La in­com­pe­ten­cia de la cla­se po­lí­ti­ca du­ran­te la cri­sis ins­pi­ra un vi­deo­jue­go

● El desa­rro­lla­dor Fran­cis­co Javier Sán­chez lan­za ‘Co­ro­na­vi­rus: Apo­caly­pse vs Or­te­ga Smith’, una aven­tu­ra re­tro pa­ra An­droid don­de el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Vox de­be com­ba­tir la pan­de­mia

Huelva Informacion - - Cultura Y Ocio - Isa­bel Var­gas GRA­NA­DA

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Vox, Javier Or­te­ga Smith, fue uno de los pri­me­ros po­lí­ti­cos es­pa­ño­les en con­traer el co­ro­na­vi­rus. El 11 de marzo se dio a conocer la no­ti­cia tras so­me­ter­se a una prue­ba y dar po­si­ti­vo. Días an­tes, Or­te­ga Smith y su par­ti­do habían reuni­do a 600 car­gos pú­bli­cos y 9.000 sim­pa­ti­zan­tes en el re­cin­to ma­dri­le­ño de Vis­ta­le­gre. “Mis an­ti­cuer­pos es­pa­ño­les lu­chan con­tra los mal­di­tos vi­rus chi­nos”, ase­gu­ró en va­rios me­dios du­ran­te su cua­ren­te­na. Su de­cla­ra­ción ins­pi­ró a Fran­cis­co Javier Sán­chez a crear Co­ro­na­vi­rus: Apo­caly­pse vs Or­te­ga Smith, un vi­deo­jue­go re­tro pa­ra An­droid don­de el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Vox com­ba­te, ame­tra­lla­do­ra en mano, la pan­de­mia.

“Se me ocu­rrió el día que se anun­ció que Or­te­ga Smith te­nía el co­ro­na­vi­rus. Se­ma­nas an­tes ha­bía he­cho prác­ti­cas de ti­ro en Murcia. ¡Qué bar­ba­ri­dad! Con­tra­jo la en­fer­me­dad y se le ocu­rrió de­cir un co­men­ta­rio sú­per ra­cis­ta (el de los mal­di­tos vi­rus chi­nos). Pen­sé que era una bue­na for­ma de reír­me de la irres­pon­sa­bi­li­dad de los po­lí­ti­cos, que di­cen unas bar­ba­ri­da­des sin sa­ber cómo en­fren­tar la en­fer­me­dad”, ex­pli­ca el desa­rro­lla­dor de vi­deo­jue­gos. ¿Los po­lí­ti­cos os po­nen en ban­de­ja las his­to­rias que se pue­den con­tar en una aven­tu­ra grá­fi­ca? “Lle­ga un mo­men­to que no hay que pen­sar. Fí­ja­te Trump, di­cien­do a la gen­te que se in­yec­te le­jía. Le es­tán ha­cien­do el tra­ba­jo a los hu­mo­ris­tas grá­fi­cos. Só­lo hay que to­mar la reali­dad y fi­jar­la en al­gún si­tio. Es sú­per ab­sur­do”, re­co­no­ce el li­cen­cia­do en Be­llas Ar­tes por la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da.

Sán­chez tar­dó dos se­ma­nas y me­dia en aca­bar el vi­deo­jue­go de es­té­ti­ca re­tro y la sá­ti­ra co­mo in­gre­dien­te fun­da­men­tal. “Es una ver­sión me­jo­ra­da de Ig­na­tius At­tacks, mi an­te­rior pro­yec­to, pe­ro aña­dien­do co­sas nue­vas. Cual­quier per­so­na tar­da­ría de un mes a tres me­ses en ha­cer un jue­go de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas”, se­ña­la el pro­fe­sio­nal, cu­ya for­ma­ción en es­te cam­po la desa­rro­lló en la aca­de­mia gra­na­di­na Ar­can Stu­dios. Nada más em­pe­zar a ju­gar al vi­deo­jue­go de aven­tu­ra y hu­mor, un “re­to per­so­nal” en pa­la­bras del pro­pio au­tor, co­mien­zan a salir vi­rus por to­das par­tes. “Se va com­pli­can­do por­que le in­cor­po­ré un sis­te­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Los vi­rus van apren­dien­do de ti. Tú te vas con­fian­do mien­tras ellos van a sa­ber más de ti y por don­de co­jeas con­for­me avan­za. Ca­da vez va a ser mas di­fí­cil aca­bar con ellos.

Tam­bién aña­dí un power-ups. Cuan­do lo­gras co­ger una cerveza se ha­bi­li­ta un bo­tón y si lo uti­li­zas en el mo­men­to ade­cua­do, te car­gas a to­dos los enemi­gos en pan­ta­lla”, ex­pli­ca.

