La Au­dien­cia juz­ga al em­pre­sa­rio que si­mu­ló be­sar a Te­re­sa Ro­drí­guez

Manuel Mu­ñoz se en­fren­ta a una pe­ti­ción de un año y nue­ve me­ses de cár­cel por dos de­li­tos

Huelva Informacion - - Andalucía - Jor­ge Mu­ñoz SE­VI­LLA

La Sec­ción Cuar­ta de la Au­dien­cia de Se­vi­lla ce­le­bra el pró­xi­mo jue­ves el jui­cio con­tra el em­pre­sa­rio Manuel Mu­ñoz Me­di­na, que se en­fren­ta a una pe­ti­ción de la Fis­ca­lía de un año y nue­ve me­ses de pri­sión por sen­dos de­li­tos de aten­ta­do a la au­to­ri­dad y con­tra la in­te­gri­dad mo­ral, por ha­ber si­mu­la­do que be­sa­ba a la coor­di­na­do­ra de Po­de­mos An­da­lu­cía, Te­re­sa Ro­drí­guez.

Fuen­tes del ca­so han con­fir­ma­do que no ha­brá con­for­mi­dad en­tre las par­tes y que el jui­cio se ce­le­bra­rá. Fren­te a las pe­ti­cio­nes de con­de­na, la de­fen­sa del em­pre­sa­rio, que ejer­ce el abo­ga­do Jo­sé Manuel Gar­cía-Quí­lez, re­cla­ma la ab­so­lu­ción, al con­si­de­rar que se tra­tó de “un bro­ma”, aun­que la de­fen­sa ya apun­tó en un re­cur­so que “a la vis­ta de la di­fu­sión y re­per­cu­sión” que tu­vie­ron los he­chos “es cla­ro que no se tra­tó de una bro­ma apro­pia­da, ajus­ta­da y sim­pá­ti­ca, sino to­do lo con­tra­rio”.

La Fis­ca­lía re­cla­ma un año de cár­cel y una mul­ta de 1.200 eu­ros por el de­li­to de aten­ta­do a la au­to­ri­dad, da­da la con­di­ción de Te­re­sa Ro­drí­guez de par­la­men­ta­ria an­da­lu­za; y otra pe­na de nue­ve me­ses de pri­sión por el de­li­to con­tra la in­te­gri­dad mo­ral. Ade­más, pi­de una in­dem­ni­za­ción de 6.500 eu­ros pa­ra la por­ta­voz de Po­de­mos “por los per­jui­cios per­so­na­les oca­sio­na­dos”.

Los he­chos se re­mon­tan al 20 de di­ciem­bre de 2016, cuan­do se ce­le­bró en la se­de de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Se­vi­lla un ac­to a la que ha­bía si­do in­vi­ta­da, “en­tre otras au­to­ri­da­des”, la coor­di­na­do­ra de Po­de­mos. Al mis­mo tiem­po se ce­le­bró un pleno de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio y tras és­te, se ofre­ció una co­pa en la pri­me­ra plan­ta pa­ra ce­le­brar las fies­tas na­vi­de­ñas.

Te­re­sa Ro­drí­guez fue in­vi­ta­da por la je­fa de Pro­to­co­lo a su­bir a esa pri­me­ra plan­ta por­que el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio, Fran­cis­co Herrero, que­ría “sa­lu­dar­la y mos­trar­le las de­pen­den­cias y pro­yec­tos de la Cá­ma­ra”. Te­re­sa Ro­drí­guez ac­ce­dió y tras in­ter­cam­biar un sa­lu­do con el pre­si­den­te, ac­ce­dió a su des­pa­cho, sien­do sa­lu­da­do por uno de los vo­ca­les de la Cá­ma­ra.

Se­gún la Fis­ca­lía, en ese mo­men­to sa­lió del lu­gar don­de se ser­vía la co­pa el en­ton­ces vo­cal Manuel Mu­ñoz Me­di­na, quien al sa­ber que la par­la­men­ta­ria se en­con­tra­ba allí, “con la in­ten­ción de me­nos­ca­bar su dig­ni­dad co­mo mu­jer y sa­be­dor de su con­di­ción y de la ac­ti­vi­dad que desem­pe­ña­ba, se di­ri­gió a ella, ro­deán­do­la con su bra­zo de­re­cho por la es­pal­da, lle­gan­do a em­pu­jar­la, mien­tras po­nía la otra mano so­bre la bo­ca de Te­re­sa, be­sán­do­se su pro­pia mano, en lo que si­mu­la­ba un un be­so en los la­bios a la par­la­men­ta­ria”.

El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co aña­de que Te­re­sa Ro­drí­guez “no tu­vo ca­pa­ci­dad de reac­ción por lo ines­pe­ra­do de la si­tua­ción”, des­pi­dién­do­se del pre­si­den­te de la Cá­ma­ra y del otro vo­cal pa­ra mar­char­se con la je­fa de Pro­to­co­lo, a la que “de for­ma in­me­dia­ta ma­ni­fes­tó su ma­les­tar por lo acon­te­ci­do”.

La juez que in­ves­ti­gó el be­so si­mu­la­do y pro­ce­só al em­pre­sa­rio Manuel Mu­ñoz por es­tos he­chos re­cha­zó en el au­to de pro­ce­sa­mien­to que lo ocu­rri­do pue­da con­si­de­rar­se una bro­ma “co­mo pre­ten­de el in­ves­ti­ga­do ha­cer creer, por cuan­to ni víc­ti­ma ni in­ves­ti­ga­do se co­no­cían con an­te­rio­ri­dad, ni cons­ta que hu­bie­ran man­te­ni­do una con­ver­sa­ción di­la­ta­da y en tono de fa­mi­lia­ri­dad pre­vio aquel día, que jus­ti­fi­ca­ra la ac­ción rea­li­za­da, lo que im­pi­de con­si­de­rar la mis­ma co­mo una bro­ma de mal gus­to”.

La Au­dien­cia con­fir­mó el pro­ce­sa­mien­to del em­pre­sa­rio por­que Te­re­sa Ro­drí­guez, se­gún su pro­pia de­cla­ra­ción, se sin­tió “in­dig­na­da, pa­ra­li­za­da, ex­tra­ña­da, in­cré­du­la, sin­tió mie­do y ver­güen­za” y se vio “en un cli­ma de des­am­pa­ro”.

VÍC­TOR RO­DRÍ­GUEZ

El em­pre­sa­rio Manuel Mu­ñoz Me­di­na, cuan­do de­cla­ró en los juz­ga­dos.

EFE

Te­re­sa Ro­drí­guez atien­de a los pe­rio­dis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.