“El 80% de los que han ve­ni­do eran las pri­me­ras op­cio­nes”

Ase­gu­ra que “el Re­crea­ti­vo no es de los más fuer­tes a ni­vel eco­nó­mi­co, pe­ro es un club con nom­bre, con ti­rón” “Por un la­do me da es­ca­lo­fríos es­cu­char la pa­la­bra as­cen­so, pe­ro por otro lo en­tien­do”, afir­ma Za­mo­ra

Huelva Informacion - - Deportes - Ma­nuel S. Nú­ñez HUEL­VA

Juan An­to­nio Za­mo­ra ha pa­sa­do con ex­ce­len­te no­ta su de­but co­mo se­cre­ta­rio téc­ni­co del Re­crea­ti­vo de Huel­va. Ha vi­vi­do ca­si dos me­ses in­ten­sos, pe­ro al fi­nal ha con­se­gui­do los dos ob­je­ti­vos que se mar­có: te­ner una plan­ti­lla com­pe­ti­ti­va y no ge­ne­rar­le deu­da a club.

¿Es­pe­ra­ba una plan­ti­lla de tan­ta ca­li­dad cuan­do asu­mió el car­go? “Al fi­nal lo es­pe­ra­ba, por­que en to­do mo­men­to he in­ten­ta­do ha­cer las co­sas bien y siem­pre he con­ta­do con la ayu­da de Al­ber­to Mon­tea­gu­do, con lo que to­do es más fá­cil. El Re­crea­ti­vo no es de los más fuer­tes de la ca­te­go­ría a ni­vel eco­nó­mi­co, pe­ro es un club con ti­rón, que tie­ne nom­bre y en ese sen­ti­do sí pue­de ser el más fuer­te. Lla­mar de par­te del De­cano es un ali­cien­te”, ase­gu­ra.

Lo tie­ne cla­ro cuan­do se le pre­gun­ta qué ca­rac­te­rís­ti­ca des­ta­ca en la plan­ti­lla al­bia­zul. “Lo me­jor es que tie­ne un va­lor hu­mano in­creí­ble, es un ves­tua­rio de bue­nas per­so­nas, apar­te de sus con­di­cio­nes fut­bo­lís­ti­cas. Yo he si­do pro­fe­sio­nal du­ran­te 15 años y he triun­fa­do cuan­do el ves­tua­rio es­ta­ba uni­do, sien­do una gran fa­mi­lia, y en es­te ca­so lo he­mos con­se­gui­do, y si a eso le su­mas la ca­li­dad in­di­vi­dual, la com­bi­na­ción es per­fec­ta”.

Al­gu­nos ju­ga­do­res, du­ran­te su pre­sen­ta­ción, han ha­bla­do di­rec­ta­men­te de su­bir de ca­te­go­ría. “Han si­do de­ma­sia­do va­lien­tes (co­men­ta con buen hu­mor), mu­chos apun­tan al­to por su ju­ven­tud, pe­ro tam­bién ten­go que de­cir que ese es el per­fil de fut­bo­lis­ta que he­mos bus­ca­do, ju­ga­do­res am­bi­cio­sos, con ham­bre, que no se con­for­man con lo que han he­cho y que vie­nen aquí pa­ra triun­far. Por un la­do me da es­ca­lo­fríos es­cu­char la pa­la­bra as­cen­so, pe­ro por otro la­do lo en­tien­do, por­que to­dos que­re­mos ga­nar en la com­pe­ti­ción que par­ti­ci­pa­mos”.

To­dos los fi­cha­jes le han he­cho ilu­sión a Za­mo­ra “des­de el pri­me­ro al úl­ti­mo, pe­ro cuan­do en­tras en un car­go nue­vo siem­pre re­cuer­das la pri­me­ra lla­ma­da por te­lé­fono pa­ra in­ten­tar con­ven­cer a un fut­bo­lis­ta; y tam­bién la úl­ti­ma, que nos tu­vo en el club has­ta pa­sa­das las do­ce de la no­che pa­ra ul­ti­mar los de­ta­lles. Sí ha ha­bi­do una in­cor­po­ra­ción es­pe­cial que es la de Chu­li, por­que es com­pa­ñe­ro, ami­go, por ver có­mo lo de­man­da­ba la afi­ción... que­ría lle­var­lo en se­cre­to, aun­que con el tiem­po fue un se­cre­to a vo­ces; su fi­cha­je ha he­cho fe­liz a mu­cha gen­te, y en­tre ellos ló­gi­ca­men­te a mi”, re­cuer­da.

