Ex­ce­len­cia en la dehe­sa

Huelva Informacion - - Agr Andalucía -

de­ros y de las bue­nas prác­ti­cas, ex­pul­san­do del sis­te­ma a aque­llos agen­tes y va­ria­bles que lo dis­tor­sio­nan y que pue­dan es­tar co­me­tien­do abu­sos.

Re­sul­ta ne­ce­sa­rio un nue­vo mar­co de ac­tua­ción pa­ra el bi­no­mio cer­do ibé­ri­co–dehe­sa den­tro de una ley na­cio­nal de la dehe­sa que re­co­noz­ca su iden­ti­dad pro­pia y sir­va pa­ra re­va­lo­ri­zar to­das sus pro­duc­cio­nes y su co­mer­cia­li­za­ción, am­pa­ra­da por la mar­ca dehe­sa co­mo sím­bo­lo de pres­ti­gio y di­fe­ren­cia­ción, re­sal­tan­do el ex­tra­or­di­na­rio pa­pel que jue­ga co­mo pro­duc­to­ra de bie­nes pú­bli­cos pa­ra to­da la so­cie­dad, que in­du­da­ble­men­te va a ser­vir pa­ra po­ten­ciar la mar­ca Es­pa­ña en un con­tex­to de eco­no­mía ver­de.

Es ho­ra de ser ho­nes­tos, con nues­tros ga­na­de­ros y nues­tro te­rri­to­rio. La ac­tual nor­ma de Ca­li­dad del Cer­do Ibé­ri­co (R.D. 4/2014), no es­tá sir­vien­do pa­ra que el con­su­mi­dor iden­ti­fi­que y va­lo­re ade­cua­da­men­te el cer­do ibé­ri­co pu­ro pro­du­ci­do en la dehe­sa. Por ello, des­de la Fun­da­ción Sa­via se ha so­li­ci­ta­do que per­mi­ta sa­lir a es­te em­ble­má­ti­co ani­mal –pa­tri­mo­nio de na­cio­nal– de un lu­gar que no le co­rres­pon­de, por su cen­te­na­ria his­to­ria: so­cial, cul­tu­ral y me­dioam­bien­tal.

Es­ta reite­ra­ti­va de­man­da, pa­ra su ex­clu­sión de la nor­ma de ca­li­dad, se fun­da­men­ta en los si­guien­tes he­chos: por­que una mis­ma nor­ma de ca­li­dad, des­de la ló­gi­ca, no pue­de am­pa­rar a dos sis­te­mas de pro­duc­ción tan dis­tin­tos y di­fe­ren­tes (in­ten­si­vo y ex­ten­si­vo) des­de el pun­to de vis­ta de su ma­ne­jo y ali­men­ta­ción, bie­nes­tar de los ani­ma­les y po­der de con­ta­mi­na­ción.

Tam­bién por­que el cer­do ibé­ri­co pu­ro, mo­de­la­do ge­né­ti­ca­men­te du­ran­te si­glos en la dehe­sa, del que pro­ce­de el tra­di­cio­nal ja­món ibé­ri­co de be­llo­ta, san­to y se­ña de la gas­tro­no­mía es­pa­ño­la –pa­tri­mo­nio na­cio­nal–, que nos ha da­do fa­ma y pres­ti­gio en to­do el mun­do, tie­ne que ser es­pe­cí­fi­ca y es­pe­cial­men­te pro­te­gi­do, aten­dien­do a su ori­gen ge­né­ti­co –ibé­ri­co–, al eco­sis­te­ma en el que se pro­du­ce, que es la dehe­sa, y a la ex­tra­or­di­na­ria fun­ción so­cial y am­bien­tal que desa­rro­lla pa­ra to­da la so­cie­dad co­mo pro­duc­tor de bie­nes pú­bli­cos. Es­ta pro­tec­ción ofi­cial tie­ne que ver­se re­fle­ja­da con una nor­ma pro­pia de ca­li­dad, di­fe­ren­cia­da, que re­fle­je cla­ra­men­te su sin­gu­la­ri­dad y es­pe­ci­fi­ci­dad, pa­ra que, no pue­da ser co­pia­do ni re­pli­ca­do fue­ra de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, al­go que sí es­tá ocu­rrien­do ya con el cer­do ibé­ri­co cru­za­do de pien­so en otras par­tes del mun­do.

