EL RESQUICIO DE LA ALE­GRÍA

Huelva Informacion - - Opinión -

NO es­tá el horno pa­ra bo­llos, y el alar­ga­mien­to sin fin del con­fi­na­mien­to uni­do a las ne­grí­si­mas nu­bes que se otean en el ho­ri­zon­te ha­cen que el per­so­nal es­té a la que sal­ta pa­ra gri­tar­le al mun­do que si­gue allí, que es­tá vi­vo… y desean­do to­mar­se una cer­ve­za. Fue in­si­nuar si­quie­ra el pre­si­den­te en su ho­mi­lía sa­ba­ti­na cier­tas re­la­ja­cio­nes a la clausura, y to­mar­le la pa­la­bra. ¿Quién di­jo mie­do? Si así fue el do­min­go, ima­gí­nen­se el fin de se­ma­na que vie­ne esos ba­jos del río lle­nos de gen­te co­rrien­do o ha­cien­do co­mo que co­rren. Al­guno co­noz­co que lle­va ya días bus­can­do en los al­ti­llos sus Stan Smith ochen­te­ras pa­ra el sá­ba­do…

Mu­chos pen­sa­ban que de es­ta se­ma­na yer­ma que­da­ría ape­nas un re­cuer­do en las re­des, y aler­ta­ban pro­fe­so­ra­les so­bre los ex­ce­sos fes­te­ros en es­te pe­rio­do som­brío. “La Fe­ria no es la Se­ma­na San­ta”, pon­ti­fi­ca­ban los que pa­re­ce que to­da­vía no han sol­ta­do la ca­nas­ti­lla del sép­ti­mo tra­mo, esos que co­mo te des­cui­des un po­co mi­ran­do de reojo te cae la re­ga­ñi­na afec­ta­da pe­ro inofen­si­va de afa­na­do dipu­tado de co­fra­día se­ria. Son los mis­mos que, dos se­ma­nas des­pués y a esa ho­ra en que las co­pas tie­nen más agua que hielo, te lar­gan su le­ta­nía en la tra­se­ra de la ca­se­ta con la mis­ma cha­que­ta azul de Jue­ves San­to cri­ti­can­do el pa­so ex­ce­si­va­men­te len­to de la co­fra­día, mien­tras en la par­te de­lan­te­ra los in­fa­ti­ga­bles de la pan­di­lla in­ten­tan sal­var la no­che (otra más) sa­can­do a bai­lar a la in­cau­ta fla­men­ca que ca­da año vie­ne de Ma­drid… Con­tra­dic­cio­nes de la ciu­dad in­abar­ca­ble.

Yo, tal vez por­que soy de co­fra­día de ca­pa, veo con agra­do y sim­pa­tía esas ma­ni­fes­ta­cio­nes es­pon­tá­neas que he­mos vis­to re­cien­te­men­te: los bal­co­nes ador­na­dos con cin­tas y fa­ro­li­llos, pa­ño­le­tas ca­se­ras con ima­gi­na­ti­vos nom­bres, re­me­dos de pes­caí­to freí­do en­tre bo­te­llas de fino com­pra­das aba­jo, se­vi­lla­nas de los Can­to­res en esos dis­po­si­ti­vos mo­der­nos que só­lo en­tien­den los más chi­cos de la ca­sa, fa­mi­lias en­te­ras pe­ri­pues­tas que más que pa­ra que­dar­se pa­re­cen pre­pa­ra­das pa­ra echar­se ca­lle Asun­ción aba­jo… Tie­ne has­ta un pun­to de re­bel­día, de fu­gaz pe­ro ne­ce­sa­ria exal­ta­ción de la vi­da, co­mo un resquicio de luz por don­de se cue­la la ale­gría, que me­re­ce ser ce­le­bra­do y re­cor­da­do. Por­que, quién lo du­da, ya mis­mo es­tán aquí otros de ne­gro pe­ro con ma­le­ti­nes y, en­ton­ces, ríe­te tú del dis­pli­cen­te dipu­tado que nos de­jó sin ver al pa­lio dan­do aque­lla vuelta in­ter­mi­na­ble en la ca­lle Fran­cos…

Yo, tal vez por­que soy de co­fra­día de ca­pa, veo con agra­do los bal­co­nes ador­na­dos con cin­tas y fa­ro­li­llos

EDUAR­DO OSBORNE

www.pai­sa­jeur­bano.org

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.