“An­tes del con­fi­na­mien­to los cie­gos eran el res­to de per­so­nas”

● An­to­nio Ca­lle­jas cuen­ta el día a día de una per­so­na in­vi­den­te y su pe­rro guía du­ran­te la cua­ren­te­na

Huelva Informacion - - La Crisis Del Coronaviru­s - Isa­bel Var­gas GRA­NA­DA

Gra­na­da se ha des­pe­di­do, de mo­men­to, del ha­bi­tual tra­sie­go de tu­ris­tas, de las co­las en co­mer­cios y res­tau­ran­tes, de las ca­lles in­tran­si­ta­bles. “Me gus­ta el bu­lli­cio, pe­ro la sen­sa­ción de tran­qui­li­dad al sa­lir a la ca­lle aho­ra y no es­cu­char nin­gún rui­do es in­des­crip­ti­ble”, des­ta­ca An­to­nio Ca­lle­jas. El día a día de es­te gra­na­dino, cie­go des­de ha­ce 17 años a cau­sa de un ac­ci­den­te la­bo­ral, ha cam­bia­do “bas­tan­te” des­de la de­cla­ra­ción del estado de alarma. En­tre otras co­sas por­que ya no se cho­ca con tan­ta gen­te por la ca­lle. “An­tes del con­fi­na­mien­to, pa­re­cía que el res­to de per­so­nas eran los cie­gos y no yo. No pue­des ima­gi­nar la de te­lé­fo­nos que po­día ti­rar al ca­bo del día. Aun­que yo va­ya con el pe­rro guía, la gen­te va mi­ran­do el mó­vil. In­ten­tas es­qui­var­los, pe­ro al fi­nal te los lle­vas por de­lan­te. To­do el mun­do es­tá muy pen­dien­te del What­sapp y no te ven. Mu­chas ve­ces me da la sen­sa­ción de que el cie­go no soy yo”, cuen­ta iró­ni­co.

La Fun­da­ción ONCE del Pe­rro Guía re­cuer­da que “ni las per­so­nas cie­gas ni sus pe­rros tie­nen ca­pa­ci­dad de co­no­cer la dis­tan­cia de se­gu­ri­dad re­co­men­da­da por las au­to­ri­da­des pa­ra evi­tar po­si­bles con­ta­gios”. “Ellos no es­tán en­se­ña­dos pa­ra eso. La dis­tan­cia de se­gu­ri­dad la de­be­ría guar­dar la per­so­na con­mi­go. De­pen­de del gra­do de vi­si­bi­li­dad de la per­so­na in­vi­den­te y por el so­ni­do mu­chas ve­ces de­tec­tas si tie­nes una per­so­na o un obs­tácu­lo cer­ca. Más o me­nos te sue­les re­ti­rar”, ex­pli­ca Ca­lle­jas, que ad­mi­te que ha lle­ga­do a te­ner al­gún per­can­ce pa­sean­do el can an­tes de la pan­de­mia. “Es muy bo­ni­to y lla­ma mu­cho la aten­ción. Es un pe­rro de tra­ba­jo, no de com­pa­ñía que ten­go por ca­pri­cho. La gen­te lo to­ca, lo dis­trae. Siem­pre pongo el mis­mo ejem­plo. ¿Tú aca­ri­cia­rías un pe­rro po­li­cía sin per­mi­so? Pues és­te tam­po­co”, se­ña­la.

Su ru­ti­na dia­ria, co­mo la de la ma­yo­ría de es­pa­ño­les, se ha vis­to tras­to­ca­da por la crisis sa­ni­ta­ria. “Es­toy al­go can­sa­do de la si­tua­ción, pe­ro co­mo soy una per­so­na bas­tan­te ca­se­ra no lo lle­vo mal del to­do. No es­toy tra­ba­jan­do, ni lle­vo a mi ni­ña al co­le­gio. En ca­sa más o me­nos bien. Sa­co al pe­rro tres ve­ces al día pa­ra que ha­ga sus ne­ce­si­da­des. En una de las sa­li­das apro­ve­cho pa­ra ti­rar la ba­su­ra y com­prar el pan. No me sue­lo ex­po­ner en de­ma­sía. El pe­rro son mis ojos. No só­lo me fa­ci­li­ta ir a com­prar, tam­bién re­co­ger a mi hi­ja del co­le­gio, ir al tra­ba­jo y vol­ver. For­ma­mos un gran equi­po”, ase­gu­ra.

An­to­nio Ca­lle­jas In­vi­den­te Los pe­rros guía no es­tán en­se­ña­dos pa­ra guar­dar la dis­tan­cia de se­gu­ri­dad es­ta­ble­ci­da”

AN­TO­NIO L. JUÁ­REZ / PHOTOGRAPH­ERSSPORTS

An­to­nio Ca­lle­jas po­sa jun­to a su pe­rro guía, apo­da­do ca­ri­ño­sa­men­te ‘Ricky’, en el cén­tri­co ba­rrio gra­na­dino de la Mag­da­le­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.