“La li­ber­tad siem­pre es­tá ba­jo ame­na­zas”

Huelva Informacion - - Televisión - Jo­sé Iz­quier­do

–¿Te­ne­mos cla­ro en Es­pa­ña qué es ser li­be­ral?

–No. Creo que ni en Es­pa­ña ni en mu­chas par­tes del mun­do se tie­nen cla­ro qué es ser li­be­ral. Se sue­le con­fun­dir ser li­be­ral con ser con­ser­va­dor o di­ga­mos li­ber­tino, se­gún el ca­so. –¿Son ma­los tiem­pos pa­ra el li­be­ra­lis­mo y de ahí la ne­ce­si­dad de su li­bro?

–La li­ber­tad siem­pre es­tá ba­jo ame­na­zas y, por tan­to, siem­pre hay que re­no­var las ra­zo­nes pa­ra de­fen­der­la. –¿Vox es li­be­ral?

–No. Vox no es un par­ti­do li­be­ral, aun­que sí tie­ne al­gu­nas po­lí­ti­cas li­be­ra­les, es­pe­cial­men­te en el cam­po eco­nó­mi­co.

–¿Y Ciu­da­da­nos? –Tam­po­co. Es so­cial­de­mó­cra­ta, pe­ro tam­bién tie­ne al­gu­nas po­lí­ti­cas li­be­ra­les, co­mo pue­de ser la de­fen­sa de la ges­ta­ción su­bro­ga­da. –En­ton­ces, ¿cuál es la re­fe­ren­cia de los li­be­ra­les? –En el ar­co par­la­men­ta­rio es­pa­ñol, los li­be­ra­les no es­ta­mos re­pre­sen­ta­dos por nin­gún par­ti­do, aun­que eso no sig­ni­fi­ca, co­mo he­mos di­cho, que no ha­ya nin­gu­na idea li­be­ral o nin­gu­na política li­be­ral de­fen­di­da por nin­gu­na for­ma­ción.

–¿Qué im­por­tan­cia tie­ne la fi­gu­ra de Antonio Es­coho­ta­do en el li­be­ra­lis­mo? –Tie­ne una im­por­tan­cia do­ble. Por un la­do, Antonio ha si­do uno de los de­fen­so­res his­tó­ri­cos de la des­pe­na­li­za­ción de las dro­gas, que ha si­do una ban­de­ra li­be­ral clá­si­ca y que mu­chos con­ser­va­do­res que se creen li­be­ra­les no apo­yan, y lue­go Antonio ilus­tra có­mo una per­so­na de iz­quier­das pue­de ter­mi­nar des­cu­brien­do la li­ber­tad. –¿Es un error iden­ti­fi­car el li­be­ra­lis­mo con capitalism­o sal­va­je?

–El li­be­ra­lis­mo es un sis­te­ma po­lí­ti­co y den­tro él hay un sis­te­ma eco­nó­mi­co que es el capitalism­o. El es­ta­dio más avan­za­do de la eco­no­mía li­be­ral es el capitalism­o. Que se lo quie­ra til­dar de sal­va­je... A mí lo que me pa­re­ce sal­va­je es el so­cia­lis­mo y el li­ber­ti­ci­dio.

–¿Al­go ha­rán mal los li­be­ra­les cuan­do des­pier­tan tan­to re­ce­lo?

–Sí, pro­ba­ble­men­te es­te­mos ha­cien­do mu­chas co­sas mal, pe­ro tam­po­co hay que ob­viar que la ma­yo­ría de las per­so­nas no han na­ci­do ni vi­vi­do en un en­torno de ple­na li­ber­tad. Y la li­ber­tad im­pli­ca res­pon­sa­bi­li­dad. Y cuan­do le di­ces a la gen­te que tie­ne que ha­cer­se res­pon­sa­ble de su vi­da, si no la ha ges­tio­na­do en mu­chos ám­bi­tos nun­ca, pues le pue­de en­trar un cier­to mie­do. –¿Es el li­be­ra­lis­mo enemi­go del eco­lo­gis­mo?

–No, no lo es. De he­cho, la me­jor pro­tec­ción con­tra el me­dio am­bien­te pa­sa por una es­tric­ta de­fen­sa de los de­re­chos de pro­pie­dad. –¿Hay que man­te­ner el Es­ta­do del bie­nes­tar o des­man­te­lar­lo?

–El Es­ta­do del bie­nes­tar hay que de­vol­vér­se­lo a la so­cie­dad. Hay que per­mi­tir que ca­da per­so­na ges­tio­ne ám­bi­tos de su vi­da co­mo la edu­ca­ción, la sa­ni­dad o las pen­sio­nes, que son ám­bi­tos que hoy el Es­ta­do les ha ex­pro­pia­do.

–¿Es cons­cien­te de que sin ga­ran­ti­zar las pen­sio­nes o la sa­ni­dad el li­be­ra­lis­mo en Es­pa­ña no triun­fa­rá?

