UN NOTARIADO EN CONS­TAN­TE EVO­LU­CIÓN

Huelva Informacion - - Opinión - FRAN­CIS­CO JO­SÉ ARAN­GU­REN URRIZA

EN los pró­xi­mos me­ses to­ma­rán po­se­sión los 91 nue­vos no­ta­rios y no­ta­rias que han apro­ba­do la úl­ti­ma opo­si­ción na­cio­nal, ce­le­bra­da en An­da­lu­cía. Na­da más ter­mi­nar los exá­me­nes, han si­do tes­ti­gos del re­to pro­fe­sio­nal al que el notariado ha te­ni­do que en­fren­tar­se: el ejer­ci­cio de la fe pú­bli­ca du­ran­te el estado de alarma pro­cla­ma­do co­mo con­se­cuen­cia del Co­vid-19. He­mos se­gui­do pres­tan­do nues­tra fun­ción pa­ra aten­der los ca­sos ur­gen­tes, pre­via ci­ta y a puer­ta ce­rra­da, uti­li­zan­do la vía te­le­má­ti­ca pa­ra re­ci­bir y re­mi­tir do­cu­men­ta­ción, mi­ni­mi­zan­do así el tiem­po de es­tan­cia en nues­tros des­pa­chos y evi­tan­do la con­cen­tra­ción de per­so­nas, siem­pre con res­pe­to a las me­di­das hi­gié­ni­cas de se­gu­ri­dad re­co­men­da­das. El notariado fue re­co­no­ci­do des­de el pri­mer día co­mo ser­vi­cio pú­bli­co esen­cial y po­de­mos sen­tir el or­gu­llo de ha­ber res­pon­di­do a esa exi­gen­cia en mo­men­tos tan di­fí­ci­les. Pre­ci­sa­men­te en esa ca­pa­ci­dad de res­pues­ta a las cam­bian­tes ne­ce­si­da­des so­cia­les es­tá cen­tra­do nues­tro es­fuer­zo cor­po­ra­ti­vo.

Vol­vien­do la vis­ta atrás, es un he­cho que la ins­ti­tu­ción no­ta­rial ha evo­lu­cio­na­do de for­ma ex­tra­or­di­na­ria en Es­pa­ña en los úl­ti­mos años. He­mos sa­bi­do ha­cer nues­tra ta­rea tec­no­ló­gi­ca y es­ta­mos a la van­guar­dia de Eu­ro­pa en es­te cam­po. Hoy, el no­ta­rio ya no es­tá só­lo en su des­pa­cho, es un no­ta­rio en red, in­ter­co­mu­ni­ca­do con to­dos los de­más, y pa­sa gran par­te de su tiem­po de­lan­te de la pan­ta­lla del or­de­na­dor, rea­li­zan­do ta­reas que no son co­no­ci­das, pe­ro que apor­tan gran va­lor a la so­cie­dad. La re­mi­sión de Ín­di­ces fis­ca­les, el cam­bio de ti­tu­la­ri­dad y otras al­te­ra­cio­nes en el Ca­tas­tro, la for­ma­ción de la ba­se de da­tos de ti­tu­la­res reales de las so­cie­da­des o la ela­bo­ra­ción del Ín­di­ce Úni­co al que se apor­tan los da­tos de los do­cu­men­tos au­to­ri­za­dos en to­das las no­ta­rías de Es­pa­ña son ta­reas fun­da­men­ta­les en la lu­cha de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas con­tra el frau­de fis­cal y el des­vío de ca­pi­ta­les.

