Un to­que a los ‘in­to­ca­bles’

Mon­tea­gu­do apun­ta a los ‘pe­sos pe­sa­dos’ cuan­do re­cla­ma más in­ten­si­dad El en­tre­na­dor del De­cano deja caer que ha­rá cam­bios el do­min­go en Huel­va an­te el UCAM Mur­cia (19:00)

Huelva Informacion - - Deportes - Manuel S. Nú­ñez HUEL­VA

Al­ber­to Mon­tea­gu­do dio un se­rio to­que de aten­ción a sus ju­ga­do­res tras el en­cuen­tro que el Re­crea­ti­vo de Huel­va per­dió en Vi­lla­rro­ble­do (2-1). Y lo hi­zo apun­tan­do a las va­cas sa­gra­das del equi­po, cri­ti­can­do la fal­ta de ac­ti­tud y con­cen­tra­ción en mu­chas fa­ses del par­ti­do, al­go que no es la pri­me­ra vez que su­ce­de.

El téc­ni­co fue cla­ro en sus ma­ni­fes­ta­cio­nes, no ape­ló a la di­plo­ma­cia ni a un men­sa­je con­ci­lia­dor, sino que fue di­rec­to, la­men­tan­do la fal­ta de in­ten­si­dad y de­nun­cian­do va­rias ca­ren­cias y erro­res. Pe­ro dos fra­ses lla­ma­ron po­de­ro­sa­men­te la aten­ción. La pri­me­ra fue “con el nom­bre no se jue­ga, si al­guno pien­sa que con el nom­bre se jue­ga es que no me co­no­ce”. Y ese men­sa­je va di­ri­gi­do a los pe­sos pe­sa­dos del equi­po, pues­to que en el on­ce ini­cial que ali­neó el sá­ba­do la ma­yo­ría eran ve­te­ra­nos: Nau­zet (34 años), Ós­car Ra­mí­rez (35), Mor­ci­llo (33), Borja (29), Nano (34), Qui­que Ri­ve­ro (27), Ser­gio Ji­mé­nez (26), Al­fon­so (24), Ge­rard (21), Isi Ros (23) y Qui­les (24).

La se­gun­da fra­se lla­ma­ti­va fue “los su­plen­tes, que tra­ba­jen por­que van a te­ner su opor­tu­ni­dad”. Mon­tea­gu­do, en su pre­sen­ta­ción ofi­cial, co­men­tó que es par­ti­da­rio de rea­li­zar po­cos cam­bios... siem­pre que el equi­po fun­cio­ne, y de mo­men­to no es­tá fun­cio­nan­do. Im­plí­ci­ta­men­te es­tá man­dan­do un men­sa­je de que ha­brá cam­bios pa­ra el pró­xi­mo en­cuen­tro, el do­min­go en el Nue­vo Co­lom­bino an­te el UCAM Mur­cia (19:00).

Esos cam­bios es­ta­rán con­di­cio­na­dos en par­te por el ‘sta­tus’ de al­gu­nos ju­ga­do­res y su mo­men­to de for­ma; y en otra par­te por la dis­po­ni­bi­li­dad de la plan­ti­lla, ya que por ejem­plo Nano no tie­ne re­le­vo na­tu­ral en el la­te­ral iz­quier­do y qui­zás se­ría arries­ga­do apos­tar por ju­ga­do­res del fi­lial.

En de­fen­sa es pro­ba­ble que en­tre Die­go Ji­mé­nez, y ha­brá que ver quién es el sa­cri­fi­ca­do. Tam­bién des­pier­ta in­te­rro­gan­tes el do­ble pi­vo­te, don­de Gus­ta­vo Que­za­da ten­dría su opor­tu­ni­dad da­do su buen ren­di­mien­tos en los dos úl­ti­mos par­ti­dos; en ese ca­so ha­bría que sa­cri­fi­car bien a Qui­que Ri­ve­ro (que fue sus­ti­tui­do el sá­ba­do en Vi­lla­rro­ble­do en el mi­nu­to 57 pre­ci­sa­men­te por Gus­ta­vo) o bien por Ser­gio Ji­mé­nez (que no es­tu­vo an­te el Ta­la­ve­ra por san­ción).

Tam­bién se in­tu­yen cam­bios en la zo­na de ata­que, don­de más com­pe­ten­cia hay por un pues­to, pe­ro las le­sio­nes y el es­ta­do fí­si­co de va­rios ju­ga­do­res con­di­cio­nan mu­cho la elec­ción del téc­ni­co. Así, Mon­tea­gu­do si­gue sin con­tar con una pie­za fun­da­men­tal co­mo Ru­bén Cruz, lla­ma­do a ser ti­tu­lar fi­jo; otro ju­ga­dor del que se es­pe­ra mu­cho pe­ro que ape­nas ha po­di­do de­mos­trar su ca­li­dad es el ex­tre­mo Iri­zo, y tam­po­co ha en­tra­do en el gru­po Víc­tor Ba­rro­so (pa­ra es­ta jor­na­da ya es­ta­rá dis­po­ni­ble).

Ade­más, ju­ga­do­res co­mo Chu­li o Isi Ros, lla­ma­dos a te­ner tam­bién un pa­pel im­por­tan­te, ape­nas han en­tre­na­do con los com­pa­ñe­ros al ser­los úl­ti­mos en lle­gar y su pues­ta a pun­to fí­si­ca no es la óp­ti­ma en es­tos mo­men­tos. “No es­tán pa­ra ju­gar los 90 mi­nu­tos”, re­co­no­ció Mon­tea­gu­do el vier­nes.

A to­do ello se une que el téc­ni­co no ha po­di­do en­tre­nar ni un so­lo día con la plan­ti­lla al com­ple­to, por la tar­dan­za en lle­gar de al­gu­nos ju­ga­do­res o bien por las mo­les­tias que han te­ni­do en el di­que se­co a va­rios in­te­gran­tes del plan­tel al­bia­zul.

A to­dos esos con­di­cio­nan­tes hay que aña­dir que el equi­po em­pe­zó tar­de la pretempora­da (el pro­pio se­cre­ta­rio téc­ni­co, Juan An­to­nio Za­mo­ra, re­co­no­ció que qui­zás ha­bía fal­ta­do una se­ma­na más de pre­pa­ra­ción), y fí­si­ca­men­te no es­tá to­da­vía co­mo de­bie­ra.

Ese cóc­tel ha pro­pi­cia­do un mal ini­cio de Li­ga, con pro­ble­mas que a buen se­gu­ro que se so­lu­cio­na­rán con el pa­so de las jor­na­das.

Lo preo­cu­pan­te se­ría que los ju­ga­do­res no tu­vie­ran la ac­ti­tud ade­cua­da y no sean ca­pa­ces de po­ner­se el mono de tra­ba­jo en una ca­te­go­ría tan com­pli­ca­da. “Hay que sa­ber dón­de es­ta­mos, lo que nos ju­ga­mos y lo que nos es­pe­ra en ca­da cam­po”, ma­ni­fes­tó Mon­tea­gu­do tras caer en Vi­lla­rro­ble­do.

Ha­brá que es­pe­rar al do­min­go en Huel­va an­te el UCAM Mur­cia pa­ra ver si el Re­crea­ti­vo ha apren­di­do la lec­ción y, por lo me­nos, no re­pi­te los mis­mos erro­res.

JO­SÉ LUIS TE­NOR

Mon­tea­gu­do da ins­truc­cio­nes a sus ju­ga­do­res du­ran­te el en­cuen­tro del sá­ba­do en Vi­lla­rro­ble­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.