Puebla vi­ve su de­vo­ción por la Pe­ña en pleno con­fi­na­mien­to

La ro­me­ría, una de las más an­ti­guas de la pro­vin­cia, no se ha­bía sus­pen­di­do nun­ca des­de 1635 cuan­do se ini­cian los li­bros de cuen­tas de los ma­yor­do­mos

Huelva Informacion - - En Portada - Jor­di Lan­de­ro HUEL­VA

Ni la vis­to­sa ca­ba­lle­ría, ni el ma­jes­tuo­so tra­je de ga­ba­cha, ni la rít­mi­ca dan­za de las es­pa­das, ni la pia­do­sa co­mi­da de po­bres… La ac­tual cri­sis sa­ni­ta­ria pro­vo­ca­da por la pan­de­mia de la Co­vid-19 ha arre­ba­ta­do es­te año al mu­ni­ci­pio an­de­va­le­ño de Puebla de Guz­mán la re­pe­ti­ción de al­gu­nas de las tra­di­cio­nes más im­por­tan­tes que des­de el pun­to de vis­ta et­no­grá­fi­co se con­ser­van en la pro­vin­cia de Huel­va, con­cre­ta­men­te en el mar­co de la ro­me­ría que en ho­nor a la Vir­gen de la Pe­ña se ce­le­bra ca­da mes de abril en el sin­gu­lar pa­ra­je del Ce­rro del Águi­la.

Se tra­ta de uno de los fes­te­jos ro­me­ros más an­ti­guos de la pro­vin­cia de Huel­va y, se­gún ha in­di­ca­do a Huel­va In­for­ma­ción el his­to­ria­dor Francisco Nú­ñez Roldán, na­tu­ral de Puebla de Guz­mán, des­de el ini­cio del li­bro de cuen­tas de los ma­yor­do­mos de la Ro­me­ría de la Pe­ña en el año 1635, has­ta nues­tros días, no hay nin­gún in­di­cio ni ano­ta­ción que in­di­que que di­cho fes­te­jo ha­ya si­do sus­pen­di­do.

Se­gún pro­si­gue es­te ca­te­drá­ti­co de his­to­ria ya ju­bi­la­do, no hay pues cons­ta­ta­ción cien­tí­fi­ca de que la ro­me­ría en ho­nor a Nues­tra Se­ño­ra de la Pe­ña ha­ya si­do sus­pen­di­da en al­gu­na oca­sión, bien co­mo con­se­cuen­cia de al­gún con­flic­to co­mo la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia o la Gue­rra Ci­vil, bien por al­gu­nas de las más le­ta­les epi­de­mias que du­ran­te es­tos si­glos han azo­ta­do Eu­ro­pa.

Se ha­brá ce­le­bra­do de una u otra for­ma, con mayor o me­nor boa­to, pe­ro sus­pen­di­da co­mo es­te año “es la pri­me­ra vez que te­ne­mos cons­tan­cia des­de 1635”, con­clu­ye. Un úni­co ac­to se ha man­te­ni­do es­te año: la misa que ayer do­min­go se ofi­ció en una ca­pi­lla de la igle­sia de la San­ta Cruz, an­te un cua­dro de la Vir­gen, y que fue se­gui­da por cien­tos de pue­ble­ños a tra­vés de las re­des so­cia­les.

No obs­tan­te, de lo que el co­ro­na­vi­rus no ha po­di­do pri­var a los pue­ble­ños es de la pro­fun­da de­vo­ción que sien­ten ha­cia la que pa­ra mu­chos es con­si­de­ra­da Rei­na del An­dé­va­lo, que a di­fe­ren­cia de otros años, es­tán ce­le­bran­do es­tos días su par­ti­cu­lar ro­me­ría en la in­ti­mi­dad de sus ca­sas, da­do el con­fi­na­mien­to al que obli­ga el estado de alar­ma que se de­cre­tó en Es­pa­ña ha­ce ya ca­si mes y me­dio.

El pro­ta­go­nis­mo de es­ta fies­ta es his­tó­ri­ca­men­te pa­ra la Ma­yor­do­mía. Se tra­ta de aque­llas per­so­nas o fa­mi­lias que el Mar­tes de Pe­ña del año pa­sa­do co­gie­ron los pen­do­nes de la Vir­gen, los cua­les tie­nen el ho­nor de te­ner en casa has­ta la ce­le­bra­ción ro­me­ra del año si­guien­te. Son las mu­je­res que lu­cen el tra­di­cio­nal y vis­to­so tra­je de ga­ba­cha.

