SA­LIR ADE­LAN­TE

Huelva Informacion - - En Portada - FRAN­CIS­CO MAR­TÍ­NEZ-CO­SEN­TINO JUS­TO Pre­si­den­te de Gru­po Co­sen­tino

QUIE­RO apro­ve­char la ge­ne­ro­sa in­vi­ta­ción a es­ta tri­bu­na pa­ra com­par­tir mi vi­sión an­te la cri­sis del vi­rus que nos azo­ta. Son mo­men­tos muy di­fí­ci­les. Es im­po­si­ble no sen­tir una enor­me tris­te­za por las mi­les de muer­tes en to­do el mun­do, mu­chas de ellas en nues­tro que­ri­do país. En­vío mi abra­zo más sen­ti­do a las fa­mi­lias y ami­gos que han te­ni­do la des­gra­cia de per­der a al­guien cer­cano. Tam­bién quie­ro man­dar mi agra­de­ci­mien­to pro­fun­do por los que cui­dan de to­dos no­so­tros, ca­da uno des­de su po­si­ción. Es­pe­cial­men­te, sa­ni­ta­rios, agen­tes de la au­to­ri­dad, per­so­nal de lim­pie­za y de las ca­de­nas de abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos. Veo a las per­so­nas se­guir la lla­ma­da del de­ber con he­roís­mo, mu­cho más allá de su obli­ga­ción, y me emo­ciono con la ca­te­go­ría de la gen­te.

Co­mo an­te cual­quier pro­ble­ma gran­de, con es­ta pan­de­mia de­be­mos afron­tar la reali­dad con la me­jor in­for­ma­ción po­si­ble. Só­lo con rea­lis­mo se pue­de avan­zar. En un te­ma tan des­co­no­ci­do va a ser cla­ve es­tar muy abier­tos a apren­der de to­do el mun­do, en sen­ti­do li­te­ral. Ya he­mos vis­to que lo que ocu­rre en cual­quier país pue­de afec­tar a nues­tras vi­das. Igual­men­te, lo que va­mos apren­dien­do de la ex­pe­rien­cia en los dis­tin­tos lu­ga­res nos de­be ser­vir aquí. Con es­ta ba­se de co­no­ci­mien­to, nos to­ca a to­dos –ca­da uno en su res­pon­sa­bi­li­dad– ges­tio­nar de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. Pla­ni­fi­car, eje­cu­tar, ve­ri­fi­car. Ser muy au­to­exi­gen­tes y adap­tar­nos a la nue­va reali­dad en las ins­ti­tu­cio­nes, en las em­pre­sas, en las fa­mi­lias. Es una la­bor ar­dua y sa­be­mos que co­me­te­re­mos erro­res, pe­ro es mo­men­to de dar la ta­lla y no ami­la­nar­se.

Al pen­sar so­bre los im­pac­tos eco­nó­mi­cos de es­ta cri­sis, tra­to de huir de ex­tre­mos y te­sis ra­di­ca­les. No es­ta­mos an­te un me­ro pa­rén­te­sis de unas se­ma­nas, creo que el vi­rus dejará una hue­lla im­por­tan­te. Pe­ro tam­po­co creo que ten­ga sen­ti­do pen­sar que la vi­da ya no se­rá la de an­tes. Creo que las per­so­nas se­gui­re­mos te­nien­do, co­mo siem­pre, la ne­ce­si­dad de re­la­cio­nar­nos, de mos­trar afec­to, de des­cu­brir lu­ga­res nue­vos, de in­ten­tar de­jar un fu­tu­ro a nues­tros hi­jos. Y so­mos las per­so­nas las que mo­ve­mos esa eco­no­mía real que es el es­ce­na­rio de la vi­da de los pro­fe­sio­na­les y las em­pre­sas. Por su­pues­to, nos ten­dre­mos que rein­ven­tar por­que en el cor­to pla­zo ha­brá cam­bios im­por­tan­tes, pe­ro no de­be­mos per­der la pers­pec­ti­va.

A su vez, esa eco­no­mía real es una de las cla­ves del bie­nes­tar de las per­so­nas. Vie­ne un mo­men­to muy de­li­ca­do en el que ne­ce­si­ta­mos com­bi­nar el cui­da­do de las per­so­nas con la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca que per­mi­ta que to­dos po­da­mos te­ner un fu­tu­ro. Se re­que­ri­rá de mu­cho es­fuer­zo, de mu­cho apo­yo fi­nan­cie­ro y, so­bre to­do, de mu­cho acuer­do. De gran­des do­sis de f le­xi­bi­li­dad y de hu­mil­dad. La sa­li­da de la cri­sis ya se­rá su­fi­cien­te­men­te di­fí­cil co­mo pa­ra que la com­pli­que­mos aún más con dispu­tas es­té­ri­les. Par­ti­dos po­lí­ti­cos, empresario­s y sin­di­ca­tos, to­dos, es­ta­mos lla­ma­dos a acor­dar una ho­ja de ru­ta que per­mi­ta al país sa­lir ade­lan­te.

Sin crea­ción de va­lor en las em­pre­sas, no pue­de ha­ber pro­gre­so. Por ello, me im­por­ta y mu­cho que en es­ta cri­sis nos em­pe­ñe­mos real­men­te en ayu­dar a las em­pre­sas co­mo ac­ti­vos esen­cia­les de nues­tra so­cie­dad. Si man­te­ne­mos el te­ji­do em­pre­sa­rial, po­dre­mos cum­plir el de­seo de sa­lir ade­lan­te sin de­jar a na­die atrás. Por­que le­van­tar una em­pre­sa exi­ge pa­sión, vo­lun­tad, es­fuer­zo com­par­ti­do, re­cur­sos fi­nan­cie­ros, años de ex­pe­rien­cia… es mu­cho el va­lor que se pier­de cuan­do un em­pre­sa­rio ce­sa en su ac­ti­vi­dad. Y esa pér­di­da la pa­ga­mos en­tre to­dos, nos gus­te o no, por­que es el país el que sa­le per­dien­do.

En An­da­lu­cía y en Es­pa­ña se­gui­mos te­nien­do un enor­me po­ten­cial pa­ra el pro­gre­so. No po­de­mos ve­nir­nos aba­jo. Aun­que pa­se­mos una ra­cha com­pli­ca­da, se­gui­mos con­tan­do con el ta­len­to de nues­tra gen­te, con el ca­ri­ño que se le po­ne aquí a las co­sas, con la for­ta­le­za de nues­tra so­cie­dad. Co­mo par­te de ella, quie­ro ex­pre­sar mi com­pro­mi­so en lu­char, con to­do el es­fuer­zo que sea ne­ce­sa­rio, por los em­pleos de los pro­fe­sio­na­les de Co­sen­tino, que son el or­gu­llo de mi fa­mi­lia y de mi equi­po di­rec­ti­vo.

En la ho­ra de la ver­dad des­cu­bri­mos el va­lor de la ho­nes­ti­dad, la em­pa­tía, el acuer­do, la so­li­da­ri­dad, el es­fuer­zo; el va­lor de sa­ber y sen­tir que sí va­mos a sa­lir ade­lan­te.

Par­ti­dos po­lí­ti­cos, empresario­s y sin­di­ca­tos es­ta­mos lla­ma­dos a acor­dar una ho­ja de ru­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.