UNA PRO­PUES­TA LÓ­GI­CA, PE­RO EXTEMPORÁN­EA

Huelva Informacion - - Opinión -

LA pro­pues­ta lan­za­da ayer por el vi­ce­pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía, Juan Ma­rín (Ciu­da­da­nos), de con­vo­car una Con­fe­ren­cia de Pre­si­den­tes pa­ra aco­me­ter de una vez por to­das el sis­te­ma de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca, que lle­va cin­co años ca­du­ca­do, pue­de con­si­de­rar­se co­mo una ma­nio­bra de dis­trac­ción en unos mo­men­tos en los que la ges­tión de la Ad­mi­nis­tra­ción an­da­lu­za en la cri­sis sa­ni­ta­ria por la lis­te­rio­sis es­tá sien­do pues­ta en cues­tión. La ini­cia­ti­va de Ma­rín no es en ab­so­lu­to dis­pa­ra­ta­da, pe­ro el lí­der de Cs de­be­ría sa­ber que, hoy por hoy, con un Go­bierno cen­tral en fun­cio­nes y la es­pa­da de Da­mo­cles de un ade­lan­to elec­to­ral, só­lo pue­de ser­vir pa­ra ha­cer rui­do me­diá­ti­co y cap­tar ti­tu­la­res, co­mo de he­cho ha con­se­gui­do. Fi­na­li­za­do agos­to, la si­tua­ción po­lí­ti­ca si­gue exac­ta­men­te igual que cuan­do la gran ma­yo­ría de ciu­da­da­nos se fue­ron de va­ca­cio­nes. La pa­rá­li­sis po­lí­ti­ca es ya el pro­ble­ma más gra­ve del país y, en es­te con­tex­to, pe­dir la ce­le­bra­ción de una Con­fe­ren­cia de Pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos –ór­gano que creó José Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en 2004 y que has­ta la fe­cha se ha reuni­do só­lo en seis oca­sio­nes– es al­go com­ple­ta­men­te ex­tem­po­rá­neo. Si Ma­rín quie­re abrir fren­tes con el Eje­cu­ti­vo de Ma­drid de­be­ría bus­car otros más ade­cua­dos a la reali­dad po­lí­ti­ca an­da­lu­za.

Aho­ra bien, una vez que se so­lu­cio­ne la ac­tual cri­sis po­lí­ti­ca y Es­pa­ña ten­ga un Go­bierno es­ta­ble con el que en­ca­rar una nue­va le­gis­la­tu­ra, no se de­be­ría desoír la pro­pues­ta de Ma­rín. Co­mo ya he­mos se­ña­la­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, Es­pa­ña y An­da­lu­cía no pue­den se­guir fun­cio­nan­do con el ac­tual sis­te­ma de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca, que con­de­na a nues­tra co­mu­ni­dad au­tó­no­ma –y a otras mu­chas re­gio­nes– a una in­fra­fi­nan­cia­ción al­ta­men­te le­si­va pa­ra los in­tere­ses de los ciu­da­da­nos, con con­se­cuen­cias en la sa­ni­dad, la edu­ca­ción, los ser­vi­cios so­cia­les y otros asun­tos de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra el Es­ta­do del bie­nes­tar. Aun­que An­da­lu­cía ha di­cho por ac­ti­va y por pa­si­va que ne­ce­si­ta 4.000 mi­llo­nes de eu­ros, lle­va­mos cin­co años dan­do vuel­tas a la re­for­ma de la fi­nan­cia­ción sin que se so­lu­cio­ne el pro­ble­ma.

Lo pri­me­ro, por tan­to, que de­be­ría ha­cer el vi­ce­pre­si­den­te Ma­rín es exi­gir –em­pe­zan­do por su pro­pio par­ti­do y lí­der na­cio­nal– la for­ma­ción de un Eje­cu­ti­vo cen­tral que pue­da afron­tar los pro­ble­mas más ur­gen­tes del país, en­tre los que sin du­da se en­cuen­tra el de la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca.

Pe­dir una Con­fe­ren­cia de Pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos cuan­do aún no te­ne­mos ni Go­bierno cen­tral es un brin­dis al sol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.