LOS NUE­VOS ( Y PÉ­SI­MOS) PO­LÍ­TI­COS

Huelva Informacion - - Opinión - RA­FAEL PA­DI­LLA

LA pa­ra­li­za­ción ins­ti­tu­cio­nal del país sue­le ex­pli­car­se a par­tir de la idea, hoy tan ex­ten­di­da, de que los nue­vos po­lí­ti­cos son bas­tan­te peo­res que aque­llos otros que, du­ran­te la Tran­si­ción, fue­ron ca­pa­ces de ce­rrar pac­tos his­tó­ri­cos y de tran­si­tar con ra­zo­na­ble éxi­to de la dic­ta­du­ra a la de­mo­cra­cia. Esa pre­sun­ta di­fe­ren­cia de ca­li­dad no en­cuen­tra, sin em­bar­go, ra­zo­nes evi­den­tes. Si de for­ma­ción ha­bla­mos, los po­lí­ti­cos de aho­ra es­tán teó­ri­ca­men­te me­jor pre­pa­ra­dos. Así lo ates­ti­gua, al me­nos, el nú­me­ro de uni­ver­si­ta­rios con es­ca­ño en el Con­gre­so. Y aun­que na­da ga­ran­ti­ce que un al­to ni­vel edu­ca­ti­vo im­pli­que un me­jor desem­pe­ño de los car­gos pú­bli­cos, des­de lue­go ayu­da mu­cho más que es­tor­ba. Tam­po­co en la edad en­con­tra­mos al­te­ra­cio­nes re­le­van­tes: los im­ba­ti­dos 40 años con los que Gon­zá­lez al­can­zó la pre­si­den­cia del Go­bierno des­au­to­ri­zan fo­ca­li­zar en es­te fac­tor la cau­sa del de­te­rio­ro. Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con la ex­pe­rien­cia: to­dos

los pro­ta­go­nis­tas ac­tua­les acu­mu­lan años de ac­ción pú­bli­ca, qui­zás mu­chos más de los que en­ton­ces pu­die­ron acre­di­tar la ma­yo­ría los lí­de­res del cam­bio cons­ti­tu­cio­nal. Ni la for­ma­ción, ni la edad, ni la ex­pe­rien­cia su­po­nen obs­tácu­los que otor­guen ló­gi­ca a una com­pa­ra­ción en la que sa­len cla­ra­men­te per­dien­do.

Hay que bus­car, pues, otros mo­ti­vos y otras dis­fun­cio­nes. Nin­gu­na me con­ven­ce más que el triun­fo de un sec­ta­ris­mo atroz. Im­po­si­bi­li­ta és­te la po­ro­si­dad en­tre blo­ques, inu­ti­li­za el de­ba­te y pe­tri­fi­ca con­cep­cio­nes. La lla­ma­da “re­ge­ne­ra­ción po­lí­ti­ca” ha cris­ta­li­za­do en una des­car­na­da lu­cha, en la que, co­mo afir­ma el so­ció­lo­go Jor­ge Ga­lin­do, el ob­je­ti­vo no es ya me­jo­rar la vi­da de los ciu­da­da­nos, sino aco­piar ar­gu­men­tos pa­ra de­rro­tar al con­tra­rio. La dia­léc­ti­ca ha ce­di­do an­te la ba­ta­lla y esa ne­fas­ta de­ri­va, que re­cha­za to­da opi­nión aje­na, em­pie­za a im­preg­nar la cul­tu­ra com­ple­ta de un pue­blo di­vi­di­do y ca­da vez más ale­ja­do de va­lo­res co­mo el prag­ma­tis­mo, la res­pon­sa­bi­li­dad, el es­cep­ti­cis­mo, la con­cor­dia o la crea­ti­vi­dad.

Es la au­to­afir­ma­ción nar­ci­sis­ta y cie­ga de las pro­pias po­si­cio­nes la que les con­vier­te en ma­los po­lí­ti­cos, in­ca­pa­ces de ha­llar soluciones vá­li­das en una coyuntura tan com­ple­ja. Acom­pa­ña­dos por una le­gión de fa­ná­ti­cos que ne­cia­men­te ja­lean su ce­rra­zón, es­tos pró­ce­res rí­gi­dos, de men­te her­mé­ti­ca y am­bi­ción des­me­di­da, aca­ba­rán re­ven­tan­do los de­li­ca­dos equi­li­brios de una de­mo­cra­cia de la que, por sus he­chos, in­tran­si­gen­cias y ni­ñe­rías, ob­via­men­te ab­ju­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.