Por­que el cer­do ibé­ri­co y la dehe­sa cons­ti­tu­yen un bi­no­mio in­se­pa­ra­ble, en el que se sal­van o des­apa­re­cen los dos jun­tos, ya que tie­nen de­mos­tra­da una for­ta­le­za in­que­bran­ta­ble, cons­ti­tu­yen­do el fun­da­men­to bá­si­co en una cen­te­na­ria his­to­ria de sos­te­ni­bi­li­dad, apro­ve­chan­do ra­cio­nal­men­te los re­cur­sos na­tu­ra­les pre­sen­tes en los sue­los más po­bres y vul­ne­ra­bles exis­ten­tes en las zo­nas des­fa­vo­re­ci­das y te­rri­to­rios es­pe­cial­men­te des­po­bla­dos de la geo­gra­fía es­pa­ño­la.

Y por­que fi­nal­men­te a es­ta Nor­ma se opo­nen los pro­duc­to­res ga­na­de­ros ge­nui­na­men­te tra­di­cio­na­les, que so­lo pro­du­cen ibé­ri­co pu­ro de be­llo­ta y los cien­tí­fi­cos e in­ves­ti­ga­do­res que tra­ba­jan en es­te cam­po sa­ben que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble sal­var a es­te pa­ra­dig­má­ti­co bi­no­mio de los vai­ve­nes y ava­ta­res co­mer­cia­les a los que ac­tual­men­te es­tá so­me­ti­da es­ta irre­con­du­ci­ble nor­ma de ca­li­dad.

La ex­pe­rien­cia del ca­mino an­da­do ya la ac­tual nor­ma de ca­li­dad ha evi­den­cia­do que, por ejem­plo, la nor­ma de ca­li­dad re­co­no­ce co­mo ibé­ri­co a los ani­ma­les cru­za­dos con du­roc en un 50% y per­mi­te su ali­men­ta­ción con pien­so en ins­ta­la­cio­nes in­dus­tria­les. Que, se am­plía el ám­bi­to de su apli­ca­ción a la car­ne fres­ca pro­ce­den­te del des­pie­ce de las ca­na­les del ibé­ri­co 50% de la an­te­rior nor­ma, y lla­ma “ibé­ri­co de cam­po” a es­tos mis­mos ani­ma­les cuan­do pa­san los úl­ti­mos 60 días, an­tes del sa­cri­fi­cio, co­mien­do pien­so, en una par­ce­la de 15 cer­dos por hec­tá­rea.

Que, per­mi­te lla­mar “ibé­ri­cos de ce­bo de cam­po” a los mis­mos ani­ma­les cru­za­dos, ali­men­ta­dos du­ran­te to­da su vi­da a ba­se de pien­so, pe­ro que van a es­tar los úl­ti­mos dos me­ses de su vi­da en una par­ce­la o co­rral a ra­zón de 100 ani­ma­les por hec­tá­rea, con los re­sul­ta­dos po­co edi­fi­can­tes que se es­tán vien­do muy fre­cuen­te­men­te en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, y que pue­de sig­ni­fi­car la des­apa­ri­ción to­tal del sue­lo de la dehe­sa en la que se en­cuen­tran.

Por to­do ello, el cer­do ibé­ri­co pu­ro de be­llo­ta no pue­de se­guir en la ac­tual nor­ma de ca­li­dad, por­que no tie­ne na­da que ga­nar y sí mu­cho que per­der. Va sien­do ho­ra que sea­mos ho­nes­tos, que sea­mos jus­tos con el te­rri­to­rio, su gen­te y sus pro­duc­tos; con su idio­sin­cra­sia, con su sin­gu­la­ri­dad, con su va­lor di­fe­ren­cial.

Va sien­do ho­ra que con­te­mos con una nor­ma­ti­va que re­co­noz­ca los pro­duc­tos de­ri­va­dos de la be­llo­ta y de la dehe­sa. Son úni­cos en el mun­do, así te­ne­mos que en­ten­der­lo, re­co­no­cer­lo y re­gu­lar­lo. Va sien­do ho­ra que con­te­mos con una nor­ma de pro­duc­tos de la dehe­sa que sea nues­tro más va­lio­so es­tan­dar­te, re­fe­ren­cia y va­lor.

Una mis­ma nor­ma de ca­li­dad no pue­de am­pa­rar al sis­te­ma in­ten­si­vo y al ex­ten­si­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.