Se­ño­ri­tos sin pos­tín

Huelva Informacion - - Opinión -

En el in­fierno ima­gi­na­do por to­dos, ar­de­rán aque­llos se­ño­ri­tos que a cuen­ta del su­dor de sus asa­la­ria­dos, mal pa­ga­dos y es­cla­vi­za­dos tra­ba­ja­ban de sol a sol por unas cuan­tas pe­se­tas, aque­llos se­ño­ri­tos que aun en el si­glo pa­sa­do ejer­cían su de­re­cho de per­na­da con las mu­je­res desea­das, que vi­vían y tra­ba­ja­ban en sus ex­ten­sas fin­cas. Lle­ga­ban en sus ca­le­sas, ti­ra­das por be­llos cor­ce­les, ha­cien­do os­ten­ta­ción de su po­der y pri­vi­le­gios, arro­pa­dos por sus co­che­ros y cria­dos; al me­nos es­tos, de­fe­nes­tra­dos por la his­to­ria, se­ño­ri­tos de pos­tín, ha­cían uso de un pa­tri­mo­nio he­re­da­do o ga­na­do con ma­yor o me­nor for­tu­na por sus an­te­pa­sa­dos o por ellos mis­mos. Hoy en pleno si­glo XXI es­ta­mos vien­do con es­tu­por unos, y con com­pla­cen­cia otros, có­mo los nue­vos se­ño­ri­tos sin pos­tín, ha­cen uso de un po­de­río que no les co­rres­pon­de, por­que son ins­tru­men­tos lo que usan, pues­tos a su dis­po­si­ción ba­jo el im­pe­rio de la ley, por un pue­blo al que di­cen so­be­rano y del que se ríen con to­tal des­par­pa­jo. Me es­toy re­fi­rien­do por si to­da­vía no os ha­béis per­ca­ta­do, a es­tos ser­vi­do­res pú­bli­cos que con los vo­tos de los con­fia­dos ciu­da­da­nos, ac­ce­den a pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad en el mal go­bierno de es­ta na­ción, en la in­men­si­dad de pues­tos de pri­vi­le­gio de los que se han do­ta­do ellos mis­mos. Es­tos se­ño­ri­tos sin pos­tín que co­mo los otros se­ño­ri­tos, aque­llos de pos­tín, usan ber­li­nas de al­ta ga­ma, con chó­fer y asis­ten­te, pa­ra acu­dir a fies­tas, con­cier­tos, co­rri­das de to

ros y otros even­tos co­mo ellos ti­tu­lan, ha­cien­do uso des­ca­ra­do de los me­dios que se les do­ta pa­ra lo que de­bie­ra ser su tra­ba­jo por y pa­ra el pue­blo, y pa­ra más in­ri dis­fru­tan ha­cien­do os­ten­ta­ción pú­bli­ca y no­to­ria de su otor­ga­do po­der. No se cor­tan un pe­lo en lla­mar con un te­lé­fono que no les per­te­ne­ce al con­duc­tor que es­tá ha­cien­do ho­ras ex­tras, y co­bran­do die­tas por tra­ba­jar en día fes­ti­vo y fue­ra de su re­si­den­cia, lle­van­do con­si­go a otros de su cuer­da pa­ra di­ver­tir­se to­dos jun­tos a cuen­ta del era­rio pú­bli­co; cla­ro es­tá que si el prin­ci­pal se­ño­ri­to ha­ce uso del avión pre­si­den­cial pa­ra asis­tir con su es­po­sa a un fes­ti­val de rock, al que la ma­yo­ría de los que con­cu­rren son vein­tea­ñe­ros, con lo que es­to mue­ve, por­qué no van a usar las gran­des ber­li­nas de lu­jo, es­tos se­ño­ri­tos sin pos­tín pa­ra

su uso y dis­fru­te. El ejem­plo es el ejem­plo y si él pue­de, pues yo tam­bién, pen­sa­ran to­dos. Así nos va y así nos irá si no se aca­ba con es­ta san­gría y es­ta po­ca ver­güen­za. Ma­nuel Ro­drí­guez Ale­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.