“En Es­pa­ña nos da re­pe­lús va­lo­rar nues­tras ha­za­ñas”

Huelva Informacion - - Huelva Indomación - Fran­cis­co Correal

–¿Qué es la Zan­fo­ña?

–Era un ins­tru­men­to me­die­val que uti­li­za­ban los ju­gla­res. Era al­ta tec­no­lo­gía de la Edad Me­dia apli­ca­da a con­tar his­to­rias. Mi pri­mo Ál­va­ro es mú­si­co, es co­mo mi her­mano ma­yor, en el año 2000 crea­mos La Zan­fo­ña Mu­si­cal pa­ra es­pec­tácu­los au­dio­vi­sua­les.

–Los Go­ya de Se­vi­lla a Má­la­ga...

–El éxi­to en Se­vi­lla fue to­tal, la gen­te del ci­ne que­dó alu­ci­na­da. Lo im­por­tan­te es que si­guen en An­da­lu­cía.

–Ta­ran­tino ha di­cho que

Éra­se una vez en Holly­wood se­rá su pe­núl­ti­ma pe­lí­cu­la...

–Lo de la pe­núl­ti­ma sue­na a cuan­do es­tás en el bar. El ci­ne, más que un ve­neno, son gló­bu­los ro­jos que es­tán en el adn de los que nos de­di­ca­mos a con­tar his­to­rias, pe­ro siem­pre hay un mo­men­to en que uno di­ce has­ta aquí lle­gué.

–¿Ve­neno sin an­tí­do­to?

–Lo que me gus­ta de Ta­ran­tino o Scor­se­se es que siem­pre es­tán rein­ven­tán­do­se. En su úl­ti­ma pe­lí­cu­la o en Mal­di­tos bas­tar­dos in­ten­ta cam­biar el cur­so de la his­to­ria. Cuen­tan his­to­rias que es­tán en la ca­lle. Esos que ha­blan de su pro­pia obra no me in­tere­san.

–El­vis can­ta­ba en una pe­lí­cu­la de Mi­chael Cur­tiz, el di­rec­tor de Ca­sa­blan­ca.

–De ni­ño, po­nían pe­lí­cu­las de El­vis los sá­ba­dos por la tar­de. Yo te­nía 10 años cuan­do mu­rió. Cuan­do Sil­vio di­jo: a rey muer­to, rey pues­to, de­jó la ba­te­ría y se pu­so a can­tar.

–A Sil­vio le de­di­có el Go­ya.

–Y a Ca­ma­rón. A mis dos gran­des ico­nos de la cul­tu­ra un­der­ground. Se me ocu­rrió su­bien­do la es­ca­le­ra a re­co­ger­lo. Sil­vio te­nía una co­sa muy de aquí, ser ar­tis­ta al mar­gen del di­ne­ro. En nues­tra pro­duc­to­ra te­ne­mos dos pre­mi­sas: con­tar nues­tras his­to­rias, que na­die ven­ga a con­tár­no­las, y que el di­ne­ro no es el fin; es el me­dio.

–¿El Fal­có de Pé­rez-Re­ver­te po­dría se­guir la es­te­la de Ala­tris­te? –Con­ta­mos con una per­so­na muy ca­pa­ci­ta­da, Al­fon­so Sán­chez, uno de los me­jo­res di­rec­to­res, al que le pro­du­ji­mos El mun­do es su­yo y El mun­do es nues­tro. Tie­ne muy bue­na re­la­ción con Pé­rez-Re­ver­te, una per­so­na a la que ad­mi­ro por su cohe­ren­cia. –¿El éxi­to li­te­ra­rio lla­ma al éxi­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co? –Ra­fael Utre­ra, es­pe­cia­lis­ta en re­la­cio­nes en­tre ci­ne y li­te­ra­tu­ra, di­ce que un 60% de los best-se­llers fun­cio­nan en el ci­ne.