Du­ran­te el vi­deo­jue­go apa­re­ce­rán po­lí­ti­cos co­mo Pe­dro Sán­chez, quien in­ten­ta­rá cal­mar los áni­mos del ju­ga­dor con la fa­mo­sa co­le­ti­lla “tran­qui­los, la epi­de­mia es­tá con­tro­la­da”; y Quim To­rra (“La cul­pa del vi­rus es del Estado es­pa­ñol”, di­ce). In­clu­so se ve a un “líder su­pre­mo” con bar­ba y un bra­za­le­te con la ban­de­ra fran­quis­ta ca­gan­do. “No es un jue­go con­tra Vox. Tra­to de cri­ti­car la ges­tión de la pan­de­mia de to­dos los par­ti­dos in­de­pen­dien­te­men­te de su ideo­lo­gía: ul­tra­de­re­cha, so­li­cia­lis­tas o in­de­pen­den­tis­tas. Ca­da uno echa ba­lo­nes fue­ra y no se ha­ce res­pon­sa­ble de su ges­tión del co­ro­na­vi­rus. Que ca­da cual sa­que sus pro­pias con­clu­sio­nes”, zan­ja el crea­dor del jue­go vir­tual. ¿No apa­re­ce nin­gún mons­truo he­cho a ba­se de no­ti­cias fal­sas (las co­no­ci­das co­mo fa­ke news)? “Es bue­na idea. Igual lo in­cor­po­ro. Lo anoto”, con­tes­ta en­tre ri­sas.

¿El hu­mor es­tá en ries­go o per­se­gui­do du­ran­te es­ta cri­sis? “Mis ami­gos y mi fa­mi­lia me han ad­ver­ti­do de que me pue­de caer una de­man­da. ¿Si no ha­ce­mos al­go así la gen­te crea­ti­va, quién lo va a ha­cer? Nos va­mos a me­ter en un rin­cón del que no va­mos a po­der salir. El vi­deo­jue­go es tam­bién una ex­cu­sa pa­ra ex­plo­rar los lí­mi­tes del hu­mor. Sin ser un jue­go trans­gre­sor, el he­cho de po­ner con­tra las cuer­das a la cla­se po­lí­ti­ca ya pa­re­ce que es­tá mal. Ha lle­ga­do un pun­to que uno no pue­de reír­se de un po­lí­ti­co sin que ten­ga cui­da­do. Me pa­re­ce muy pe­li­gro­so. Nos po­de­mos reír de to­do”, ex­po­ne. El desa­rro­lla­dor ha lle­ga­do a re­ci­bir co­men­ta­rios “exa­ge­ra­dos” don­de afir­man que se es­tá rien­do de “to­dos los muer­tos” de la pan­de­mia. “Yo hago es­to pa­ra que la gen­te com­ba­ta al vi­rus de una for­ma vir­tual, se en­tre­ten­ga y de pa­so ref le­xio­ne so­bre la cla­se po­lí­ti­ca”, acla­ra.

¿To­do per­so­na­je pú­bli­co es sus­cep­ti­ble de ser pro­ta­go­nis­ta de una vi­ñe­ta, un sketch, un vi­deo­jue­go? “Cuan­do una per­so­na es un per­so­na­je pú­bli­co ex­po­ne su ima­gen a lo que la opi­nión pú­bli­ca con­si­de­re en una de­mo­cra­cia. Si tú acep­tas ser dipu­tado o por­ta­voz de un par­ti­do que tie­ne una al­ta re­pre­sen­ta­ción en el país, tie­nes que es­tar dis­pues­to a que la gen­te pue­da ha­cer una crí­ti­ca de tu tra­ba­jo. No se pue­de aga­char la ca­be­za por­que en­ton­ces per­de­mos de­re­chos, que es lo que es­tá pa­san­do aho­ra. A ver si los ciu­da­da­nos con­fían en la li­ber­tad de ex­pre­sión y en el buen ha­cer del ar­tis­ta”, es­pe­ra el ar­tis­ta jie­nen­se, que en­tien­de que es po­si­ti­vo la pu­bli­ca­ción de “con­te­ni­dos don­de se cues­tio­ne la ges­tión de la cri­sis por par­te del Go­bierno”, ya que vi­vi­mos “en de­mo­cra­cia” y co­mo tal “se pue­de dis­cre­par”.

Los in­tere­sa­dos en ju­gar a la aven­tu­ra grá­fi­ca que com­bi­na ac­ción y mu­cho hu­mor áci­do pue­den des­car­gár­se­lo gra­tis a tra­vés de AK Pure y de Drop­box. El en­la­ce de Drop­box es el si­guien­te: www.drop­box.com/sh/4q0r­pe­nuhhyb­hu6/AAD­kA_0re_j­bDhx8 Xkfym­fC­sa?dl=0. El jue­go, que su­pera las 20.000 des­car­gas, es­tá pen­sa­do pa­ra dis­po­si­ti­vos mó­vi­les An­droid, mó­vi­les y ta­ble­tas.

Sán­chez apa­re­ce­rá pa­ra cal­mar los áni­mos del ju­ga­dor: “La epi­de­mia es­tá con­tro­la­da”

RE­POR­TA­JE GRÁ­FI­CO: G. H.

Sá­ti­ra y vi­deo­jue­gos. Arri­ba, el desa­rro­lla­dor jie­nen­se Fran­cis­co Javier Sán­chez. De­ba­jo, dos imágenes con los pro­ta­go­nis­tas del jue­go vir­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.