Con­de­na­do un gruís­ta por caér­se­le la car­ga de ace­ro so­bre otro ope­ra­rio

Huelva Informacion - - Huelva - Ra­quel Rendón HUEL­VA

La Au­dien­cia ra­ti­fi­ca el año y me­dio de prisión por un de­li­to de le­sio­nes por im­pru­den­cia gra­ve El he­ri­do su­frió gra­ves le­sio­nes en las pier­nas y la es­pal­da que le han de­ja­do se­cue­las

La Au­dien­cia Pro­vin­cial de Huel­va ha con­fir­ma­do la con­de­na de año y me­dio de prisión pa­ra un ca­mio­ne­ro gruís­ta que en 2008, de­bi­do a su ac­tua­ción ne­gli­gen­te, pro­vo­có que va­rias to­ne­la­das de ace­ro co­rru­ga­do que es­ta­ba des­pla­zan­do ca­ye­ran so­bre otro ope­ra­rio en el po­lí­gono El To­mi­llar de Al­mon­te, pro­du­cién­do­le gra­ves le­sio­nes.

La Sec­ción Pri­me­ra rechaza el re­cur­so del acu­sa­do, que pre­ten­día su ab­so­lu­ción ba­sán­do­se en que la ti­tu­lar del Juz­ga­do de lo Pe­nal 3 de Huel­va no hi­zo una co­rrec­ta va­lo­ra­ción de la prueba, aun­que la Sa­la sí acep­ta la re­vi­sión de la cuan­tía de la in­dem­ni­za­ción, re­ba­ján­do­la de 395.989 eu­ros a 330.015 eu­ros, que han de abo­nar so­li­da­ria­men­te el ope­ra­rio con­de­na­do y la com­pa­ñía de se­gu­ros.

Co­mo cons­ta en la sen­ten­cia, a la que ha te­ni­do ac­ce­so Huel­va In­for­ma­ción, la víc­ti­ma se en­con­tra­ba tra­ba­jan­do el 28 de ju­lio de 2008 en la em­pre­sa Jo­sé Do­mín­guez Díaz de Al­mon­te, ubi­ca­da en la ca­lle Ma­dro­ño del po­lí­gono El To­mi­llar. En ese mo­men­to lle­gó un ca­mión pro­pie­dad de la mer­can­til se­vi­lla­na Hie­rros Isa­ga pa­ra des­car­gar un pe­di­do de ace­ro co­rru­ga­do (ba­rras o ga­vi­llas de hie­rro de 12 mi­lí­me­tros de diá­me­tro), con­cre­ta­men­te dos pa­que­tes de 2.500 ki­los ca­da uno.

Se da por pro­ba­do que el acu­sa­do “se subió a la ca­ja del ca­mión y, sin ve­ri­fi­car co­rrec­ta­men­te el es­ta­do del gan­cho de la grúa donde iban los ani­llos de las es­lin­gas de las ca­de­nas que abra­za­rían los pa­que­tes en for­ma de ahor­ca­do, y por tan­to sin per­ca­tar­se co­mo era su obli­ga­ción de que di­cho gan­cho se en­con­tra­ba de­fec­tuo­so, pro­ce­dió a co­lo­car las ca­de­nas”.

El pes­ti­llo de se­gu­ri­dad del gan­cho, “en vez de es­tar co­lo­ca­do por den­tro lo es­ta­ba por fue­ra”. Con to­do, ini­ció la ope­ra­ción de des­car­ga. Ya el pri­mer lo­te de co­rru­ga­dos le dio pro­ble­mas. Co­lo­có “las dos ca­de­nas des­de di­cho gan­cho has­ta el ini­cio del pa­que­te y el fi­nal, sien­do cla­ra­men­te in­su­fi­cien­te el nú­me­ro de ca­de­nas em­plea­do, ya que por la lon­gi­tud de la car­ga hu­bie­ran si­do pre­ci­sas al me­nos tres o cua­tro pa­ra que el pa­que­te” de ace­ro per­ma­ne­cie­ra “to­tal­men­te en ho­ri­zon­tal y se dis­tri­bu­ye­ra en los tres o cua­tro pun­tos el pe­so de ma­ne­ra equi­ta­ti­va, no co­mo ha­bía que­da­do, de ma­ne­ra que la par­te de­lan­te­ra es­ta­ba mu­cho más al­ta que la tra­se­ra”.

Pe­se a ello, ini­ció la des­car­ga del se­gun­do lo­te. La víc­ti­ma, que en la pri­me­ra ma­nio­bra se en­con­tra­ba en la ofi­ci­na de la em­pre­sa, sa­lió a en­tre­gar par­te del di­ne­ro por el ser­vi­cio pres­ta­do al acu­sa­do y a in­for­mar­le de que te­nía que sa­lir a por más. En ese mo­men­to, el pro­ce­sa­do “le con­mi­na a que an­tes de ir­se se si­túe en la par­te tra­se­ra del vehícu­lo, ya que des­de donde él es­ta­ba se veía mal, y le di­ce que se co­lo­ca­ra allí cuan­do en reali­dad ten­dría que ha­ber­se ase­gu­ra­do” de que ni el per­ju­di­ca­do ni el otro tra­ba­ja­dor de la em­pre­sa es­ta­ban en la zo­na de se­gu­ri­dad.