He­mos evo­lu­cio­na­do, pe­ro he­mos man­te­ni­do in­tac­ta la esen­cia de nues­tra fun­ción, que tam­po­co va a cam­biar en el fu­tu­ro: dar fe de la iden­ti­dad de las per­so­nas; com­pro­bar su ca­pa­ci­dad; re­dac­tar los do­cu­men­tos con­for­me a su ver­da­de­ra vo­lun­tad, li­bre­men­te pres­ta­da e in­for­ma­da pre­via­men­te por el no­ta­rio, pa­ra ade­cuar­la a la le­ga­li­dad y con­se­guir que los fi­nes lí­ci­tos del ciu­da­dano se pue­dan ob­te­ner de la for­ma más efi­caz y eco­nó­mi­ca. Es es­te con­tac­to di­rec­to con el ciu­da­dano lo que ha atraí­do, se­gún nos di­cen, a los opo­si­to­res que pró­xi­ma­men­te to­ma­rá po­se­sión co­mo no­ta­rios. El ase­so­ra­mien­to ju­rí­di­co gra­tui­to, in­he­ren­te a nues­tro do­cu­men­to pú­bli­co, es es­pe­cial­men­te sa­tis­fac­to­rio y cum­ple una im­por­tan­te fun­ción so­cial, com­pen­san­do los des­equi­li­brios de cul­tu­ra y po­der eco­nó­mi­co en­tre quie­nes se re­la­cio­nan ju­rí­di­ca­men­te (pues el no­ta­rio ha de in­for­mar con es­pe­cial ce­lo a la par­te más ne­ce­si­ta­da de pro­tec­ción). Des­de ha­ce unos me­ses, ese ase­so­ra­mien­to se ha he­cho es­pe­cial­men­te in­ten­so en la com­pro­ba­ción de la trans­pa­ren­cia del clau­su­la­do de los prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios, de for­ma per­so­nal e in­di­vi­dual, con ca­rác­ter pre­vio a la fir­ma del do­cu­men­to del con­su­mi­dor con la en­ti­dad fi­nan­cie­ra.

Nues­tras ofi­ci­nas cam­bia­rán y tam­bién los pro­ce­di­mien­tos. La si­tua­ción de con­fi­na­mien­to que vi­vi­mos ha pues­to a prue­ba nues­tra ca­pa­ci­dad de te­le­tra­ba­jo, por ejem­plo, y ha an­ti­ci­pa­do la po­si­bi­li­dad de fir­ma an­te no­ta­rio por vi­deo­con­fe­ren­cia, me­dian­te el uso de mó­vi­les y ta­blets, a tra­vés de pla­ta­for­mas es­pe­cí­fi­cas. El fu­tu­ro pro­ba­ble­men­te in­clui­rá la iden­fi­ca­ción bio­mé­tri­ca, el ac­ce­so en tiem­po real a la to­ta­li­dad de ba­ses de da­tos de la Ad­mi­nis­tra­ción o la es­cri­tu­ra di­gi­tal con fir­ma elec­tró­ni­ca. Qui­zás no tar­de­mos en te­ner un pro­to­co­lo úni­co no­ta­rial elec­tró­ni­co, a ni­vel na­cio­nal, ac­ce­si­ble a la to­ta­li­dad de no­ta­rios.

Na­da más lle­gar a sus des­ti­nos, los 91 nue­vos no­ta­rios van a vi­vir la ex­pe­rien­cia del en­cuen­tro per­so­nal con los ciu­da­da­nos en sus pue­blos de des­tino, que les con­fia­rán asun­tos tan ín­ti­mos co­mo su tes­ta­men­to, pe­ro tam­bién su ma­tri­mo­nio o su di­vor­cio. Allí van a en­con­trar­se el res­pe­to y el re­co­no­ci­mien­to que se tri­bu­ta a la fi­gu­ra del no­ta­rio (fru­to de la la­bor de mu­chos com­pa­ñe­ros). Y van a ser cus­to­dios del pro­to­co­lo no­ta­rial for­ma­do por sus an­te­ce­so­res, en el que ha­brá ido de­can­tán­do­se su ex­pe­rien­cia ju­rí­di­ca y que cons­ti­tui­rá una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal de apren­di­za­je y co­no­ci­mien­to. Que lle­guen a sen­tir­se con­ti­nua­do­res de esa tra­di­ción y res­pon­sa­bles de man­te­ner la con­si­de­ra­ción so­cial que nues­tra fun­ción me­re­ce es la me­jor ga­ran­tía de fu­tu­ro del notariado.

El notariado fue re­co­no­ci­do co­mo ser­vi­cio pú­bli­co esen­cial y po­de­mos sen­tir el or­gu­llo de ha­ber res­pon­di­do a esa exi­gen­cia en mo­men­tos tan di­fí­ci­les

ROSELL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.