Con­tra­tar a un ju­ga­dor no es na­da fá­cil: “He­mos te­ni­do que pe­lear las con­di­cio­nes, los con­tra­tos, ha­cer fren­te a otras ofer­tas... en el ca­so de Chu­li que­ría ju­gar en otra ca­te­go­ría su­pe­rior y he­mos su­fri­do has­ta el fi­nal, pe­ro yo te­nía cla­ro que él que­ría ju­gar en Huel­va y su prio­ri­dad era ve­nir aquí”.

Ha si­do fun­da­men­tal pa­ra te­ner es­ta plan­ti­lla las ga­nas y la ilu­sión de los ju­ga­do­res por ve­nir. “Al­gu­nos vie­nen de ca­te­go­ría su­pe­rior co­mo Isi, Bor­ja, Gus­ta­vo, otros han lle­ga­do ce­di­dos... pe­ro pa­ra to­dos su pri­me­ra op­ción era el Re­crea­ti­vo. Eco­nó­mi­ca­men­te no lle­gá­ba­mos a lo que le da­ban otros, pe­ro ellos le de­ja­ron cla­ro a sus clu­bes de ori­gen que el úni­co equi­po de Se­gun­da B en el que que­rían ju­gar era del De­cano. Su ilu­sión ha si­do cla­ve, por­que no po­día­mos igua­lar eco­nó­mi­ca­men­te otras ofer­tas que te­nían”.

En es­te mes y me­dio lar­go des­de que asu­mió el car­go (fue pre­sen­ta­do el 16 de ju­lio) ha he­cho un más­ter ace­le­ra­do. “He apren­di­do mu­cho, a ha­blar por te­lé­fono, a ne­go­ciar con re­pre­sen­tan­tes, que nun­ca ha­bía si­do mi pun­to fuer­te por­que es una fi­gu­ra a la que he te­ni­do de­ma­sia­do res­pe­to. Me he en­con­tra­do con bue­nas per­so­nas y otros que no lo son tan­to, que bus­can el jue­go su­cio o sa­car has­ta el úl­ti­mo cén­ti­mo cuan­do sa­ben que no exis­te. Ha si­do el pri­mer ‘mer­ca­do’ que he vi­vi­do y es­ta pri­me­ra ex­pe­rien­cia me de­ja un sa­bor dul­ce”.

¿El re­pre­sen­tan­te es un ami­go, un enemi­go o un mal ne­ce­sa­rio? “Hay de to­do; al­gu­nos son ami­gos, co­mo el de Isi Ros, que des­de el pri­mer mo­men­to me dio tran­qui­li­dad y me di­jo que el úni­co club de Se­gun­da B en el que ju­ga­ría se­ría el Re­cre; me dio su pa­la­bra y la cum­plió el úl­ti­mo día del mer­ca­do. Otros han bus­ca­do só­lo el di­ne­ro y los fut­bo­lis­tas han de­ja­do de ve­nir por­que su re­pre­sen­tan­tes no ha po­di­do co­ger el ‘pe­lliz­co’ que es­pe­ra­ban”.

En ge­ne­ral, se pue­de de­cir que han ve­ni­do pri­me­ras op­cio­nes de su lis­ta. “El 80% sí. El equi­po lo te­nía­mos cla­ro por nom­bres y por el ti­po de fut­bo­lis­ta que que­ría­mos. Es ob­vio que a al­gu­nos no los po­día­mos traer, pe­ro Al­ber­to Mon­tea­gu­do y yo de­fi­ni­mos el ti­po de ju­ga­dor que ha­cía fal­ta, y a par­tir de ahí he­mos traí­do prác­ti­ca­men­te a los me­jo­res”.

A pe­sar de ser no­va­to en el car­go, su ex­pe­rien­cia co­mo ju­ga­dor y sus con­tac­tos han si­do fun­da­men­ta­les: “En años an­te­rio­res ha ha­bía he­cho un tra­ba­jo pa­re­ci­do, por­que des­de el club me pi­die­ron se­guir los equi­pos de Se­gun­da B, dar in­for­mes de los 3-4 par­ti­dos que veía al día, y al fi­nal de ca­da tem­po­ra­da pre­sen­ta­ba mi ba­se de da­tos y mis in­for­mes al club. Apar­te es­tán mis 15 años de pro­fe­sio­nal, y ten­go con­tac­tos y ami­gos con los que he com­par­ti­do in­for­ma­ción co­mo Ós­car Arias, Emilio Vi­quei­ra, etc y me han ayu­da­do mu­cho, así co­mo re­pre­sen­tan­tes que han com­par­ti­do pro­fe­sión con­mi­go; me han en­se­ña­do a com­por­tar­me en una ne­go­cia­ción, a plan­tar­me cuan­do no se pue­de dar más. No me he vis­to co­mo un no­va­to, por­que te­nía co­no­ci­mien­tos, pe­ro al prin­ci­pio te­nía cla­ro que al ser nue­vo no que­ría co­me­ter erro­res, y por eso pe­dí con­se­jo a gen­te ex­per­ta en la ma­te­ria, en es­te mun­di­llo”.

