CIU­DAD DE OBRAS

Huelva Informacion - - Opinión -

DES­DE el bal­cón, la calle es­tre­cha se nos apa­re­ce co­mo un río de are­na y cas­co­tes a mo­do de ris­cos, so­bre los que ser­pen­tean de un ex­tre­mo a otro de la calle pe­que­ñas pa­sa­re­las azu­les, a mo­do de im­pro­vi­sa­dos puen­te­ci­llos co­mo si de una Ve­ne­cia ol­vi­da­da y cu­tre se tra­ta­re. No se per­ca­ta uno de las in­co­mo­di­da­des que traen las obras en el es­pa­cio pú­bli­co has­ta que se las plan­tan en la puer­ta de su ca­sa, con su so­no­ri­dad im­per­ti­nen­te, per­sis­ten­tes ade­más de feas, com­pe­ti­do­ras des­lea­les de los des­per­ta­do­res que no ha­cen fal­ta des­de ha­ce ca­si cua­tro me­ses.

Es la reali­dad del día a día que su­fren vecinos, vian­dan­tes y co­mer­cian­tes (ay ellos, tan pre­sen­tes en los re­zos de los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos co­mo ex­pues­tos a sus ca­pri­chos y pro­me­sas ca­si siem­pre in­cum­pli­das) de­ja­dos a su suer­te obli­ga­dos a per­ma­ne­cer de ex­tras mien­tras los su­fri­dos ope­ra­rios se afa­nan co­mo pue­den en sus la­bo­res in­ter­mi­na­bles. Con la ne­ce­si­dad de em­pleo que su­fri­mos no pa­re­ce de re­ci­bo que to­da­vía en los tiempos que co­rren una obra pú­bli­ca y se su­po­ne ne­ce­sa­ria no cuen­te con más per­so­nal de­bi­da­men­te con­tra­ta­do (las his­to­rias que se cuen­tan a es­te res­pec­to son pa­ra lle­var­se las ma­nos a la ca­be­za) pa­ra eje­cu­tar las ta­reas en el me­nor tiem­po po­si­ble.

A la mis­ma ho­ra, los pri­me­ros so­ni­dos de las má­qui­nas ape­nas de­jan oír las pa­la­bras del al­cal­de en la ra­dio, fe­li­ci­tán­do­se por un nue­vo acuer­do que co­nec­ta­rá a la ciu­dad con una ca­pi­tal im­por­tan­tí­si­ma de Eu­ro­pa (otra) me­dian­te vue­lo di­rec­to, as­pec­to és­te que conf ir­ma la cre­cien­te pre­sen­cia de la mis­ma en to­dos los fo­ros in­ter­na­cio­na­les. Y to­do es­to nos pa­re­ce muy bien, co­mo nos agra­da que se des­blo­queen pro­yec­tos em­ble­ma que es­ta­ban es­tan­ca­dos, y se va­lo­re el po­ten­cial tec­no­ló­gi­co que ex­por­ta­mos des­de los cen­tros de la Car­tu­ja, por ejem­plo. Pe­ro mu­cho me­jor es­ta­ría si es­tu­vie­ra acom­pa­ña­do de una ver­da­de­ra aten­ción a las ne­ce­si­da­des más bá­si­cas de los vecinos.

Se me di­rá que las obras de ade­cua­ción de las ca­lles de la ciu­dad son ne­ce­sa­rias, que las mo­les­tias in­he­ren­tes a sus tra­ba­jos son inevi­ta­bles, que a su vez se re­vi­san aco­me­ti­das y otros ser­vi­cios, y que el re­sul­ta­do fi­nal sue­le me­jo­rar la si­tua­ción de ini­cio. Y se­gu­ro que es ver­dad. Pe­ro to­do lo an­te­rior es hu­mo si de­trás de las de­ci­sio­nes no hay un com­pro­mi­so cla­ro de res­pe­tar los de­re­chos de quie­nes lo úni­co que ha­cen es cum­plir es­cru­pu­lo­sa­men­te sus obli­ga­cio­nes co­mo ciu­da­da­nos.

No se per­ca­ta uno de las in­co­mo­di­da­des que traen las obras pú­bli­cas has­ta que se las plan­tan en la puer­ta de su ca­sa

EDUAR­DO OS­BOR­NE

www.pai­sa­jeur­bano.org

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.