HER­MANO RI­CO

Huelva Informacion - - Opinión - JUAN MA­NUEL MAR­QUÉS PE­RA­LES

EL PP an­da­luz era uno de los her­ma­nos po­bre de Ca­sa Gé­no­va. En los mí­ti­nes de los po­pu­la­res siem­pre hay un lar­go tra­mo de­di­ca­do a los sa­lu­dos, en eso Ja­vier Arenas era un maes­tro, los co­no­cía a to­dos, sir­ve pa­ra cohe­sio­nar a los con­cen­tra­dos, ca­len­tar los áni­mos pa­ra el par­la­men­to pos­te­rior y ex­ci­tar los sen­ti­mien­tos más gre­ga­rios. La ola. Sa­lu­dos a los al­cal­des, gran ova­ción a los pe­pe­ros del País Vas­co y men­ción las­ti­me­ra, con­des­cen­dien­te, al PP an­da­luz: an­da, a ver si ga­náis al­gu­na vez. Pues ya es­tá, Juan­ma Mo­reno, an­tes her­mano po­bre de Gé­no­va, abre cur­so en

el ho­tel Pa­la­ce, le pre­ce­de Pa­blo Ca­sa­do. Mo­reno es aho­ra el ma­yor res­pal­do del lí­der na­cio­nal, a quien el ga­lle­go Al­ber­to Nú­ñez Fei­jóo si­gue mi­ran­do de mo­do avie­so.

En su sen­ti­do ori­gi­nal, los desa­yu­nos in­for­ma­ti­vos son una gran men­ti­ra, por­que no se desa­yu­na na­da; como mu­cho, un ca­fé de pu­che­re­te con le­che y un zu­mo de bo­te ser­vi­do por ti­po con mu­cha pri­sa por re­ti­rar las me­sas cuan­do fi­na­li­zan las pre­gun­tas. Se desa­yu­na des­pués, en el af­ter. Y es allí, an­te una tos­ta­da con al­go de acei­te y un po­co de ja­món, que es como de­sa­yu­nan los cris­tia­nos, cuan­do un di­ri­gen­te pe­pe­ro me lo ex­pli­ca: he­mos sa­ca­do pe­cho. Al PP an­da­luz y a su pre­si­den­te hay que ve­nir a ver­los, en el Pa­la­ce es­tá Pa­blo Ca­sa­do, Teo­do­ro, Ana Pas­tor, el al­cal­de de

Ma­drid, el no electo Ma­ro­to, ca­si como cuan­do Susana Díaz es­ta­ba a pun­to de con­ver­tir­se en la Mer­kel es­pa­ño­la y los em­pre­sa­rios le lan­za­ban al­fom­bras ro­jas des­de que po­nía el pie en Ato­cha al ba­jar­se del AVE. La vir­tud más des­ta­ca­da de Juan­ma Mo­reno es­ca­sea en es­tos mo­men­tos en Es­pa­ña, es el sen­ti­do co­mún, cla­ro que con eso no se ga­nan unas elec­cio­nes, te las tie­nes que en­con­trar, como le pa­só al ac­tual pre­si­den­te, pe­ro es un acom­pa­ñan­te mag­ní­fi­co pa­ra el Go­bierno. Al­gu­nas ve­ces bas­ta con no equi­vo­car­se. Ya sé que es más efi­caz la proac­ti­vi­dad, pe­ro és­ta tien­de con fre­cuen­cia a la ocu­rren­cia, que fue el eje rec­tor del se­gun­do man­da­to de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro.

Juan­ma Mo­reno apo­ya a Ca­sa­do, el lí­der de los 66 es­ca­ños a quien se le ha pues­to cuer­pe­si­to de vier­nes, que di­ría Lo­la Flo­res, con la nue­va con­vo­ca­to­ria elec­to­ral del 10 de no­viem­bre. Es una se­gun­da opor­tu­ni­dad pa­ra ol­vi­dar su fra­ca­so an­te­rior. Ca­sa­do se ha de­ja­do bar­ba pa­ra di­fe­ren­ciar­se de Al­bert Rivera, le sien­ta bien, y Mo­reno abra­za su idea de Es­pa­ña Su­ma sin de­ma­sia­da con­vic­ción, to­do sea por apun­ta­lar al lí­der.

A Pa­blo Ca­sa­do se le ha pues­to ‘cuer­pe­si­to de vier­nes’, que di­ría Lo­la Flo­res, lle­ga su se­gun­da opor­tu­ni­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.