La víc­ti­ma per­ma­ne­ció en la par­te tra­se­ra del vehícu­lo grúa “por si ne­ce­si­ta­ba ayu­da en al­gu­na ma­nio­bra, co­lo­cán­do­se ba­jo el ex­tre­mo de otro pa­que­te de co­rru­ga­dos del 20 que por­ta­ba el ca­mión y que so­bre­sa­lía de la par­te de atrás de la ca­ja”.

En la sen­ten­cia se des­ta­ca que el acu­sa­do “tam­po­co ha­bía ve­ri­fi­ca­do en el se­gun­do en­gan­che el es­ta­do del ma­te­rial que es­ta­ba em­plean­do”. Así que cuan­do co­men­zó a le­van­tar­lo, co­mo los en­gan­ches eran “in­su­fi­cien­tes”, se aca­bó sol­tan­do “el gan­cho de la grúa por los de­fec­tos que pre­sen­ta­ba”. Al no ha­ber­lo com­pro­ba­do tam­po­co en esa se­gun­da ope­ra­ción, “no evi­tó que al co­men­zar a le­van­tar la car­ga des­de un la­te­ral del ca­mión pri­me­ro de la par­te tra­se­ra pa­ra tra­tar de ni­ve­lar la mis­ma, se sol­ta­ra el ani­llo de la es­lin­ga tra­se­ra del gan­cho, que­da­ra el pa­que­te co­gi­do por un so­lo pun­to y, al ba­lan­cear­se y gi­rar ha­cia la víc­ti­ma, aca­bó ca­yen­do por el ex­tre­mo suel­to”.

El ace­ro gol­peó al per­ju­di­ca­do y “lo apri­sio­nó par­cial­men­te con­tra el sue­lo, al tiem­po que se em­po­tra­ba y atra­ve­sa­ba el ce­rra­mien­to del lo­cal” de la em­pre­sa.

El he­ri­do su­frió, en­tre otras mu­chas le­sio­nes, frac­tu­ra abier­ta de ti­bia y pe­ro­né, frac­tu­ra com­ple­ja de pel­vis, frac­tu­ra cer­vi­cal del sa­cro y va­rias he­ri­das in­ci­so con­tu­sas en el glú­teo y en la pier­na de­re­cha. Ne­ce­si­tó pa­ra sa­nar de 500 días im­pe­di­ti­vos, tu­vo que ser operado y per­ma­ne­ció 61 días en el hos­pi­tal. Las se­cue­las que su­frió con so­lo 33 años fue­ron tan gra­ves que le fue con­ce­di­da la in­ca­pa­ci­dad per­ma­nen­te ab­so­lu­ta en 2010.

En los he­chos pro­ba­dos se en­fa­ti­za que el con­de­na­do (al que se le apli­có la ate­nuan­te de di­la­cio­nes in­de­bi­das por­que la vis­ta no se ce­le­bró has­ta 2017) “no ve­ri­fi­có con ca­rác­ter pre­vio a la des­car­ga de la mer­can­cía to­dos los ele­men­tos au­xi­lia­res del sis­te­ma de ele­va­ción, co­mo gan­chos, ca­de­nas o es­lin­gas, por lo que no de­tec­tó el fa­llo o ro­tu­ra de aque­llos que hu­bie­ra po­di­do evi­tar el ac­ci­den­te; tam­po­co prohi­bió la per­ma­nen­cia o pa­so de ope­ra­rios en el ra­dio de ac­ción o zo­na de in­fluen­cia de la car­ga sus­pen­di­da, su­per­vi­san­do la zo­na an­tes de ini­ciar la ma­nio­bra de des­car­ga, y efec­tuó una ma­nio­bra in­co­rrec­ta de des­car­ga, pues la car­ga no es­ta­ba en po­si­ción ho­ri­zon­tal”, lo que pro­vo­có que atra­pa­ra a la víc­ti­ma.

La Au­dien­cia rechaza ade­más el re­cur­so de Hie­rros Isa­ga, que ale­ga­ba in­de­fen­sión y la pres­crip­ción del de­li­to, y el de la pro­pia víc­ti­ma, que pre­ten­día que tam­bién fue­ra con­de­na­do el se­gu­ro del ca­mión, pe­ro “tal ac­ci­den­te no es de cir­cu­la­ción”.

GOO­GLE MAPS

Pa­no­rá­mi­ca del po­lí­gono El To­mi­llar de Al­mon­te, donde su­ce­die­ron los he­chos en 2008.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.