Una his­to­ria de la gui­ta­rra

San­tia­go La­ra se en­fren­ta en su úl­ti­ma pro­pues­ta a al­gu­nos de los to­ques mí­ti­cos de la so­nan­ta jon­da

Huelva Informacion - - Cultura Y Ocio - J. Ver­gi­llos

LA GUI­TA­RRA EN EL TIEM­PO

San­tia­do La­ra. Au­to­pro­du­ci­do. Ayun­ta­mien­to de Je­rez / Ins­ti­tu­to del Fla­men­co

Es­ta obra es una re­vi­sión, des­de la óp­ti­ca de un to­caor del si­glo XXI, uno de los más bri­llan­tes de hoy, de al­gu­nos clá­si­cos de la gui­ta­rra del si­glo XX. En­tre es­tos no po­día fal­tar, ob­via­men­te, la ron­de­ña de Ra­món Mon­to­ya, se­gu­ra­men­te la pie­za de concierto fla­men­co más re­don­da de la his­to­ria, sin du­da la más ver­sio­na­da, que cuen­ta con lec­tu­ras de Manuel Cano, Pa­co de Lu­cía, Pa­co Pe­ña o Mi­guel Ochan­do. La ver­sión de La­ra apor­ta di­na­mis­mo a la pie­za. No ol­vi­de­mos que se tra­ta de un to­caor de Je­rez, una es­cue­la de gui­ta­rra do­mi­na­da por la ra­pi­dez y el ge­nio.

El dis­co si­gue un or­den cro­no­ló­gi­co al pro­po­ner una so­leá que el Ni­ño Ricardo fue de­pu­ran­do du­ran­te to­da su vi­da. Es una pie­za des­lum­bran­te a la que La­ra le ha sa­cu­di­do to­do el pol­vo con­vir­tién­do­la en una obra bri­llan­te, apor­tan­do lu­ces nue­vas so­bre el ori­gi­nal. Ya sa­be­mos que Ricardo era un com­po­si­tor bri­llan­te aun­que sus eje­cu­cio­nes, en oca­sio­nes, fue­ran al­go des­lu­ci­das.

Y pa­ra bri­llan­te, Sa­bi­cas y su Pun­ta y ta­cón, in­clui­da en Fla­men­co pu­ro (1959), el pri­mer ál­bum ame­ri­cano que se pu­bli­có en Es­pa­ña del maes­tro de Pam­plo­na, la pri­me­ra de esas “lec­cio­nes por co­rres­pon­den­cia”, en pa­la­bras de Mo­ren­te.

De Pa­co de Lu­cía se han se­lec­cio­na­do dos pieas: las bu­le­rías en mo­do ma­yor Río de la miel, con las que abría una de sus obras ma­yo­res –to­das lo son, ¿ver­dad?–, Lu­zía (1998). Me­ter­se en la piel del Pa­co de Lu­cía más des­lum­bran­te, en el que se da un equi­li­brio per­fec­to en­tre las con­di­cio­nes téc­ni­cas y la ma­du­rez com­po­si­ti­va, es un re­to del que La­ra sa­le ai­ro­so. Y la mí­ti­ca rum­ba En­tre dos aguas (1973), que re­ve­ló a los es­pa­ño­les de a pie que exis­tía la gui­ta­rra fla­men­ca de concierto. Si­guien­do un or­den cro­no­ló­gi­co lle­ga­mos a Ma­no­lo San­lú­car y Tau­ro­ma­gia (1988), una de las obras ma­yo­res de su au­tor, es de­cir, de la gui­ta­rra.

La­ra, que ha adap­ta­do to­da la obra pa­ra su ver­sión tea­tral jun­to a Mer­ce­des Ruiz, in­clu­ye en es­ta obra dos pie­zas: las ron­de­ñas Ora­ción y la mí­ti­ca Maes­tran­za. A La­ra no le tiem­bla la mano al en­fren­tar­se a pie­zas que for­man par­te de la me­mo­ria co­lec­ti­va. El úni­co je­re­zano in­clui­do en la se­lec­ción es Mo­raí­to que, con Vi­cen­te Ami­go, com­ple­ta la nó­mi­na de los maes­tros ele­gi­dos por La­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.