Es­te his­tó­ri­co año los pen­do­nes es­tán en ma­nos de Mariló Ponce, su ma­ri­do, Francisco Ja­vier Cepeda, y su hi­ja Al­ba, los cua­les es­tán vi­vien­do los días de una ro­me­ría que ofi­cial­men­te de­bía ha­ber arran­ca­do a las 15:00 del sá­ba­do pa­ra con­cluir ma­ña­na, en pri­mer lu­gar con “mu­cha de­vo­ción” y “con­fi­na­dos en casa”, pe­ro tam­bién con una sen­sa­ción agri­dul­ce ya que, a la “tris­te­za” de no ce­le­brar la ro­me­ría es­te año, se aña­de el “pri­vi­le­gio” de ser los pri­me­ros ma­yor­do­mos que, sin de­jar los pen­do­nes pa­ra vol­ver­los a co­ger, que van a te­ner el ho­nor de te­ner­los en casa “du­ran­te dos años se­gui­dos”.

Así lo in­di­có a Huel­va In­for­ma­ción ayer, Do­min­go de Pe­ña, la pro­pia Mariló Ponce, quien aña­dió que tam­bién es­tá vi­vien­do mo­men­tos “muy emo­ti­vos”, ya que to­dos los días, pa­sa­das las ocho de la tar­de, to­dos los ve­ci­nos “nos da­mos ci­ta en los bal­co­nes pa­ra can­tar­le a la Vir­gen su sal­ve”.

El res­to del tiem­po “lo pa­sa­mos con­fi­na­dos en casa, de lo cual es­ta­mos muy con­cien­cia­dos por­que la sa­lud es­tá an­tes que na­da”, pro­si­gue, re­ci­bien­do mu­chos men­sa­jes y ha­cien­do mu­chas vi­deo­con­fe­ren­cias con fa­mi­lia­res y ami­gos. “Hay mo­men­tos en los que ríes y mo­men­tos en los que llo­ras de emo­ción”.

No obs­tan­te, con­clu­ye, a par­tir de es­te mar­tes, “em­pie­za pa­ra no­so­tros una se­gun­da cuen­ta atrás pa­ra la ro­me­ría del año que vie­ne, es­pe­ra­mos que el tiem­po pa­se rá­pi­do y que den­tro de un año ten­ga­mos sa­lud pa­ra dis­fru­tar de nues­tra ro­me­ría en com­pa­ñía de la Vir­gen, co­mo ella se me­re­ce”.

Mien­tras tan­to arri­ba, en el Ce­rro del Águi­la, don­de es­tá la er­mi­ta que da co­bi­jo a la Vir­gen, el pa­no­ra­ma era ayer bien dis­tin­to al de otros Do­min­gos de Pe­ña, el día más con­cu­rri­do y ani­ma­do de la fies­ta. En tan sin­gu­lar pa­ra­je el tri­nar de los pá­ja­ros y el sil­bi­do de una li­ge­ra bri­sa ha sus­ti­tui­do es­te año al re­pi­que de las cam­pa­nas, al tro­nar de los cohe­tes, al can­to de la sal­ve, al so­ni­do de los cas­cos de los ca­ba­llos su­bien­do por la Pi­sá del Po­tro, al pas­to­ril so­ni­do de la gai­ta y el tam­bo­ril a cu­yo rit­mo tren­zan su dan­za los dan­zao­res, o a los sen­ti­dos vivas que los pue­ble­ños de­di­can a su Vir­gen de la Pe­ña, que en su ex­cep­cio­nal so­le­dad de es­te año a buen se­gu­ro es­cu­cha los que des­de su in­te­rior le es­tán de­di­can­do es­te año más que nun­ca to­dos sus de­vo­tos.

Una misa en la igle­sia de la San­ta Cruz ha si­do el úni­co ac­to que se ha man­te­ni­do

FOTOS: JOR­DI LAN­DE­RO

La fa­mi­lia Cepeda Ponce en su bal­cón con sus pen­do­nes, que guardarán en su casa has­ta la ro­me­ría del año que vie­ne. 2. Er­mi­ta de la Vir­gen de la Pe­ña. 3. Misa ofi­cia­da y gra­ba­da pa­ra que se pu­die­ra se­guir por las re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.