Rya­nair y las mi­se­rias

Huelva Informacion - - Opinión -

Las mi­ra­das de sos­la­yo que di­ri­gen quie­nes des­fi­lan por la pa­sa­re­la del Prio­rity a los que aguar­dan en la ve­cin­dad de la fi­la de los Ot­hers de­mues­tran que la ver­sión más es­par­ta­na de la na­ve­ga­ción aé­rea es el ini­cio de un in­ven­ta­rio ig­no­mi­nio­so de mi­se­rias que co­mien­za días o me­ses an­tes de em­bar­car, tras de­ma­sia­dos co­rreos pro­mo­cio­na­les. Ele­gi­dos el día y la ho­ra, y casi ale­gre cuan­do te dis­po­nes a pa­gar, co­mien­za un bom­bar­deo de imá­ge­nes en ver­sión ci­ne­mas­co­pe con to­dos los ex­tras que pue­des te­ner con tan só­lo un click; son tan in­sis­ten­tes que lle­gas a pre­gun­tar­te có­mo has po­di­do vi­vir has­ta aho­ra sin ex­tras. Pe­ro en­tre to­dos los ex­tras, el me­jor es, sin du­da, el chan­ta­je del asien­to. Pri­me­ro te ino­cu­lan una es­pe­cie de pá­ni­co al azar. Co­mo si el or­de­na­dor que eli­ge alea­to­ria­men­te los asien­tos fue­ra una ma­lé­vo­la su­cur­sal de Darth Va­der a pun­to de apo­de­rar­se de to­da la ga­la­xia. Sin em­bar­go, el per­ver­so al­go­rit­mo de­be te­ner una aler­ta que ac­ti­va una for­ma de chan­ta­je en mo­do tor­men­to cuan­do se da cuen­ta de que el acom­pa­ñan­te es un ni­ño, pues aflo­ran bo­ca­di­llos de ad­ver­ten­cia co­mo los que sa­len cuan­do el sis­te­ma ope­ra­ti­vo quie­re de­cir­te al­go im­por­tan­te. En ese pun­to un por­cen­ta­je abru­ma­dor de­be caer ren­di­do a los pies del al­go­rit­mo. Los pa­dres víc­ti­mas del al­go­rit­mo Va­der pa­gan lo que ha­ga fal­ta pa­ra no trau­ma­ti­zar a sus pe­que­ños por aban­dono pa­ren­tal. Pe­ro pa­ra quie­nes no se la han de­ja­do me­ter, otro mun­do to­da­vía es po­si­ble, por­que una vez en el avión pue­de que el li­bre mer­ca­do triun­fe. Pa­ra los va­lien­tes lle­ga la re­com­pen­sa, pues de for­ma mis­te­rio­sa se su­ce­den atro­pe­lla­dos acuer­dos en­tre par­tes que no se conocen con el ob­je­ti­vo de co­rre­gir los de­sa­gra­vios del al­go­rit­mo Va­der que les han se­pa­ra­do. Las pa­re­jas co­mien­zan a unir­se; asien­tos van y vie­nen en un tra­sie­go de personas a to­do lo lar­go del pa­si­llo con la se­cre­ta ale­gría de ha­ber­lo con­se­gui­do des­pués de dar to­do por per­di­do, que es, di­cho sea de pa­so, cuan­do me­jor sien­ta. Con­vie­ne no ol­vi­dar que la estafa del asien­to fue ca­ta­pul­ta­da al cie­lo de los ex­tras gra­cias a la Unión Eu­ro­pea, que en un ejer­ci­cio de des­agra­vio ha­cia los con­su­mi­do­res de­ci­dió prohi­bir el or­den de lle­ga­da en los vue­los low-cost; o lo que es lo mis­mo, las sa­li­das en es­tam­pi­da pa­ra lle­gar los pri­me­ros y co­ger los asien­tos de emer­gen­cia. La ver­sión más es­par­ta­na de la na­ve­ga­ción aé­rea, por no te­ner, no tie­ne ni asien­tos re­cli­na­bles. Oca­sio­nal­men­te tie­ne al­gún fin­ger que te acer­ca la ter­mi­nal ae­ro­por­tua­ria, pe­ro ta­les lu­jos de­ben es­tar re­ser­va­dos pa­ra vue­los que ate­rri­zan ba­jo ce­ro y en me­dio de una ne­va­da po­lar. Ca­da vez que me su­mer­jo en el uni­ver­so low-cost acu­den a mí las pa­la­bras de mi ma­dre, muy al pe­lo pa­ra cons­ta­tar cuán­to glamour aé­reo nos han arre­ba­ta­do a cam­bio de una can­ti­dad cre­cien­te de mi­se­rias de to­das las cla­ses. Ve­ró­ni­ca van Kes­te­ren

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.