QUE EL PAC­TO EDU­CA­TI­VO SEA NO­TI­CIA

Huelva Informacion - - Opinión -

EN nues­tra co­mu­ni­dad hay más de 225.000 alum­nos en los 400 co­le­gios con­cer­ta­dos con que cuen­ta Es­cue­las Ca­tó­li­cas de An­da­lu­cía (ECA) que es­tos días han vuel­to a cla­se en la más ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad. Nues­tros cen­tros han abier­to sus puer­tas pun­tual­men­te aten­di­dos por más de 16.000 pro­fe­sio­na­les, do­cen­tes y de ad­mi­nis­tra­ción y servicios, con el úni­co y am­bi­cio­so ob­je­ti­vo de “edu­car con la ilu­sión de ha­cer un mun­do me­jor”. Nos gus­ta que así sea.

Los pa­dres piden hoy, más que nun­ca, es­ta­bi­li­dad y con­fian­za en ese cen­tro al que en­co­mien­dan la for­ma­ción y edu­ca­ción de sus hi­jos, bus­can­do una en­se­ñan­za de ca­li­dad y com­pro­me­ti­da que per­mi­ta a sus hi­jos afron­tar con ga­ran­tías unos es­tu­dios su­pe­rio­res o la in­ser­ción en el com­ple­jo mun­do la­bo­ral.

Es­cue­las Ca­tó­li­cas de An­da­lu­cía (ECA), or­ga­ni­za­ción pa­tro­nal que aglu­ti­na a la ma­yo­ría de los ti­tu­la­res de los cen­tros edu­ca­ti­vos con­cer­ta­dos de la co­mu­ni­dad an­da­lu­za, vuel­ca to­do su es­fuer­zo en aten­der a los co­le­gios pa­ra que sir­van con efec­ti­vi­dad a los in­tere­ses de los pa­dres y de to­da la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va, ade­más de de­fen­der sus le­gí­ti­mos de­re­chos.

Una so­cie­dad es más ri­ca cuan­to más plu­ral es. Por eso in­sis­ti­re­mos en de­fen­der la li­ber­tad de los pa­dres pa­ra ele­gir li­bre­men­te, den­tro de un mar­co con­sen­sua­do, el cen­tro que con­si­de­ren más ade­cua­do pa­ra la edu­ca­ción de sus hi­jos. Apos­ta­re­mos por­que ha­ya una es­cue­la pú­bli­ca gra­tui­ta y de ca­li­dad, pe­ro tam­bién por el de­re­cho a te­ner unos cen­tros con­cer­ta­dos co­mo red com­ple­men­ta­ria y no sub­si­dia­ria. No que­re­mos ser unos

pri­vi­le­gia­dos, sino te­ner las mis­mas obli­ga­cio­nes, pe­ro tam­bién los mis­mos de­re­chos, por­que es­ta­mos con­ven­ci­dos de que no hay que te­ner mie­do a la li­ber­tad sino a la fal­ta de és­ta.

Con esas pre­mi­sas, en ECA se­gui­re­mos ten­dien­do puen­tes e in­ten­tan­do rom­per al­gu­nos pre­jui­cios que sur­gen del des­co­no­ci­mien­to y de po­si­cio­nes teó­ri­cas e ideo­lo­gi­za­das que po­co tie­nen que ver con la reali­dad, esa que se vi­ve día a día en los co­le­gios, sean pú­bli­cos o con­cer­ta­dos. Es­toy con­ven­ci­do de que cuan­do se ha­bla con pro­fe­sio­na­les de la edu­ca­ción, con in­de­pen­den­cia del ti­po de red en la que im­par­ten su do­cen­cia y su ideo­lo­gía, la con­ver­gen­cia so­bre las ba­ses só­li­das y es­truc­tu­ra so­bre las que se de­be sos­te­ner y ar­ti­cu­lar un sis­te­ma edu­ca­ti­vo, se­ría ca­si ab­so­lu­ta. De igual mo­do, si se pre­gun­ta­ra al res­to de la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va, par­ti­cu­lar­men­te a los pa­dres, lo que desean pa­ra la edu­ca­ción y for­ma­ción de sus hi­jos, la coin­ci­den­cia se­ría mu­cho ma­yor de lo que pen­sa­mos e in­fi­ni­ta­men­te dis­tin­ta y dis­tan­te a la que tra­zan los po­lí­ti­cos.

La edu­ca­ción cuan­do no se con­vier­te en un fin, sino que se ins­tru­men­ta­li­za en be­ne­fi­cio de in­tere­ses ideo­ló­gi­cos, po­lí­ti­ca­men­te po­co con­fe­sa­bles, na­ce vi­cia­da, di­vi­de y dis­tan­cia en lu­gar de unir y lo que es aún peor en­fren­ta.

Ne­ce­si­ta­mos que la Edu­ca­ción no sea más que pa­tri­mo­nio de una so­cie­dad desa­rro­lla­da y li­bre que apues­ta por su fu­tu­ro. Sin eti­que­tas. En de­fi­ni­ti­va, una edu­ca­ción que sea de to­dos y en la que que­pa­mos to­dos.

Es­te es un re­to de to­dos, par­ti­cu­lar­men­te de la Con­se­je­ría de Edu­ca­ción y De­por­te, li­de­ra­do por el Sr. Im­bro­da. El con­se­je­ro, en ca­si to­das las in­ter­ven­cio­nes, ha ha­bla­do que pre­ten­de “des­po­li­ti­zar la edu­ca­ción” y com­par­ti­mos con él di­cho de­seo, por­que la Edu­ca­ción no es pa­tri­mo­nio en ex­clu­si­vi­dad de unos, sino de to­dos. Por ello va a ne­ce­si­tar el diá­lo­go y co­la­bo­ra­ción del con­jun­to de la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va, por­que lo que se lo­gra me­dian­te el con­sen­so, al me­nos de la ma­yo­ría, tie­ne ma­yo­res ga­ran­tías de ser acep­ta­do y de per­du­rar en el tiem­po.

Es­cue­las Ca­tó­li­cas de An­da­lu­cía (ECA) siem­pre ha da­do prue­bas, jun­to con su in­de­pen­den­cia res­pec­to a to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos, de diá­lo­go, pru­den­cia, se­rie­dad y buen ha­cer. Por ello, lle­va­mos mu­chos años de­fen­dien­do pú­bli­ca­men­te la ne­ce­si­dad de un gran pac­to o acuer­do so­bre Edu­ca­ción en nues­tra re­gión, que aglu­ti­ne a to­da la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va y dé es­ta­bi­li­dad al sec­tor. De­be­mos abrir la men­te, ale­jar­nos de los en­quis­ta­dos y fic­ti­cios de­ba­tes po­lí­ti­cos y preo­cu­par­nos por dar res­pues­ta a esa reali­dad co­ti­dia­na que preo­cu­pa a los pa­dres que en­vían a sus hi­jos al cen­tro que con­si­de­ran más ade­cua­do. Un Pac­to que per­mi­ta que el co­mien­zo de cur­so con nor­ma­li­dad no sea no­ti­cia.

La edu­ca­ción cuan­do no se con­vier­te en un fin, sino que se ins­tru­men­ta­li­za en be­ne­fi­cio de in­tere­ses ideo­ló­gi­cos, na­ce vi­cia­da, di­vi­de y dis­tan­cia en lu­gar de unir

RO­SELL

CAR­LOS RUIZ FER­NÁN­DEZ

Se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Es­cue­las Ca­tó­li­cas de An­da­lu­cía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.