Los be­ne­fi­cios de via­jar en so­li­ta­rio

● Un au­men­to de la se­gu­ri­dad, la au­to­es­ti­ma y la ca­pa­ci­dad pa­ra to­mar de­ci­sio­nes son al­gu­nas de las me­jo­ras que con­lle­va re­co­rrer el mun­do sin com­pa­ñía al­gu­na

Huelva Informacion - - Vivir En Huelva - S. V.

Via­jar só­lo ha de­ja­do de ser una ex­cen­tri­ci­dad y se es­tá con­so­li­dan­do co­mo una op­ción que, in­clu­so, con­tri­bu­ye al bie­nes­tar per­so­nal. Al au­ge de es­ta nue­va ten­den­cia, co­mo explican va­rios ex­per­tos de la Uni­ver­si­ta Obre­ra de Ca­ta­lun­ya (UOC), con­tri­bu­yen tan­to los cam­bios so­cio­de­mo­grá­fi­cos que ha ex­pe­ri­men­ta­do la so­cie­dad a lo lar­go de las úl­ti­mas dé­ca­das co­mo las fa­ci­li­da­des que apor­ta la tec­no­lo­gía.

El pro­fe­sor de los Es­tu­dios de Eco­no­mía y Em­pre­sa de la UOC Pa­blo Díaz con­si­de­ra que el au­ge de los so­lo tra­ve­llers es una “di­ná­mi­ca pro­pia de los tiem­pos en que vi­vi­mos”, por­que se via­ja más y los va­lo­res que se aso­cian a es­te ti­po de via­jes es­tán tam­bién en au­ge y por­que la po­si­bi­li­dad de com­par­tir y di­fun­dir es­tas ex­pe­rien­cias se ha fa­ci­li­ta­do enor­me­men­te por las re­des so­cia­les. Al éxi­to de la fór­mu­la se aña­de aho­ra el aba­ra­ta­mien­to de las op­cio­nes de alo­ja­mien­to y mo­vi­li­dad en so­li­ta­rio, tra­di­cio­nal­men­te más ca­ras. “Se es­tán vien­do dis­mi­nui­das por la ma­yor f le­xi­bi­li­dad a la ho­ra de es­co­ger fe­chas y la ade­cua­ción de la ofer­ta a es­te nue­vo ni­cho de mer­ca­do”, sos­tie­ne Díaz.

Otro mo­ti­vo de es­te au­ge lo in­di­ca el pro­fe­sor de los Es­tu­dios de Eco­no­mía y Em­pre­sa y di­rec­tor del más­ter uni­ver­si­ta­rio de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va, Lluís Ga­ray. Ase­gu­ra que al­gu­nas de las mo­ti­va­cio­nes que más se han desa­rro­lla­do los úl­ti­mos años fa­vo­re­cen pre­ci­sa­men

Ade­más del au­to­co­no­ci­mien­to, es­tos via­jes ayu­dan a rom­per mi­tos cul­tu­ra­les

te el via­jar so­lo, “co­mo por las re­la­cio­na­das con el de­por­te, la mon­ta­ña o in­clu­so aque­llas re­la­cio­na­das con el au­to­co­no­ci­mien­to”. As­pec­tos co­mo el en­ve­je­ci­mien­to, la cri­sis de mo­de­los de fa­mi­lia tra­di­cio­nal o el em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino tienen bas­tan­te que ver con to­do ello. “Tam­bién es fá­cil en­ten­der que una per­so­na sol­te­ra con unos in­gre­sos me­dios-al­tos y con su­fi­cien­tes días de va­ca­cio­nes dis­po­ne de unas opor­tu­ni­da­des que otros per­fi­les no tienen”, aña­de el pro­fe­sor de la UOC.

La tec­no­lo­gía no es aje­na a es­ta nue­va mo­da­li­dad de via­jar y re­sul­ta de gran ayu­da pa­ra los que via­jan so­los. El pro­fe­sor Pa­blo Díaz des­ta­ca la ayu­da que la tec­no­lo­gía ofre­ce a la ho­ra de pla­ni­fi­car el via­je con in­de­pen­den­cia y f le­xi­bi­li­dad. Pe­ro tam­bién en el mo­men­to pre­vio a ini­ciar el via­je la tec­no­lo­gía es cla­ve pa­ra mo­ti­var al via­je­ro so­li­ta­rio. “Se ve­rán ins­pi­ra­dos por otros via­je­ros so­li­ta­rios que ha­cen uso in­ten­si­vo de la tec­no­lo­gía me­dian­te las re­des so­cia­les o los blogs en los que do­cu­men­tan la ex­pe­rien­cia”, apun­ta Díaz.

Du­ran­te el via­je, la tec­no­lo­gía con­ti­nua­rá al ser­vi­cio del usua­rio. “El sen­ti­mien­to de so­le­dad en el mo­men­to de via­jar se pue­de ver dis­mi­nui­do por el uso de las re­des so­cia­les que per­mi­ten com­par­tir las ex­pe­rien­cias con sus se­res más cer­ca­nos”, ex­pli­ca Díaz. La tec­no­lo­gía, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, tam­bién pue­de con­tri­buir a re­du­cir el sen­ti­mien­to de so­le­dad o in­clu­so a re­sol­ver­lo en des­tino si el via­je­ro la uti­li­za pa­ra re­la­cio­nar­se con otros via­je­ros o lo­ca­les usan­do apli­ca­cio­nes de en­cuen­tro, ac­ti­vi­da­des o com­par­tir des­pla­za­mien­tos.