Lo que sí re­co­no­ce Za­mo­ra es que es­tos dos me­ses le han ge­ne­ra­do “mu­cho es­trés, so­bre to­do en la pri­me­ra y úl­ti­ma se­ma­na, y tam­bién por el equi­po en el que es­toy. Es una pre­sión aña­di­da que me me­tía cuan­do era fut­bo­lis­ta, co­mo coor­di­na­dor de la can­te­ra y aho­ra co­mo se­cre­ta­rio téc­ni­co. Es al­go que asu­mo, por­que hay más de 10.000 abo­na­dos, por­que hay una ciu­dad de­trás que es­tá pen­dien­te del Re­cre... y si a eso le su­mas las ga­nas que ten­go de apor­tar y de que to­do sal­ga bien, pues la pre­sión es má­xi­ma. Me ima­gi­na­ba un fu­tu­ro más cer­ca del ver­de, del en­tre­na­mien­to dia­rio, pe­ro el club apos­tó por mi pa­ra es­ta fun­ción por mi pre­pa­ra­ción y por mis co­no­ci­mien­tos, y la ver­dad es que me es­tá gus­tan­do”.

El úni­co ‘pe­ro’ a la plan­ti­lla pue­de ser que fal­ta ese cen­tral que pue­die­se ju­gar tam­bién de la­te­ral iz­quier­do. “Sí, pue­de ser una de las pie­zas que ha­ya fal­ta­do; me hu­bie­se gus­ta­do un sub 23 que se adap­ta­ra a esas ne­ce­si­da­des, pe­ro tam­po­co se tra­ta de traer pa­ra re­lle­nar, y eso po­dría cor­tar la pro­yec­ción de ju­ga­do­res de la can­te­ra que es­tán ha­cien­do un buen pa­pel en el fi­lial”.

El úl­ti­mo día lle­gó Isi Ros y se mar­chó Car­los Fer­nán­dez, un ju­ga­dor con unas ca­rac­te­rís­ti­cas

Juan An­to­nio Za­mo­ra

Se­cre­ta­rio téc­ni­co del De­cano Lo me­jor de la plan­ti­lla es que tie­ne un va­lor hu­mano in­creí­ble, to­dos son bue­nas per­so­nas” Juan An­to­nio Za­mo­ra

Se­cre­ta­rio téc­ni­co del De­cano Te­nía cla­ro que al ser nue­vo no que­ría co­me­ter erro­res, por eso pe­dí con­se­jo a gen­te ex­per­ta”

que no tie­ne nin­gún otro en el equi­po. “Ha si­do el peor tra­go que he pa­sa­do des­de que soy di­rec­tor de­por­ti­vo, te­ner que lla­mar­lo a seis ho­ras de que se ce­rra­ra el mer­ca­do y co­mu­ni­cár­se­lo. Fue una de­ci­sión por mo­ti­vos de­por­ti­vos, pe­ro a la vez nos com­por­ta­mos co­mo un club se­ñor ha­cia él. Era el ju­ga­dor que más fá­cil iba a en­con­trar equi­po; Al­ber­to (Mon­tea­gu­do) y yo nos po­ne­mos en mar­cha y le con­se­gui­mos ofer­tas de va­rios clu­bes, ade­más de que eco­nó­mi­ca­men­te nos po­día aba­ra­tar el cos­te de la plan­ti­lla con su sa­li­da y la lle­ga­da de Isi”.

