Que­za­da qui­so in­cul­par a su ex pa­re­ja por­que “odia­ba a los ni­ños”

● A la Guar­dia Ci­vil le ex­tra­ñó la hi­pó­te­sis de la pér­di­da pues el ni­ño “no te­nía con quién ju­gar” ● La ca­mi­se­ta fue el “pun­to de in­fle­xión”

Huelva Informacion - - Andalucía - M. M. ALMERÍA

El des­plie­gue po­li­cial y la re­per­cu­sión del ca­so sor­pren­die­ron a la ase­si­na con­fe­sa

La su­pues­ta ar­ti­ma­ña de Ana Ju­lia Que­za­da, la au­to­ra con­fe­sa del ase­si­na­to de Ga­briel Cruz, pa­ra des­viar la aten­ción e in­cul­par a Ser­gio, el hom­bre con el que ha­bía lle­ga­do a Las Ne­gras des­de Bur­gos, le cos­tó ca­ro. La Guar­dia Ci­vil tie­ne cla­ro que Que­za­da in­ten­tó apro­ve­char to­do lo que sa­bía de la in­ves­ti­ga­ción a tra­vés de Án­gel Cruz, pa­dre del ni­ño y a la sa­zón su pa­re­ja en aquel mo­men­to, pa­ra po­der im­pe­dir su cap­tu­ra y cul­par ca­si des­de el pri­mer mo­men­to a su ex pa­re­ja, si bien eso fue lo que aca­bó pro­vo­can­do que las mi­ra­das de los agen­tes se cen­tra­ran en sus mo­vi­mien­tos, pa­san­do a ser la prin­ci­pal sos­pe­cho­sa de la des­apa­ri­ción del me­nor.

El ca­pi­tán Jo­sé Ma­ría Zal­vi­de, je­fe de la Po­li­cía Judicial de la Co­man­dan­cia de Almería, ex­pli­có ayer que el ca­so de Ga­briel fue de­cla­ra­do de “al­to ries­go” des­de el pri­mer mo­men­to por­que, tras ana­li­zar el en­torno en el que des­apa­re­ció, se de­ter­mi­nó que no ha­bía mo­ti­vo pa­ra que el ni­ño se mo­vie­se o per­die­se en el mon­te, pues no te­nía “na­die con quién sa­lir a ju­gar”.

Se abrie­ron en­ton­ces di­fe­ren­tes lí­neas de in­ves­ti­ga­ción y se lle­va­ron a ca­bo in­ter­ven­cio­nes te­le­fó­ni­cas, se­gui­mien­to de gra­ba­cio­nes de sis­te­ma de se­gu­ri­dad, con­sul­tas en va­rios cam­ping y ho­te­les, con­sul­tan­do los an­te­ce­den­tes de ca­rác­ter se­xual y vio­len­to de per­so­nas de la zo­na, co­men­zan­do ade­más a es­tu­diar el en­torno fa­mi­liar.

Los in­ves­ti­ga­do­res des­car­ta­ron ca­si de in­me­dia­to que pu­die­se te­ner al­go que ver el aco­sa­dor de Pa­tri­cia Ramírez, la ma­dre del me­nor ase­si­na­do, in­ves­ti­ga­do por­que el sis­te­ma te­le­má­ti­co que lle­va pues­to por una or­den de ale­ja­mien­to de­jó de emi­tir su se­ñal el día en el que se per­dió el ras­tro del me­nor.

De acuer­do a las pa­la­bras del ca­pi­tán, el peor enemi­go de Que­za­da fue ella mis­ma: “El 3 de mar­zo apa­re­ce ex­tra­ña­men­te en una zo­na que pre­via­men­te ya se ha­bía ba­ti­do la ca­mi­se­ta, la en­cuen­tra la pos­te­rior­men­te de­te­ni­da y que es del ni­ño. Ha­bía con­tra­dic­cio­nes por­que ella di­ce que vis­tió al ni­ño y la abue­la di­ce que no, que no re­co­no­ce la pren­da”. Es­to hi­zo “prio­ri­zar la in­ves­ti­ga­ción” so­bre Que­za­da, aun­que no se ce­rra­ron otras lí­neas ya abier­tas. Es­pe­cial­men­te por­que ella in­sis­tía en apun­tar a su ex pa­re­ja.

El mó­vil eco­nó­mi­co se­guía so­bre la me­sa, ya que des­cu­brie­ron que Que­za­da ha­bía pro­pues­to su­bir una re­com­pen­sa eco­nó­mi­ca ofre­ci­da an­te­rior­men­te y que, cuan­do los pa­dres no adop­ta­ron es­ta me­di­da en una rue­da de pren­sa, se sin­tió “con­tra­ria­da”, se­gún le tras­la­dó la pro­ge­ni­to­ra de Ga­briel.

Tam­bién des­ta­có la ex­tra­ñe­za de que per­die­se el mó­vil dos ve­ces, una el día 2 de mar­zo, du­ran­te una ba­ti­da, y otro el día 3 en Ví­car. “El te­lé­fono des­apa­re­ce mis­te­rio­sa­men­te del vehícu­lo en el que iba. Nos lla­ma la aten­ción”, apun­tó el ofi­cial, quien sub­ra­yó que tam­bién le hi­zo sos­pe­char que se­ña­la­se a su ex pa­re­ja de Bur­gos du­ran­te una ba­ti­da en un lu­gar que no se en­con­tra­ba en una “zo­na de pa­so”, por lo que pa­re­cía que que­ría im­pli­car­lo.

El po­li­cía aña­dió que no se en­tró en la fin­ca en la que es­ta­ba en­te­rra­do Ga­briel por­que los fa­mi­lia­res en­tra­ban y sa­lían, que no ha­bía ras­tros de san­gre ni de vio­len­cia y se se­guía cre­yen­do ini­cial­men­te que Ga­briel pu­die­ra es­tar vi­vo y re­te­ni­do por un ter­ce­ro.

A Que­za­da le sor­pren­die­ron el des­plie­gue po­li­cial y la re­per­cu­sión me­diá­ti­ca, al­go que la obli­gó a re­tra­sar la idea” de lle­var el cadáver a “un si­tio se­gu­ro pa­ra ella”. Así lo ase­gu­ró el te­nien­te que ins­tru­yó las di­li­gen­cias del ca­so, aña­dien­do que, “por eso, alen­ta­ba la idea de que es­ta­ba vi­vo”, po­nien­do el fo­co so­bre su ex pa­re­ja, que era “una re­fe­ren­cia cons­tan­te, ase­gu­ran­do que te­nía una fur­go­ne­ta, que odia­ba a los ni­ños y que po­dría es­tar vin­cu­la­do”.

RA­FAEL GON­ZÁ­LEZ

La ase­si­na con­fe­sa del ase­si­na­to de Ga­briel Cruz, Ana Ju­lia Que­za­da, a su lle­ga­da a la Au­dien­cia de Almería.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.