Go­lea­da al abu­rri­mien­to

Dos do­ble­tes de Ro­dri­go y Pa­co Al­cá­cer aca­ban con un te­dio­so par­ti­do que Es­pa­ña re­sol­vió tras el des­can­so El triun­fo deja a la se­lec­ción con pie y me­dio ya en la pró­xi­ma Eu­ro­co­pa

Huelva Informacion - - Deportes - Ro­ber­to Mo­ra­les (Efe) GIJÓN

Ro­bert Mo­reno in­tro­du­jo cam­bios y só­lo dos de los ti­tu­la­res en Ru­ma­nía re­pi­tie­ron

Es­pa­ña go­leó a Is­las Fe­roe con do­ble­tes de Ro­dri­go Mo­reno y Pa­co Al­cá­cer, en el me­jor homenaje que los de­lan­te­ros po­dían ha­cer a En­ri­que Cas­tro, Qui­ni, en El Mo­li­nón, en un due­lo te­dio­so y de­sigual con el que la se­lec­ción po­ne prác­ti­ca­men­te un pie y me­dio en la Eu­ro­co­pa 2020 con su pleno de triun­fos mien­tras el res­to de con­jun­tos se van de­jan­do pun­tos por el ca­mino.

Na­da pu­do su­pe­rar a la emo­ción que se res­pi­ró en los pro­le­gó­me­nos del par­ti­do. Lo me­jor sin du­da. El homenaje a una leyenda co­mo Qui­ni se unió al gri­to de áni­mo a Luis En­ri­que en el peor mo­men­to de su vi­da. El fút­bol deja nom­bres pa­ra la eter­ni­dad en Gijón, que aco­gió uno de esos par­ti­dos de tan­ta diferencia en­tre se­lec­cio­nes que re­sul­ta has­ta di­fí­cil en­con­trar el pun­to de mo­ti­va­ción pa­ra dispu­tar­lo al cien por cien y no pen­sar en otras co­sas.

Re­no­var el equi­po casi al com­ple­to, sal­vo Ser­gio Ra­mos en el eje de la za­ga pa­ra que igua­la­se el ré­cord de Íker Ca­si­llas co­mo ju­ga­dor con más par­ti­dos in­ter­na­cio­na­les con Es­pa­ña y Ro­dri­go pa­ra que en­con­tra­se go­les que le ani­ma­sen tras su fi­cha­je frus­tra­do, fue la for­ma de bus­car la mo­ti­va­ción ne­ce­sa­ria del se­lec­cio­na­dor Ro­bert Mo­reno. No le dio buen re­sul­ta­do con un equi­po al que le fal­tó rit­mo en el pri­mer ac­to y des­ca­ro en el uno con­tra uno.

Abu­rrió Es­pa­ña en ese ejer­ci­cio de pa­cien­cia al que se so­me­te cuan­do se en­fren­ta a un mu­ro, se­lec­cio­nes del ti­po de Is­las Fe­roe que in­ten­tan com­pen­sar la fal­ta de ca­li­dad re­du­cien­do es­pa­cios con de­fen­sa de cinco y una lí­nea de cua­tro pe­ga­da por de­lan­te. An­te ese pa­no­ra­ma, só­lo ser pro­fun­do y ju­gar ver­ti­cal acer­ca a una go­lea­da. Lo di­fí­cil, en es­tos ca­sos, sue­le ser abrir la la­ta.

Ape­nas Su­so se atre­vió en el re­ga­te. En­con­tran­do a Pa­re­jo y un re­ma­te a bo­ca­ja­rro de Ro­dri­go por el que to­dos pi­die­ron pe­nal­ti. A la si­guien­te, el de­lan­te­ro agra­de­ció el re­ga­lo de Oyar­za­bal, ge­ne­ro­so en el mano a mano con­tra el por­te­ro pa­ra de­jar­le el tan­to en ban­de­ja. Era el pre­mio a un do­mi­nio sin pro­fun­di­dad, con una po­se­sión es­té­ril y sin el vér­ti­go ex­hi­bi­do ha­ce tres días en Ru­ma­nía.

La ro­ta­ción lle­gó a la por­te­ría, con un gui­ño aními­co a de Gea tras per­der la pla­za de ti­tu­lar. Hi­zo lo di­fí­cil, es­tar me­ti­do en un par­ti­do en el que no ape­nas le lle­ga­ron. A la me­dia ho­ra res­pon­dió bien a un dis­pa­ro ra­so de Ed­munds­son y en la se­gun­da par­te

se lu­ció en un mano a mano cuan­do sus com­pa­ñe­ros ya desea­ban que se pi­ta­se el fi­nal del en­cuen­tro.

Ha­cer gol era una qui­me­ra pa­ra una se­lec­ción co­mo Is­las Fe­roe, que siem­pre mar­có a Es­pa­ña en sus tres en­fren­ta­mien­tos. La dis­tan­cia de me­tros lo im­pe­día. Al­gún con­tra­gol­pe era el úni­co ca­mino o un ex­ce­so de con­fian­za co­mo el que pro­vo­có su oca­sión más cla­ra.

Mien­tras, Es­pa­ña ejer­cía un do­mi­nio es­té­ril. Thia­go, de re­gre­so, lo in­ten­tó con dis­pa­ros des­de la fron­tal co­mo en una es­té­ti­ca vo­lea en la que se lu­ció Niel­sen an­te un re­ma­te ajus­ta­do al pa­lo. Ro­dri­go aca­ri­ció el do­ble­te con un tes­ta­ra­zo y po­co más an­tes del se­gun­do ac­to.

La char­la de Ro­bert Mo­reno sur­tió efec­to y los ju­ga­do­res es­pa­ño­les sa­lie­ron en­chu­fa­dos. Con más ga­nas. Com­pro­ba­ron que eran tan su­pe­rio­res que, con dos arreo­nes, im­pri­mien­do un po­co de ve­lo­ci­dad a la po­se­sión, sen­ten­cia­rían el due­lo.

De nue­vo Ro­dri­go, con la por­te­ría en su men­te des­de que re­ci­bió, fir­mó un zur­da­zo im­pa­ra­ble pa­ra Niel­sen, el gran pro­ta­go­nis­ta. Se­gún apa­re­ció el can­san­cio de Is­las Fe­roe y Es­pa­ña pu­so rit­mo, apa­re­ció su por­te­ro pa­ra evi­tar una go­lea­da.

El en­cuen­tro lo ce­rró Pa­co Al­cá­cer con un do­ble­te en dos mi­nu­tos, pre­mian­do el em­pu­je de Thia­go con un buen re­ma­te a su ju­ga­da y po­nien­do la ca­be­za a un pa­se de Ga­yà, pa­ra me­jo­rar sus bue­nos nú­me­ros, mar­car por se­gun­do par­ti­do con­se­cu­ti­vo y en­cen­der el pul­so por el 9, uno de los más dispu­tados ha­cia una Eu­ro­co­pa que ya atis­ba Es­pa­ña.

J. L. CEREJIDO / EFE

Pa­co Al­cá­cer ce­le­bra uno de sus go­les an­te Is­las Fe­roe.

AL­BER­TO MORANTE / EFE

Oyar­za­bal ce­de a Ro­dri­go, an­te la sa­li­da del me­ta Niel­sen, en la ac­ción del 1-0.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.