Ade­más de las ven­ta­jas que via­jar so­lo pue­de te­ner des­de el pun­to de vis­ta lo­gís­ti­co, es­tá com­pro­ba­do que tam­bién com­por­ta be­ne­fi­cios pa­ra el de­sa­rro­llo de la au­to­no­mía y la ma­du­rez de las per­so­nas. La pro­fe­so­ra co­la­bo­ra­do­ra de los Es­tu­dios de Psi­co­lo­gía y Cien­cias de la Edu­ca­ción Sil­via Su­mell re­su­me en es­ta lis­ta las principale­s ven­ta­jas de via­jar en so­li­ta­rio. Au­men­ta­mos nues­tra se­gu­ri­dad y au­to­es­ti­ma; me­jo­ra­mos nues­tra to­ma de de­ci­sio­nes; au­men­ta nues­tro ni­vel de bie­nes­tar glo­bal; en el ce­re­bro se crean nue­vas co­ne­xio­nes neu­ro­na­les, ya que se ex­po­ne a si­tua­cio­nes nue­vas. Ade­más, apren­de­mos a es­tar con no­so­tros mis­mos; rom­pe­mos el mi­to de que se via­ja so­lo por­que no te­ne­mos ami­gos o al­guien con quien ir; apren­de­mos a en­fren­tar­nos a sen­sa­cio­nes o sen­ti­mien­tos que si va­mos en pa­re­ja o en gru­po po­si­ble­men­te evi­ta­ría­mos; apren­de­mos a bus­car re­cur­sos pa­ra re­sol­ver di­fe­ren­tes pro­ble­mas o si­tua­cio­nes que nos pue­dan sur­gir. Tam­bién po­ten­cia­mos o es­ti­mu­la­mos di­fe­ren­tes áreas cog­ni­ti­vas co­mo la orien­ta­ción es­pa­cial, la ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­za­ción y pla­ni­fi­ca­ción, las fun­cio­nes eje­cu­ti­vas, la ca­pa­ci­dad de aten­ción, con­cen­tra­ción y me­mo­ria, el apren­di­za­je o la prác­ti­ca de un idio­ma o pa­la­bras nue­vos, ade­más de la po­ten­cia­ción de nues­tras ha­bi­li­da­des so­cia­les. Por úl­ti­mo, rom­pe­mos fal­sos mi­tos so­bre la gen­te, cul­tu­ras, es­que­mas que te­ne­mos o pre­jui­cios.

Ade­más de los pros, tam­bién hay que ad­ver­tir de los con­tras de es­ta for­ma de via­je. Pa­blo Díaz apun­ta que la in­di­vi­dua­li­za­ción de las re­des so­cia­les pue­de ge­ne­rar el lla­ma­do FOMO (fear of mis­sing out). “La preo­cu­pa­ción por per­der­se al­go de lo que ge­ne­ran las re­des so­cia­les por la con­ti­nua ex­po­si­ción de ex­pe­rien­cias tie­ne un efec­to lla­ma­da en los via­je­ros so­los que quie­ren sa­tis­fa­cer esas ne­ce­si­da­des crea­das en las re­des”, ex­pli­ca. Tam­bién hay du­das en cuan­to a la se­gu­ri­dad de las mu­je­res que via­jan so­las, un gru­po cre­cien­te. Y fi­nal­men­te de­be te­ner­se en cuen­ta una ti­po­lo­gía de via­je­ro so­li­ta­rio que, co­mo apun­ta Díaz, “son des­gra­cia­da­men­te los tu­ris­tas por mo­ti­vos se­xua­les, que se des­pla­zan a geo­gra­fías muy di­ver­sas don­de por mo­ti­vos le­ga­les o eco­nó­mi­cos en­cuen­tran más fá­cil la sa­tis­fac­ción de sus de­seos”.

Por su par­te, Ga­ray re­cuer­da el re­to que es­ta nue­va ten­den­cia re­pre­sen­ta pa­ra la in­dus­tria tu­rís­ti­ca. Los des­ti­nos que re­ci­ban via­je­ros so­li­ta­rios ten­drán que ha­cer cam­bios “es­pe­cial­men­te en cuan­to al ti­po de alo­ja­mien­to (ha­bi­ta­cio­nes de uso in­di­vi­dual), res­tau­ra­ción (op­cio­nes pa­ra via­je­ros en so­li­ta­rio) u ocio (es­to ya más vin­cu­la­do con las mo­ti­va­cio­nes)”.

M. G.

Una de las ven­ta­jas de via­jar en so­li­ta­rio es la po­si­bi­li­dad de co­no­cer­se a sí mis­mo.

M. G.

La Gran Mu­ra­lla Chi­na es uno de los des­ti­nos a los que acu­dir en so­li­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.