–Por ejem­plo, las pen­sio­nes no las po­ne en ries­go el sis­te­ma li­be­ral, sino el pro­pio Es­ta­do con es­que­mas pi­ra­mida­les. El sis­te­ma li­be­ral

ga­ran­ti­za las pen­sio­nes con aho­rro pro­pio per­so­nal, que es co­mo de ver­dad son sos­te­ni­bles y no so­me­ti­das a re­cor­tes per­ma­nen­tes por par­te de los po­lí­ti­cos.

–Ya se pi­den prés­ta­mos pa­ra pa­gar pen­sio­nes. ¿Có­mo ve el fu­tu­ro?

–Ahí se po­ne de ma­ni­fies­to que el Es­ta­do no ga­ran­ti­za las pen­sio­nes. Lo que ha­ce el Es­ta­do es en­deu­dar­nos a to­dos has­ta que termina re­cor­tan­do las pen­sio­nes. Y sí, las pen­sio­nes se van a re­cor

tar, y más de lo que se han re­cor­ta­do has­ta la fe­cha. –¿Por qué las ba­ja­das masivas de im­pues­tos que se anuncian nun­ca be­ne­fi­cian a las clases me­dias? –Qui­zás por­que nun­ca se ter­mi­nan lle­van­do a ca­bo. Se anuncian pe­ro no se eje­cu­tan. Es­toy har­to de es­cu­char ba­ja­das masivas de im­pues­tos y lo cier­to es que es­ta­mos pa­gan­do mu­chos más im­pues­tos que an­tes de ini­cia­da la cri­sis. Por tan­to, no sé de qué ba­ja­das ma­si

vas de im­pues­tos pue­den ha­cer ga­la los po­lí­ti­cos.

–El nue­vo Go­bierno an­da­luz di­ce que es­tá en ello... –Ha he­cho un re­cor­te de cier­tos tributos, que ade­más te­nían un im­pac­to re­cau­da­to­rio es­ca­so y que ade­más no afec­ta­ban es­pe­cial­men­te a las clases me­dias. No di­go que só­lo ha­ya que ba­jar im­pues­tos a las clases me­dias, pe­ro ob­via­men­te si no ba­jas im­pues­tos al con­jun­to de la po­bla­ción, pues la ma­yo­ría no lo no­ta. –Destacados ri­cos de EEUU han pe­di­do pa­gar más im­pues­tos.

–En reali­dad, han pe­di­do que otros pa­guen más im­pues­tos, por­que si ellos quie­ren pa­gar más im­pues­tos, Ha­cien­da acep­ta do­na­cio­nes vo­lun­ta­rias. No ten­drían ma­yor dificultad en dar par­te de su for­tu­na al Te­so­ro de EEUU. Otra co­sa es que quie­ran que otras per­so­nas que no quie­ren pa­gar más im­pues­tos lo ha­gan. –¿Por qué Trump im­po­ne aran­ce­les?

–Eso no lo sa­be­mos. Una op­ción es que Trump sea un mer­can­ti­lis­ta re­cal­ci­tran­te o que los uti­li­ce co­mo ar­ma de ne­go­cia­ción pa­ra que otros ba­jen sus aran­ce­les. De momento, lo que sí sa­be­mos es que el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal es­tá he­cho unos zo­rros por la política de Trump. –Pa­gar por aho­rrar y co­brar por en­deu­dar­se. ¿Es és­ta la nue­va nor­ma­li­dad? –Con los ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos es la nue­va nor­ma­li­dad que nos quie­ren es­ta­ble­cer: un sub­si­dio al en­deu­da­mien­to y una pe­na­li­za­ción al aho­rro. Creo que es una política bas­tan­te des­nor­ta­da, por­que las so­cie­da­des se asien­tan so­bre el aho­rro y la in­ver­sión sa­na y no so­bre el so­bren­deu­da­mien­to alo­ca­do y des­bo­ca­do.

–¿Eu­ro­pa va por mal ca­mino? La cri­sis aso­ma. –Eu­ro­pa es­tá equi­vo­ca­da en mu­chos ca­mi­nos. El pro­ble­ma es que no ha­ce las re­for­mas que ten­dría que ha­cer pa­ra cre­cer de for­ma sa­lu­da­ble y tie­ne que re­cu­rrir a ata­jos co­mo los ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos.

–¿Por qué no las ha­ce? –Pues por­que tie­ne un cos­te pro­ba­ble­men­te elec­to­ral. Pa­ra li­be­ra­li­zar la eco­no­mía te tie­nes que en­fren­tar a lob­bies y gru­pos de presión y los po­lí­ti­cos no pue­den. Y lue­go, pues, pa­ra ba­jar im­pues­tos tie­nes que re­cor­tar el Es­ta­do del bie­nes­tar y eso a mu­chos vo­tan­tes les da cier­to vér­ti­go.

Antonio Es­coho­ta­do ilus­tra có­mo una per­so­na de iz­quier­das pue­de ter­mi­nar des­cu­brien­do la li­ber­tad”

M. J. LÓ­PEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.