DES­OR­DEN

Huelva Informacion - - Opinión -

EXI­GIR la de­cen­cia que se ve su­po­ne, im­plí­ci­ta­men­te, acep­tar la in­de­cen­cia que no se ve, que sue­le ser la más im­por­tan­te, por ser la que cons­ti­tu­ye la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za del su­je­to que la ejer­ce. Si­go úl­ti­ma­men­te con aten­ción la re­vi­sión ge­ne­ral que se vie­ne ha­cien­do al mun­do del ar­te; no tan­to de su ca­li­dad con­cep­tual o de la emo­ción que tras­mi­te, lo que re­sul­ta vi­tal pa­ra quien, co­mo yo, na­da sa­be de téc­ni­ca o de ma­ti­ces. Más bien lo que se es­tá juz­gan­do es la al­tu­ra mo­ral del ar­tis­ta. El pri­mer error es es­ta­ble­cer una es­pe­cie de lis­tón so­bre lo mo­ral e in­mo

ral. Por el mo­men­to, lo úni­co que nos ni­ve­la es el có­di­go pe­nal. Pre­ten­der que quien rea­li­za obras de ar­te ten­ga un com­por­ta­mien­to ex­qui­si­to, sea sen­si­ble con las mi­no­rías, cons­cien­te so­cial, edu­ca­do, ma­ni­tas, buen hi­jo y ciu­da­dano ejem­plar es re­nun­ciar a la mis­ma esen­cia del ar­te. Siem­pre he va­lo­ra­do la ma­ra­vi­llo­sa lo­cu­ra, las ra­re­zas, los com­por­ta­mien­tos im­pre­de­ci­bles, la se­pa­ra­ción de to­do lo que se po­dría lla­mar “nor­mal”: roc­ke­ros en­gan­cha­dos, pin­to­res psi­có­ti­cos, es­cri­to­res en pi­ja­ma, ac­to­res egoi­cos…

Úl­ti­ma­men­te bus­co aque­llo que me pro­du­ce desa­so­sie­go, ra­bia, as­co, in­cer­ti­dum­bre, to­do lo que pa­rez­ca de mal gus­to, irre­ve­ren­te, sar­cás­ti­co, pa­sa­do de mo­da, inapro­pia­do. No en­cuen­tro otra ma­ne­ra de man­te­ner mi ca­be­za des­pier­ta, aler­ta a lo que se es­tá co­cien­do allá fue­ra. Si bien ca­da vez me re­sul­ta más di­fí­cil que al­go ac­tual cum­pla con es­tos cri­te­rios, da­do que la ma­yor par­te se en­cuen­tra en el pa­sa­do, la ma­yo­ría es de ha­ce más de cua­ren­ta años. Por ejem­plo, la pe­lí­cu­la La vi­da de Brian, de los Monty Pyt­hon: si hoy fue­ra es­tre­na­da se for­ma­ría gran re­vue­lo so­cial, se­gu­ra­men­te ni si­quie­ra se lle­ga­ría a ro­dar por­que su guion no se­ría acep­ta­do.

No quie­ro que sean otros los que me dic­ten lo que es lí­ci­to e ilí­ci­to, lo que es apro­pia­do o no, no quie­ro pla­ta­for­mas de te­le­vi­sión que re­nie­guen de un pe­zón y ha­gan por­no­gra­fía de la vio­len­cia y de la gue­rra. Echo de me­nos el caos, el atre­vi­mien­to y la des­ver­güen­za. Una so­cie­dad que no tie­ne par­te crí­ti­ca ha subido el pri­mer es­ca­lón del adoc­tri­na­mien­to, que es la ma­ne­ra más fá­cil de que las ideas, que a otros les in­tere­sa in­cul­car, va­yan ca­lan­do sin ne­ce­si­dad de gol­pes de Es­ta­do ni re­vo­lu­cio­nes. Ya he­mos per­di­do la in­ti­mi­dad, el mie­do va ga­nan­do cam­po a gol­pe de alar­ma, no per­da­mos el ai­re fres­co de lo gro­tes­co, el des­or­den de la genialidad.

No quie­ro pla­ta­for­mas de te­le­vi­sión que re­nie­guen de un pe­zón y ha­gan por­no­gra­fía de la vio­len­cia y de la gue­rra

VÍC­TOR RO­DRÍ­GUEZ

pro­yec­[email protected]­so­ri­llas.org

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.