LA TIE­RRA ES NUES­TRA MA­DRE

Huelva Informacion - - Opinión -

TE­NÉIS que en­se­ñar a vues­tros hi­jos que el sue­lo que es­tá ba­jo sus pies tie­ne las ce­ni­zas de nues­tros an­te­pa­sa­dos. Pa­ra que res­pe­ten la Tie­rra, con­tad­les que la Tie­rra con­tie­ne las al­mas de nues­tros an­te­pa­sa­dos. En­se­ñad a vues­tros hi­jos lo que no­so­tros en­se­ña­mos a los nues­tros: que la Tie­rra es nues­tra ma­dre. Lo que le acae­ce a la Tie­rra, le acae­ce tam­bién a los hi­jos de la Tie­rra. Cuan­do los hom­bres es­cu­pen a la Tie­rra se es­tán es­cu­pien­do a sí mis­mos. Pues no­so­tros sa­be­mos que la Tie­rra no per­te­ne­ce a los hom­bres, que el hom­bre per­te­ne­ce a la Tie­rra. Eso lo sa­be­mos muy bien. To­do es­tá uni­do en­tre sí, co­mo la san­gre que una a una mis­ma fa­mi­lia. To­do es­tá uni­do”.

Es­te tex­to fue es­cri­to en 1855 por el je­fe del pue­blo Du­wa­mish, que ocu­pa­ban ha­ce si­glo y me­dio lo que es hoy Was­hing­ton, y res­pon­día al pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, que pre­ten­día com­prar aque­llas tie­rras y ex­pul­sar a los in­dios a una re­ser­va, co­mo fi­nal­men­te hi­cie­ron. Aquel pue­blo, que lle­va­ba ge­ne­ra­cio­nes vi­vien­do en aque­llas tie­rras, no en­ten­día que se pu­die­ra com­prar ni ven­der, no se sen­tían due­ños, sino ha­bi­tan­tes. Im­por­tó po­co lo que pen­sa­ran: fue­ron ex­ter­mi­na­dos.

Pe­ro las pa­la­bras del je­fe Seattle tie­nen

“Con­ti­nuad con­ta­mi­nan­do vues­tro le­cho y una no­che mo­ri­réis en vues­tra pro­pia caí­da”

hoy la mis­ma vi­gen­cia que en­ton­ces. Se que­ja­ba, en otra par­te del tex­to, de co­mo los co­lo­nos dis­pa­ra­ban des­de el tren por di­ver­sión a los bú­fa­los, su fuen­te de ali­men­to, de­jan­do mi­les de ani­ma­les pu­drién­do­se al sol. Ese mis­mo com­por­ta­mien­to lo he­mos man­te­ni­do has­ta la fe­cha: he­mos di­la­pi­da­do los re­cur­sos na­tu­ra­les del pla­ne­ta de una for­ma irres­pon­sa­ble y frenética. Y aho­ra, des­pués de tan­tos años, em­pe­za­mos a dar­nos cuen­ta de que es­te com­por­ta­mien­to nos lle­va di­rec­tos al caos. Y lo que es peor: no so­mos ca­pa­ces de fre­nar es­ta en­lo­que­ci­da ca­rre­ra ha­cia el abis­mo.

Es­ta­mos ya in­mer­sos en una cri­sis cli­má­ti­ca. Ya no hay pla­zos, ya no que­da tiem­po. A par­tir de aho­ra es­ta cri­sis se­rá la que mar­que la agen­da in­ter­na­cio­nal, por las bra­vas. Es­ta­mos vien­do sus con­se­cuen­cias en for­ma de des­hie­lo, tor­na­dos, se­quías, ba­su­ras… y aho­ra só­lo po­de­mos ha­cer dos co­sas: fre­nar nues­tro com­por­ta­mien­to y ate­nuar co­mo po­da­mos to­das esas con­se­cuen­cias. Pe­ro la pa­ra­do­ja es que pre­ten­de­mos ha­cer lo se­gun­do sin lo pri­me­ro. Vol­vien­do a las pa­la­bras del je­fe Seattle (tex­to cu­ya lec­tu­ra completa recomendam­os), nos se­ca­mos el es­cu­pi­ta­jo ca­da vez, y ca­da vez vol­ve­mos a es­cu­pir a la Tie­rra. A no­so­tros mis­mo. “Con­ti­nuad con­ta­mi­nan­do vues­tro le­cho y una no­che mo­ri­réis en vues­tra pro­pia caí­da”.

GON­ZA­LO RE­VI­LLA

pro­yec­[email protected]­so­ri­llas.org

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.