¿Ha que­da­do di­ne­ro pa­ra re­for­zar el equi­po en el mer­ca­do de in­vierno si lo so­li­ci­ta el téc­ni­co? “Es­pe­ro no te­ner que re­for­zar­lo, por­que Al­ber­to y yo es­ta­mos con­ten­tos con lo que te­ne­mos. Se­rá la tem­po­ra­da la que nos mar­que las ne­ce­si­da­des, pe­ro me gus­ta­ría

Juan An­to­nio Za­mo­ra

Se­cre­ta­rio téc­ni­co del De­cano El peor tra­go que he pa­sa­do fue de­cir­le a Car­los Fer­nán­dez que no con­tá­ba­mos con él”

aguan­tar tal y co­mo es­ta­mos has­ta el fi­nal. Si al­guien no es­tá a la al­tu­ra o hay al­gún dé­fi­cit (por al­gu­na le­sión) se re­for­za­ría esa po­si­ción”, de­ja cla­ro el se­cre­ta­rio téc­ni­co al­bia­zul.

Za­mo­ra reali­zó unas de­cla­ra­cio­nes re­cien­te­men­te en las que si­tua­ba a la Ba­lo­na co­mo uno de los equi­pos po­ten­tes eco­nó­mi­ca­men­te den­tro del gru­po; el pre­si­den­te del club, Raf­fae­le Pan­da­lo­ne, le res­pon­dió pre­gun­tán­do­se có­mo va a gas­tar la Ba­lo­na con mil abo­na­dos más que el Re­cre que tie­ne diez mil, y di­jo que con cua­tro ju­ga­do­res del De­cano pa­ga­ría a me­dia plan­ti­lla su­ya. Za­mo­ra evi­ta la po­lé­mi­ca y lan­za un men­sa­je con­ci­lia­dor. “Le pi­do per­dón si al­gu­na pa­la­bra mía le ha sen­ta­do mal. Allí ten­go co­no­ci­dos que han ju­ga­do con­mi­go y no ha­blo des­de el des­co­no­ci­mien­to; me ha en­can­ta­do el equi­po que ha he­cho, es com­pe­ti­ti­vo. Pue­de que se me ha­ya ma­lin­ter­pre­ta­do, pe­ro ca­da uno de­fien­de lo su­yo”.

Tras aca­bar el mer­ca­do de fi­cha­jes “tu­vi­mos una reunión pa­ra va­lo­rar lo que ha­bía­mos con­se­gui­do y el club me fe­li­ci­tó; tam­bién ten­go que fe­li­ci­tar­les a ellos, han si­do fun­da­men­ta­les en el día a día y en es­pe­cial Ma­ría del Mar, tra­ba­ja­do­ra del Re­cre que ha es­ta­do co­do con co­do con­mi­go y con Al­ber­to en el te­ma de las li­cen­cias, la do­cu­men­ta­ción, tráns­fer... su ayu­da ha si­do muy va­lio­sa”.

Es­tas fre­né­ti­cas se­ma­nas han afian­za­do su re­la­ción con Mon­tea­gu­do. “Ya nos co­no­cía­mos, ju­gué con él, me en­tre­nó en el Ba­da­joz y te­nía­mos una re­la­ción bas

Juan An­to­nio Za­mo­ra

Se­cre­ta­rio téc­ni­co del De­cano Es fá­cil lle­var­se bien con Mon­tea­gu­do; es­tá las 24 ho­ras del día pen­san­do en el fút­bol, igual que yo”

tan­te cor­dial. Es un en­fer­mo del fút­bol, es­tá las 24 ho­ras del día pen­san­do en es­te de­por­te, y yo igual, por des­gra­cia pa­ra mi fa­mi­lia. Des­de que lo con­tra­ta­mos he­mos con­vi­vi­do 18 ho­ras al día jun­tos. Es fá­cil lle­var­se bien con él”.

Cuan­do se pre­sen­tó co­mo se­cre­ta­rio téc­ni­co fue ro­tun­do al ase­gu­rar que no le ge­ne­ra­ría deu­da al club. “Eso es­tá to­tal­men­te con­se­gui­do y con cre­ces. Ha si­do un or­gu­llo pa­ra to­dos ha­cer un equi­po tan com­pe­ti­ti­vo y con un pre­su­pues­to que no es ba­jo, pe­ro tam­po­co de los más al­tos de la ca­te­go­ría. El me­jor fi­cha­je ha si­do la afi­ción; gra­cias a ellos he­mos te­ni­do un pe­que­ño plus que nos ha per­mi­ti­do la in­cor­po­ra­ción de Isi Ros”.

CAN­TER­LA

Juan An­to­nio Za­mo­ra, Al­ber­to Mon­tea­gu­do y Ma­no­lo Zam­brano, las tres ca­be­zas vi­si­bles del Re­crea­ti­vo de Huel­va.

CAN­TER­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.