LA FE­RIA QUE NO FUE

Huelva Informacion - - #Yomequedoe­ncasa -

EL tiem­po de des­cuen­to ha lle­ga­do. El con­ta­dor se ha pues­to a ce­ro y aun­que no al­can­zo a ver el mo­nu­men­tal ar­co de hie­rro, que a es­tas al­tu­ras de­bía es­tar re­ves­ti­do de unas 200.000 bom­bi­llas, por la pe­no­sa si­tua­ción de mi bal­cón, lo sien­to igual.

Por­que laFe­ria de Abril ha em­pe­za­do. Es­tá en el ai­re, en la den­si­dad del ca­lor que sube por las ace­ras sin gen­te y la ave­ni­da sin co­ches. Es­tá en las sa­li­das al su­per­mer­ca­do, es­ca­sas y rá­pi­das du­ran­te es­te for­zo­so en­cie­rro, que me in­di­can que la pri­ma­ve­ra si­gue sien­do, a pe­sar de to­do. Que los na­ran­jos si­guen dan­do su azahar, aun­que en es­ta oca­sión na­die los hue­la.

En­ton­ces,la tec­no­lo­gía me acer­ca a la calle Asun­ción en­ga­la­na­da pa­ra la fe­ria que nun­ca fue: ¡el ba­rrio no fa­lla! La que an­ta­ño fue­ra ar­te­ria re­bo­san­te de gen­te apre­su­ra­da, que en gru­po o en so­li­ta­rio, desem­bo­ca­ra en el corazón de la ciu­dad du­ran­te esos días, aho­ra es­tá de­sier­ta. Diás­to­le de nues­tras vi­das en abril que se en­cuen­tra en pa­ra­da car­dio­rres­pi­ra­to­ria y sin re­ani­ma­cio­nes.

Luce ban­de­ri­nes de bal­cón a bal­cón y des­de las ven­ta­nas sa­len las se­vi­lla­nas de ra­dio cas­set­te, que no se sa­be cómo, to­dos nos sa­be­mos, sea­mos fe­rian­tes o no. Y aun­que es­te año los vo­lan­tes se que­den en­ce­rra­dos otros 12 me­ses más, na­die nos qui­ta­rá las flo­res, los lu­na­res y las ga­nas de sen­tir que es­ta­mos de fe­ria. Tam­po­co el sen­ti­mien­to de renovación de es­ta semana, que sin pre­ten­der­lo, in­vier­te los ca­len­da­rios de los se­vi­lla­nos pa­ra ce­le­brar en pri­ma­ve­ra los años nue­vos. Y así se va con­tan­do la vi­da, co­mo con los cum­plea­ños.

En nues­tro par­ti­cu­lar due­lo por unas fies­tas de pri­ma­ve­ra que nun­ca se­rán, nos ar­ma­mos de pa­cien­cia por los que más que­re­mos y sa­ca­mos la lec­tu­ra que hay que sa­car. La que nos de­ja­rá se­cue­las, ten­ga­mos la edad que ten­ga­mos, y nos ha­rá vi­vir la vi­da con re­pa­ro, re­me­mo­ran­do que por un tiem­po tu­vi­mos mie­do y nos fal­tó la li­ber­tad. La más im­por­tan­te, la de po­der de­ci­dir. Fue en­ton­ces cuan­do lo­gra­mos una es­pe­cie de her­man­dad real que sal­tó de los Tes­ta­men­tos a la vi­da y que en un mes tan im­por­tan­te co­mo abril no nos hi­zo per­der la son­ri­sa y mu­cho me­nos, la es­pe­ran­za.

SETEFILLA R. MA­DRI­GAL

@sr­ta­ma­dri­gal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.