FAUS­TINO ME­NÉN­DEZ PIDAL

Huelva Informacion - - Opinión -

HA­CE unos días, el 21 de agos­to, fa­lle­ció en su ca­so­na fa­mi­liar de Cin­trué­ni­go, en la Na­va­rra al sur del Ebro, don Faus­tino Me­nén­dez Pidal de Na­vas­cués, uno de los po­cos hom­bres ver­da­de­ra­men­te sa­bios en lo su­yo que he po­di­do co­no­cer. Mu­rió co­mo ha­bía vi­vi­do y co­mo, se­gu­ra­men­te, ha­bría ele­gi­do si le hu­bie­ra si­do da­do es­co­ger: dis­cre­ta, si­len­cio­sa­men­te y en gra­cia de Dios. Eso, des­pués de una vida de ca­si 95 lar­gos y fruc­tí­fe­ros años, en los que no se ha de­ja­do de es­tu­diar, de tra­ba­jar y de ilu­mi­nar las cien­cias his­tó­ri­cas ni un so­lo día, pa­re­ce más un be­llo co­lo­fón que un he­cho luc­tuo­so.

De­di­car la vida a dis­ci­pli­nas tan pe­cu­lia­res co­mo la Em­ble­má­ti­ca, la He­rál­di­ca o la Si­gi­lo­gra­fía, en un país co­mo Es­pa­ña, donde tra­di­cio­nal­men­te han su­fri­do el des­pre­cio y la ig­no­ran­cia de la ma­yor par­te del mun­do aca­dé­mi­co, es en sí un ac­to he­roi­co. Ha­cer­lo cuan­do la pro­fe­sión pro­pia es la de in­ge­nie­ro de ca­mi­nos, pa­re­ce ya ras­go de lo­cu­ra más que em­pe­ño in­te­lec­tual, pe­ro qui­zá sea esa una de las cla­ves de la dig­ni­fi­ca­ción que

Du­ran­te su ex­ten­sa y fruc­tí­fe­ra vida, no de­jó de es­tu­diar, de tra­ba­jar y de ilu­mi­nar las cien­cias his­tó­ri­cas

só­lo Faus­tino Me­nén­dez Pidal pu­do con­se­guir pa­ra esas cien­cias: su dedicación no pro­ce­día de la ne­ce­si­dad de arran­car unas pe­se­tas a la va­ni­dad, sino de su su­pe­rior vi­sión del fe­nó­meno he­rál­di­co co­mo una de las cla­ves más elo­cuen­tes y fie­les pa­ra abrir­nos la men­ta­li­dad y los có­di­gos de va­lo­res de un uni­ver­so his­tó­ri­co des­apa­re­ci­do, el de la no­ble­za eu­ro­pea. Un uni­ver­so que, ca­si in­tui­ti­va­men­te, el an­ciano es­tu­dio­so co­no­cía co­mo na­die, tal co­mo pu­do re­fle­jar en al­gu­na obra maes­tra so­bre la ma­te­ria.

En al­gu­na oca­sión, ha­ce ya años, pu­de traer­lo a la Uni­ver­si­dad de Cá­diz pa­ra que im­par­tie­ra me­mo­ra­bles con­fe­ren­cias, pe­ro fue Se­vi­lla, en­tre las ciu­da­des an­da­lu­zas, la que su­po dis­tin­guir­lo más elo­cuen­te­men­te: pri­me­ro, co­mo ha re­cor­da­do En­ri­que­ta Vi­la, cuan­do le lla­mó a in­te­grar, co­mo aca­dé­mi­co de la His­to­ria y per­so­na­li­dad cien­tí­fi­ca más repu­tada, la co­mi­sión que ha­bría de in­for­mar so­bre la hoy ban­de­ra de la ciu­dad –y fue su­ya la acla­ra­ción he­rál­di­ca que nos pu­so a otros so­bre la pis­ta del ver­da­de­ro ori­gen del fa­mo­so NO&DO–; en se­gun­do lu­gar, al con­ce­der­le el pri­me­ro de los pres­ti­gio­sos pre­mios Cul­tu­ra y No­ble­za anual­men­te con­ce­di­dos por la Real Maes­tran­za de Ca­ba­lle­ría y la Aca­de­mia de Bue­nas Letras, ga­na­do con una obra ci­cló­pea que re­su­me sus in­men­sos sa­be­res. Des­can­se en paz el maes­tro, el ami­go, el hom­bre bueno y sa­bio, el cris­tiano ejem­plar.

RA­FAEL SÁN­CHEZ SAUS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.