lia­res ca­da vez se es­tán de­sin­te­gran­do más. De ca­da de ca­da 100 ma­tri­mo­nios, 60 se di­vor­cian en nues­tro país, los hi­jos se mar­chan a es­tu­diar fue­ra y mu­chas pa­re­jas no tienen des­cen­den­cia. La fa­mi­lia no va a ser el ám­bi­to na­tu­ral de cui­da­do de los ma­yo­res. Pe­ro el ma­yor pro­ble­ma pa­ra los ma­yo­res que es­tán bien de sa­lud y son au­to­su­fi­cien­tes es que vi­ven so­los y se sien­ten so­los. Ese es un pro­ble­ma que hay que ata­jar. La so­cie­dad tie­ne que es­tar pre­pa­ra­da por­que los ma­yo­res de 80 años se mul­ti­pli­ca­rán por cua­tro en 2050 y el Es­ta­do so­cial no pue­de des­aten­der­los. –¿Qué opi­na de las re­si­den­cias de ma­yo­res?

–Las re­si­den­cias de ma­yo­res cum­plen un pa­pel fun­da­men­tal: res­pon­den a una ne­ce­si­dad so­cial. De­ben se­guir exis­tien­do y me­jo­rán­do­se. El cohou­sing no vie­ne a sus­ti­tuir­las. Son op­cio­nes dis­tin­tas pa­ra es­ti­los de vi­da dis­tin­tos y pa­ra per­so­nas con ne­ce­si­da­des di­fe­ren­tes.

En Es­pa­ña ha­ce fal­ta vo­lun­tad po­lí­ti­ca y re­for­mas le­ga­les, co­mo su­ce­dió en Di­na­mar­ca o Sue­cia”

JUAN CAR­LOS VÁZ­QUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.