Con­de­na­do a dos años el ex­se­cre­ta­rio del SUP por aco­sar al ins­pec­tor de la Po­li­cía

Huelva Informacion - - Huelva - Ra­quel Ren­dón HUEL­VA

La ti­tu­lar del Pe­nal 3 con­si­de­ra a Gar­cía Me­del au­tor de un de­li­to con­tra la in­te­gri­dad mo­ral y de otro con­ti­nua­do de calumnias

La ti­tu­lar del Juz­ga­do de lo Pe­nal 3 de Huel­va ha con­de­na­do a dos años de pri­sión al ex­se­cre­ta­rio pro­vin­cial del Sin­di­ca­to Uni­fi­ca­do de Po­li­cía (SUP) Fran­cis­co Gar­cía Me­del por la “cam­pa­ña de ven­gan­za” que man­tu­vo du­ran­te años con­tra el ins­pec­tor Emi­lio Fer­nán­dez, quien en 2008 di­ri­gía el Gru­po IV de la Po­li­cía Ju­di­cial de Huel­va y or­de­nó la de­ten­ción de va­rios po­li­cías na­cio­na­les por vio­len­cia ma­chis­ta.

Co­mo cons­ta en la sen­ten­cia, a la que ha te­ni­do ac­ce­so en pri­mi­cia Huel­va In­for­ma­ción, la ma­gis­tra­da con­si­de­ra a Gar­cía Me­del au­tor de un de­li­to con­tra la in­te­gri­dad mo­ral, por lo que lo con­de­na a un año de pri­sión, a la prohi­bi­ción de acer­car­se a me­nos de 200 me­tros o de co­mu­ni­car­se con la víc­ti­ma du­ran­te dos años, y a in­dem­ni­zar­la con 200.000 eu­ros, de los que la mi­tad ten­drán que ser asu­mi­dos por el SUP.

Ade­más, lo con­de­na a otro año de pri­va­ción de li­ber­tad por un de­li­to con­ti­nua­do de calumnias. En am­bos ilí­ci­tos la ma­gis­tra­da ha apli­ca­do la ate­nuan­te de di­la­cio­nes in­de­bi­das por los nue­ve años que han trans­cu­rri­do des­de el ini­cio del pro­ce­di­mien­to. El ex­se­cre­ta­rio del sin­di­ca­to po­li­cial ten­drá que su­fra­gar las cos­tas ju­di­cia­les.

La ti­tu­lar del Pe­nal 3, Es­te­la San José, lo ab­suel­ve, eso sí, de los de­li­tos de le­sio­nes y de in­ju­rias de los que tam­bién ve­nía impu­tado. La ma­gis­tra­da lle­ga a la con­clu­sión de que el acu­sa­do era “per­fec­ta­men­te cons­cien­te de to­dos sus ac­tos” y no tie­ne du­das de que “el ori­gen” del aco­so sal­va­je al que fue so­me­ti­do Fer­nán­dez es­tu­vo “en la de­ten­ción de los agen­tes de Po­li­cía Na­cio­nal”.

Asi­mis­mo, ob­ser­va que “to­do vino de­ri­va­do de tal in­ci­den­te” en la de­ten­ción de “un com­pa­ñe­ro que ha­bía co­me­ti­do gra­ves he­chos re­la­cio­na­dos con la vio­len­cia de gé­ne­ro, de los que le acu­sa­ba su es­po­sa, de­ten­ción acom­pa­ña­da de otras dos que ter­mi­na­ron en dos de los ca­sos con im­por­tan­tes con­de­nas”.

Por ello, “no se pue­de en­ten­der, co­mo pre­ten­den el Mi­nis­te­rio Fis­cal y las de­fen­sas, que es­te­mos an­te he­chos ais­la­dos que ca­re­cen de re­le­van­cia pe­nal”. Hay que re­cor­dar que la Fis­ca­lía so­li­ci­tó la ab­so­lu­ción de Gar­cía Me­del.

Un ex­trac­to de los fun­da­men­tos de de­re­cho re­su­me bien el in­fierno pa­de­ci­do por el ins­pec­tor je­fe Fer­nán­dez: “Mi­nar cons­tan­te­men­te la au­to­ri­dad de un ins­pec­tor de Po­li­cía, atri­buir­le un tra­to des­pó­ti­co y de­gra­dan­te, afir­mar sin ru­bor que co­me­te de­li­tos de aco­so la­bo­ral e in­clu­so se­xual, lle­var a ca­bo pu­bli­ca­cio­nes en re­vis­tas y pá­gi­nas webs de gran re­per­cu­sión en el Cuer­po, boi­co­tear cuan­ta po­si­bi­li­dad de re­co­no­ci­mien­to de mé­ri­tos tu­vie­ra, uti­li­zar cuan­to cau­ce administra­tivo exis­te pa­ra co­lo­car­lo en el pun­to de mi­ra de su­pe­rio­res y de igua­les, lle­gar a de­nun­ciar a los ser­vi­cios mé­di­cos una su­pues­ta y fal­sa si­tua­ción de ries­go pa­ra ter­ce­ros por una en­fer­me­dad ori­gi­na­da por to­do lo an­te­rior, de­ci­mos que no hay du­da de que to­do ello es una cla­ra ex­pre­sión del tra­to de­gra­dan­te que me­nos­ca­ba la in­te­gri­dad mo­ral”.

AL­BER­TO DO­MÍN­GUEZ

El ins­pec­tor je­fe Emi­lio Fer­nán­dez, con las víc­ti­mas de be­bés ro­ba­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.