La eu­ta­na­sia a una mu­jer con alz­héi­mer no fue ase­si­na­to

Una ge­ria­tra es ab­suel­ta tras dar­le una pas­ti­lla le­tal por petición ex­pre­sa, aun­que la an­cia­na lue­go se arre­pin­tió

Huelva Informacion - - Sociedad - Ima­ne Ra­chi­di (Efe) LA HA­YA

La Jus­ti­cia ho­lan­de­sa ha ab­suel­to a una ge­ria­tra del de­li­to de ase­si­na­to por prac­ti­car la eu­ta­na­sia a una an­cia­na con alz­héi­mer avan­za­do que ha­bía da­do se­ña­les con­tra­dic­to­rias so­bre su de­seo de mo­rir, otor­gan­do así prio­ri­dad a la de­cla­ra­ción ju­ra­da de la pa­cien­te cuan­do aún es­ta­ba me­jor.

La mu­jer, de 74 años, ha­bía fir­ma­do una petición de eu­ta­na­sia en 2012, en pre­vi­sión de que su es­ta­do de sa­lud em­peo­ra­se, per­die­se la me­mo­ria y tu­vie­ra que ser in­gre­sa­da en un ge­riá­tri­co.

Pe­ro lle­ga­do el mo­men­to, ya en 2017, la pa­cien­te no te­nía tan cla­ro que qui­sie­ra la muer­te asis­ti­da, lo que su doc­to­ra acha­có a la de­men­cia se­ve­ra que pa­de­cía.

A pe­sar de las con­tra­dic­cio­nes de la an­cia­na so­bre su de­seo de mo­rir, la mé­di­ca Cat­ha­ri­na A., jun­to a la hi­ja y el ma­ri­do de la pa­cien­te, que eran sus re­pre­sen­tan­tes le­ga­les, de­ci­die­ron se­guir ade­lan­te con el pro­ce­so de eu­ta­na­sia y le pu­sie­ron una pas­ti­lla en el ca­fé, sin pre­vio avi­so.

Du­ran­te el pro­ce­so, la an­cia­na des­per­tó de for­ma re­pen­ti­na y opu­so re­sis­ten­cia, lo que pro­vo­có que sus fa­mi­lia­res, que es­ta­ban pre­sen­tes en el ge­riá­tri­co en ese mo­men­to, la aga­rra­ran por la fuer­za pa­ra ayu­dar a la doc­to­ra a se­guir po­nién­do­la la in­yec­ción co­rres­pon­dien­te.

Es­ta si­tua­ción fue en­ten­di­da co­mo “ase­si­na­to” por la Fis­ca­lía ho­lan­de­sa, que lle­vó el ca­so an­te los tri­bu­na­les por pri­me­ra vez des­de que se le­ga­li­zó la eu­ta­na­sia en 2002, en bus­ca de es­ta­ble­cer un pre­ce­den­te judicial pa­ra ca­sos si­mi­la­res en los que un pa­cien­te con una en­fer­me­dad men­tal no sea ya ca­paz de ex­pre­sar su vo­lun­tad ra­zo­na­da.

El fis­cal Thijs Ber­ger en­ten­dió que la doc­to­ra, ya ju­bi­la­da, ha­bía ac­tua­do de “bue­na fe”, pe­ro ha­bía in­cum­pli­do su de­ber de “evaluar su­fi­cien­te­men­te y ase­gu­rar­se” de que la pa­cien­te aún que­ría mo­rir, man­te­nien­do una con­ver­sa­ción con ella so­bre es­te asun­to.

Sin em­bar­go, un tri­bu­nal de La Ha­ya ha re­cha­za­do la acu­sa­ción de ase­si­na­to por­que, en ba­se a la ley de la eu­ta­na­sia de 2002, la ge­ria­tra cum­plió con to­dos los re­qui­si­tos le­ga­les: la exis­ten­cia de un su­fri­mien­to in­so­por­ta­ble, una en­fer­me­dad in­cu­ra­ble y una petición ex­pre­sa de la pa­cien­te cuan­do aún con­ser­va­ba sus ca­pa­ci­da­des men­ta­les.

La doc­to­ra ex­pli­có du­ran­te el jui­cio que es­ta­ba con­ven­ci­da de que la pa­cien­te “es­ta­ba su­frien­do, y que ha­bía reite­ra­do su de­seo de no que­rer vi­vir en esas con­di­cio­nes”.

La Jus­ti­cia ho­lan­de­sa ha da­do pri­ma­cía a una de­cla­ra­ción ju­ra­da de la pa­cien­te en 2012

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.