–¿Qué dis­tor­sio­na más, un Go­bierno cen­tral en fun­cio­nes o uno au­to­nó­mi­co de dis­tin­to signo al que hu­bo en cua­ren­ta años? –No hay que po­li­ti­zar la cul­tu­ra, ba­jar­la al ba­rro de la po­lí­ti­ca del día a día. El ci­ne es un mo­tor de em­pleo y de ri­que­za cul­tu­ral. El Par­la­men­to Eu­ro­peo creó le­yes pa­ra pro­te­ger el ci­ne eu­ro­peo del co­lo­so de la in­dus­tria ame­ri­ca­na. Hay que ayu­dar a la pri­me­ra pe­lí­cu­la de los nue­vos ta­len­tos y fo­men­tar la in­ver­sión pri­va­da con cré­di­tos fis­ca­les pa­ra ol­vi­dar­nos de las ca­carea­das sub­ven­cio­nes. Se han he­cho co­sas bue­nas y ma­las con la Ad­mi­nis­tra­ción de am­bos sig­nos. Las ma­yo­res ayu­das al ci­ne se re­ci­bie­ron con Az­nar de pre­si­den­te.

–¿Qué pa­sa­rá des­pués del Bre­xit y de la sen­ten­cia del pro­cès?

–A mí me gus­ta mu­cho el ci­ne po­lí­ti­co, lo ha­cen muy bien en Holly­wood o en In­gla­te­rra. Re­cuer­do esa es­ce­na de la lle­ga­da de Tony Blair ha­blan­do con Clin­ton en la co­ci­na de Dow­ning Street. El ci­ne es un vehícu­lo es­tu­pen­do pa­ra con­tar esas co­sas, pe­ro no de­be ser un vehícu­lo ideo­ló­gi­co ni ma­ni­queís­ta. Del pro­cès

se ha­rán pe­lí­cu­las. De­ben pa­sar quin­ce o vein­te años. Ga­na la pers­pec­ti­va, co­mo en los do­cu­men­ta­les de Ca­ma­rón, Ome­ga de Mo­ran­te o La gi­ra his­tó­ri­ca...

–¿Gi­ra his­tó­ri­ca?

–El do­cu­men­tal so­bre la gi­ra de Es­cu­re­do en el re­fe­rén­dum del 28-F de 1980. La pri­me­ra que se hi­zo en plan ame­ri­cano, con Ta­ble­tom, Ca­ma­rón con To­ma­ti­to, Pa­ta Ne­gra, Ma­ría Jiménez, Car­los Cano. Kiko Ve­neno era el re­gi­dor. –Es­cu­re­do lle­gan­do a los pue­blos era Brad Pitt en la fin­ca de los Man­son... –Tu­vi­mos un ma­te­rial bue­ní­si­mo de Pa­blo Ju­liá.

–¿El ci­ne es­pa­ñol tie­ne

una deu­da con la ges­ta de Ma­ga­lla­nes y El­cano?

–Es­tá a la al­tu­ra de la lle­ga­da del hom­bre a la Luna. So­mos una so­cie­dad que te­ne­mos mu­chas co­sas que ce­le­brar; he­mos si­do ca­pa­ces de mu­chos ade­lan­tos y ha­za­ñas, pe­ro en Es­pa­ña nos da un po­co de re­pe­lús re­co­no­cer las ha­za­ñas de nues­tra his­to­ria. Yo ten­go dos o tres en mi me­sa.

–¿Los via­je­ros ro­mán­ti­cos que ve­nían por los cua­dros de Do­ré o las his­to­rias de Me­ri­mée lo ha­cen aho­ra por los es­ce­na­rios de las pe­lí­cu­las?

–¿Son via­je­ros ro­mán­ti­cos o via­je­ros con­su­mis­tas de par­ques te­má­ti­cos?

–Un pro­duc­tor de ci­ne, En­ri­que Ce­re­zo, pre­si­de el equi­po que va lí­der.

–Ce­re­zo fue un vi­sio­na­rio en el ci­ne y en el fút­bol.

–¿Un pro­duc­tor es el pre­si­den­te o el má­na­ger y el di­rec­tor el en­tre­na­dor? –Yo no creo en un sis­te­ma de em­pre­sa je­rár­qui­ca, a ve­ces el pro­duc­tor tie­ne que ha­cer de por­te­ro pa­ra des­pe­jar ba­lo­nes fue­ra.

No hay que po­li­ti­zar la cul­tu­ra, las ma­yo­res ayu­das al ci­ne se re­ci­bie­ron con Az­nar de pre­si­den­te”

BE­LÉN VAR­GAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.