LE­JÍA CON HIE­LO, POR FA­VOR, PA­GA EL TA­RA­DO PAN­DE­MIA

Huelva Informacion - - En Portada - MA­NUEL BAREA

EL hom­bre del que sue­le de­cir­se que es el más po­de­ro­so del mun­do es en la ac­tua­li­dad un ta­ra­do. No hay que dar­le más vuel­tas. Las po­cas du­das que pu­die­ran que­dar se han di­si­pa­do de­fi­ni­ti­va­men­te. No es ne­ce­sa­rio re­bus­car en el dic­cio­na­rio más tér­mi­nos. Ta­ra­do es ade­cua­do. El hom­bre más po­de­ro­so del mun­do por el car­go que tie­ne, el Go­bierno que pre­si­de y el país en el que manda, con la in­fluen­cia que és­te tie­ne so­bre el res­to del mun­do –lo quie­ra o no–, es un ta­ra­do por­que pro­po­ne co­mo re­me­dios con­tra el vi­rus un cal­do ela­bo­ra­do con una pas­ti­lla de de­ter­gen­te –el ave­crem no sir­ve– y de pos­tre un lin­go­ta­zo de le­jía, a pa­lo se­co me­jor que con hie­lo: el efec­to se­rá más rá­pi­do. Ful­mi­nan­te. En el ca­so de que el con­ta­gio sea tan bes­tia co­mo pa­ra ha­cer fra­ca­sar el me­nú an­te­rior, la so­bre­me­sa del in­fec­ta­do con­sis­ti­rá en un pi­co de de­sin­fec­tan­te acom­pa­ña­do de un ba­ño de luz ul­tra­vio­le­ta que en los ca­sos más de­ses­pe­ra­dos pue­de apli­car­se tam­bién vía in­tra­ve­no­sa. Tal vez es­tén em­pe­zan­do a de­sem­pol­var si­llas eléc­tri­cas. Una de sus sa­cu­di­das aca­ba con el Co­vid-19 fi­jo. Es­to no lo dis­cu­te na­die.

El pro­ble­ma con las ocu­rren­cias del ta­ra­do es la acep­ta­ción que tie­nen las ocu­rren­cias del ta­ra­do. El se­gui­dis­mo del que go­za tras­cien­de las fron­te­ras de su país. Allí cuen­ta con la sec­ción más fa­ná­ti­ca de hoo­li­gans, pa­ra al­go son sus pai­sa­nos y par­te fun­da­men­tal de la po­bla­ción que lo au­pó al po­der, pe­ro por es­tos la­res cuen­ta tam­bién con una le­gión de sup­por­ters en­tre los que cun­dió el re­go­ci­jo cuan­do ven­ció a su ad­ver­sa­ria. No hay que ol­vi­dar que en­tre es­tos fo­ro­fos se en­cuen­tran plu­mas y len­guas afi­la­das de la –llá­me­se­le así tam­bién, apar­que­mos por una vez lo de ul­tra, que al pa­re­cer tan­to les mo­les­ta– “nue­va de­re­cha” o “de­re­cha al­ter­na­ti­va”, que vie­ron en la vic­to­ria del ta­ra­do el re­na­ci­mien­to una nue­va for­ma de ha­cer política, de ges­tio­nar el po­der, ale­ja­da de las éli­tes que ha­bían da­do la es­pal­da al pue­blo. Así co­mo sue­na. El par­ti­do es­pa­ñol cu­yo di­ri­gen­te se acer­ca más al mo­de­lo que ex­por­ta el ta­ra­do a to­dos los pun­tos del glo­bo sa­zo­na en abun­dan­cia su po­ta­je ideó­lo­gi­co con es­pe­cias mar­ca Ste­ve Ban­non. Por el mo­men­to se des­co­no­ce si se­gui­rán las re­ce­tas

del ta­ra­do pa­ra ha­cer frente al co­ro­na­vi­rus. Por­que hay gen­te aquí que no ve­ría na­da mal que nos go­ber­na­ra al­guien co­mo el ta­ra­do. Al con­tra­rio. Los re­cuer­do muy ufa­nos ce­le­bran­do el fi­nal po­lí­ti­co del “ne­gro en­ga­ña­bo­bos” que an­te­ce­dió en el car­go al ta­ra­do y rién­do­se de su “buen­ro­llis­mo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to”. Bien.

Aho­ra el ta­ra­do es­tá al man­do. En el po­der. Don­de lo que­rían. Re­co­men­dan­do re­me­dios con­tra el co­ro­na­vi­rus. Ya le han he­cho ca­so al­gu­nos (es­tos fans...). Y es­tán jo­di­dos. Pa­re­ce que la co­sa no ha sur­ti­do efec­to. Que el cal­do de de­ter­gen­te no es bueno. Tam­po­co el de­sin­fec­tan­te en ve­na. ¿Có­mo es po­si­ble? Pe­ro si lo ha re­co­men­da­do el hom­bre más po­de­ro­so del mun­do.

Un ta­ra­do.

DIA­RIO DE LA

5

41

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.