LA BA­TA­LLA DE LA CER­VE­ZA

Huelva Informacion - - Opinión -

HU­BO un tiem­po no muy le­jano en el que el mapa de la cer­ve­za en Es­pa­ña era muy si­mi­lar al de los pue­blos pre­rro­ma­nos, un mo­sai­co en­dia­bla­do que nos des­cu­bría una geo­gra­fía hu­ma­na lle­na de nom­bres tan exó­ti­cos co­mo hermosos. No era ra­ro que las ca­pi­ta­les de pro­vin­cia pre­su­mie­sen de su pro­pia fá­bri­ca y mar­ca, al igual que lo ha­cían de pe­rió­di­co lo­cal o de equi­po de fút­bol, aun­que nues­tros abue­los, los que hi­cie­ron la gue­rra, so­lían des­de­ñar el hoy en­cum­bra­do zu­mo de ce­ba­da co­mo al­go in­sus­tan­cial, co­mo el be­so de

vie­ja. Nun­ca vi­mos a los an­ces­tros to­mar cer­ve­za, pe­ro sí dar bue­na cuen­ta de hec­to­li­tros de man­za­ni­lla, fino y tin­to. Al igual que la mo­der­ni­dad ye­yé su­pu­so la sus­ti­tu­ción de los to­ros por el fút­bol co­mo gran es­pec­tácu­lo de ma­sas, en el te­ma del be­ber­cio los va­ria­dos cal­dos es­pa­ño­les fue­ron rem­pla­za­dos en el gus­to po­pu­lar por es­te li­cor de ce­ba­da fer­men­ta­da que acom­pa­ña al hom­bre des­de tiem­pos muy re­mo­tos y que, se­gún al­gu­nas teo­rías, es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con la Re­vo­lu­ción Neo­lí­ti­ca y la pos­te­rior apa­ri­ción de la ci­vi­li­za­ción. Brau­del ha­bla­ba de tres Eu­ro­pas al­cohó­li­cas: la de la vid, la de la ce­ba­da y la de la man­za­na, pe­ro la glo­ba­li­za­ción de los gus­tos ha con­ver­ti­do al Vie­jo Con­ti­nen­te en una in­men­sa cervecería. El vino, por su par­te, se ha de­gra­da­do a pro­duc­to de pres­ti­gio y pos­tín, una ex­cu­sa pa­ra que los apren­di­ces de se­ño­ri­to den la ta­ba­rra con los ca­ros mo­lla­tes que han ca­ta­do en los res­tau­ran­tes de mo­da. Es­ta trai­ción a Dio­ni­sio, se­ñor de los pám­pa­nos, el des­ma­dre y el tea­tro, la pa­ga­re­mos ca­ra, en for­ma de go­ta fría o go­bierno de pro­gre­so. Al tiem­po.

El triun­fo de la cer­ve­za –in­se­pa­ra­ble del desa­rro­llo y abaratamie­nto de la tec­no­lo­gía del frío– pro­du­jo ese mo­sai­co de mar­cas del que ha­blá­ba­mos al prin­ci­pio y que con el tiem­po se ha re­du­ci­do drás­ti­ca­men­te de­bi­do a un pro­ce­so de con­cen­tra­ción em­pre­sa­rial. Pa­ra­le­la­men­te, se ha pro­du­ci­do la hoo­li­ga­ni­za­ción de los con­su­mi­do­res, que han con­ver­ti­do las re­des so­cia­les en una ga­lle­ra don­de unos y otros se in­sul­tan a ma­yor glo­ria de Mahou, Al­ham­bra o Cruz­cam­po. La re­cien­te pu­bli­ca­ción de un es­tu­dio en el que se mues­tran las pre­fe­ren­cias cer­ve­ce­ras por au­to­no­mías ha vuel­to a in­cen­diar in­ter­net con el can­sino de­ba­te de cuál es la me­jor ru­bia del país, reavi­van­do vie­jos plei­tos te­rri­to­ria­les que po­co tie­nen que ver con el pla­cer del tra­go. Eso nos pa­sa por cam­biar Ro­ma por Ger­ma­nia. Ja­más vi­mos a los an­ti­guos be­be­do­res de vino ofen­der­se y ofen­der por la eti­que­ta de la bo­te­lla. Y eso que, co­mo de­mos­tra­ron en el 36, eran hom­bres de ar­mas to­mar.

La pu­bli­ca­ción de un mapa con las pre­fe­ren­cias cer­ve­ce­ras del país ha vuel­to a in­cen­diar la ga­lle­ra de las re­des so­cia­les

LUIS SÁN­CHEZ-MOLINÍ

lmo­li­[email protected]­po­joly.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.