HA­CIA LA ‘ NUE­VA NOR­MA­LI­DAD’

Huelva Informacion - - Opinión - ANA VI­VES CASAS

Di­rec­to­ra de

Huel­va In­for­ma­ción

HOY es co­mo un pe­que­ño en­sa­yo de lo que pue­de ve­nir des­pués. Se abre una puer­ta pen­san­do có­mo abrir dos a par­tir de ma­ña­na. O no. Ni­ños, jó­ve­nes, ado­les­cen­tes, ma­du­ros y vie­jos va­mos a te­ner que vi­vir con el co­ro­na­vi­rus du­ran­te mu­chos me­ses y cuan­to an­tes em­pe­ce­mos a en­sa­yar es­ta con­vi­ven­cia, me­jor. No sé muy bien por qué em­pe­za­mos por los más pe­que­ños, por­que creo que las mis­mas ne­ce­si­da­des las tie­nen los ma­yo­res (pro­ble­mas de sue­ño, es­trés o po­si­ble fal­ta de vi­ta­mi­na D tras más de seis se­ma­nas sin sa­lir) o los ado­les­cen­tes, ese gru­po que na­die nom­bra y que lo es­tá pa­san­do real­men­te mal por­que es­tá acos­tum­bra­do a de­di­car ca­si to­do el tiem­po li­bre a es­tar en la ca­lle con sus ami­gos. ¡Me­nos mal que ya po­de­mos pa­sear y ha­cer al­go de de­por­te a par­tir del sá­ba­do!

A ve­ces pien­so que las de­ci­sio­nes lle­gan co­mo re­sul­ta­do de la más pu­ra im­pro­vi­sa­ción, y pa­ra im­pro­vi­sar ha­ce fal­ta mu­cho ta­len­to que se ha per­di­do, co­mo de­cía el po­li­fa­cé­ti­co Al­fre­do Lan­da. La deses­ca­la­da es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na y no son po­cos los ayun­ta­mien­tos que ya tra­ba­jan en qué ha­cer a par­tir de en­ton­ces. Hay que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra cuan­do lle­gue el día, co­mo bien sa­be más de un al­cal­de de la pro­vin­cia que bre­ga des­de ha­ce se­ma­nas en la rea­dap­ta­ción a la nue­va nor­ma­li­dad a la que es­ta­mos desean­do lle­gar. La ma­yo­ría de ellos pien­sa que las di­rec­tri­ces pa­ra ello lle­ga­rán des­de el Go­bierno cen­tral –a pe­sar de que des­de el Go­bierno an­da­luz se pe­día que la aper­tu­ra co­men­za­se por zo­nas me­nos cas­ti­ga­das co­mo la nues­tra– por­que al fi­nal la ba­se de­be ser la pro­tec­ción de la sa­lud. Tie­ne sen­ti­do. Des­pués de mes y me­dio de en­cie­rro, los ciu­da­da­nos he­mos da­do un ejem­plo de res­pon­sa­bi­li­dad y sen­ti­do co­mún (con ex­cep­cio­nes, co­mo siem­pre las hay), aun­que no quie­ro pen­sar que en ese plan se pue­dan ol­vi­dar de los ma­yo­res. Lle­van mu­cho tiem­po en­ce­rra­dos en­tre cua­tro pa­re­des, so­los, sin pa­seos, sin ma­ne­jar las nue­vas tec­no­lo­gías co­mo el res­to de la po­bla­ción pa­ra su­plir la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta. Es­tá cla­ro que el ais­la­mien­to de la ter­ce­ra edad no ha te­ni­do otro ob­je­ti­vo que el de pro­te­ger a un co­lec­ti­vo es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­ble (co­mo otros) de los efec­tos de­vas­ta­do­res de ese bi­cho que tie­ne des­agra­da­ble has­ta el nom­bre. Pe­ro pa­re­ce que ya va lle­gan­do tam­bién su mo­men­to y pen­sar en abrir­les la puer­ta, de for­ma pro­gre­si­va, con las me­di­das de se­gu­ri­dad ne­ce­sa­rias y ¡ojo!, sa­bien­do que es vo­lun­ta­rio (el que se quie­ra se­guir que­dan­do en ca­sa que lo ha­ga). De pa­so, en ese plan que el Go­bierno de­be es­tar pre­pa­ran­do con su co­mi­té de ex­per­tos, no es­ta­ría de más re­vi­sar más de una nor­ma­ti­va que se ha de­mos­tra­do que, en co­mu­ni­da­des co­mo la ma­dri­le­ña o ca­ta­la­na, se te­nía la mano abier­ta a po­si­bles ne­gli­gen­cias con los an­cia­nos.

La deses­ca­la­da es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na y lle­ga el mo­men­to de pen­sar en la ter­ce­ra edad

@Ana_Vi­ve­s_Ca­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.